Autor: Pablo Barbado, Eliseo de. 
   Cerrojazo a las importaciones de trigo  :   
 ¿Se cosecharan alrededor de 4700000 toneladas?. 
 ABC.    01/06/1962.  Páginas: 2. Párrafos: 4. 

PAGINAS AGRICOLAS

CERROJAZO A LAS IMPORTACIONES DE TRIGO

¿SE COSECHARAN ALREDEDOR DE 4.700.000 TONELADAS?

Por ELÍSEO DE PABLO

HASTA la primera mitad de la semana pasada se contó una serie de días poco favorables para las

cosechas de cereales y leguminosas por el persistente aumento de la temperatura hasta hacerse canicular,

lo que tuvo como consecuencia el aceleramiento de la granazón y de la puesta a punto de las mieses para

la siega, en la mitad meridional. La primera de están dos contingencias habría llegado a tener muy

perniciosa influencia en esos cultivos de la mitad septentrional, porque en ésta evolucionan con más

retraso que en el Sur. Ya empezábamos a recibir informes en el sentido de que, en especial las

leguminosas, estaban "arrebatándos", es decir, entrando en razón precipitada-mente con detrimento jura la

calidad del grano. Convenía un rápido cambio de temperatura y, desde luego, lloviznas que refrigerasen el

ambiente y vitalizaran de nuevo a las plantas.

Y las lluvias isidrinas que nos faltaron a mediados de mes y que, en verdad, no necesitaba el campo,

porque es grande el tempero que hay en la tierra, se presentaron a partir del día 22 en forma de aguaceros,

muy intentos en algunas zonas y, por lo general, dispersos, pero que en conclusión han regado casi todo el

territorio peninsular español con fuerte descenso térmico, que el domingo llegó a ser de cero grados en

tierras alavesas. Como nota que puede ponerse de relieve, aunque no constituya una novedad en España

en el periodo de transición de la primavera al verano, hay que registrar las nevadas que han caldo en las

cumbres de las montañas de Gerona.

Bien. Las aguas de la campaña cerca-lisia han vuelto a su cauce. Un poco han perturbado los trabajos de

recolección en los campos meridionales, pero debemos dejar constancia de los altos beneficios que han

producido de manera general. Por un lado, han afianzado las posibilidades que ya existían sobre el logro

de una cosecha excelente de cereales y leguminosas - la cuenca del Duero anuncia una asombrosa,

recuperación de los sembrados, incluso de las cebadas, que parecía el cereal menos prometedor -. Por

otro, es extraordinario el beneficio que han reportado al maíz, en plana desarrollo en la» regiones

orilladas, y en su primer ciclo vegetativo en las septentrionales y a las plantas industriales, lo mismo que

al viñedo y a todos los frutos arbóreos, sin olvidar el muy trascendental de los olivares, que presentan una

perspectiva encantadora. Hagamos mención, por su trascendencia, de los efectos correctores de las lluvias

y del importante descenso de la temperatura sobre las plagas que quedan sometidas a un periodo de

inactividad, mientras que la vegetación se fortalece, con lo que podrá ofrecer más resistencia a la acción

de aquéllas.

Un aspecto del año agrícola que suscita el máximo interés es el referente a la producción triguera: Pues

bien; en el momento en que mayo ha recogido ya todos sus bártulos y desaparece, pimpante - él bien sabe

que lleva la conciencia tranquila, porque se ha comportado como los buenos -, tras la primera colina que

encuentra en el camino del tiempo que pasa, nosotros nos Atrevemos a afirmar, ya con muy poco riesgo,

que los 4.000.000 toneladas de trigo que venimos señalando como cosecha probable, se nos quedarán

cortas. Que la madurez de esa mies resulte normal (y ya lo es en las zonas de ciclos más adelantados). y

tendríamos cereal rey rondando las 47 millones de quintales métricos; es decir, más de lo que necesita el

país para dejar ampliamente cubiertas sus necesidades generales. Y a tono con el trigo, la cebada, el

centeno, la avena, el maíz y las leguminosas en general, aunque allá por Extremadura el infernal "jopo"

huya yugulado gran parte de la cosecha de habas. Quiere esto decir que está o debe estar próximo el

momento de dar el cerrojazo a las importaciones trigueras. Nada más y nada menos.

Eliseo DE PABLO

 

< Volver