El PCE cerró su campaña electoral con un mitin masivo en Madrid. 
 Carrillo insiste en la necesidad de una mayoría que incluya a UCD, PSOE y PCE     
 
 El País.    28/02/1979.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL PAÍS, miércoles 28 de febrero de 1979

POLÍTICA Elecciones 1979

El PCE cerró su campaña electoral con un mitin masivo en Madrid

Carrillo insiste en la necesidad de una mayoría que incluya a UCD, PSOE y PCE

El Partido Comunista de España cerró su campaña electoral en Madrid con un mitin que celebró en la

plaza de toros de Carabanchel, ante unas 20.000 personas que escuchaban dentro y fuera del recinto.

En el mitin hablaron Simón Sánchez Montero, José Alonso, Nicolás Sartorius, Ramón Tamames,

Marcelino Camacho y el secretario general, Santiago Carrillo, quien pidió que se vote comunista para qué

pueda realizarse una estrategia común de la izquierda y se forme una mayoría de amplia base democrática

que incluya desde UCD al PCE.

Comenzó el líder comunista acusando a UCD de no salir de la televisión y la radio, mientras pregunta al

PCE cuándo saldrá de las alcantarillas y pasó después a criticar largamente la posibilidad de un Gobierno

UCD-PSOE que excluya a los comunistas, empezando por negar que sólo se decida entre los dos partidos

mayoritarios, «que tal como están las cosas son la misma opción, porque van a tener que gobernar

juntos».

De una posible opción social demócrata de este tipo dijo que limitaría la democracia, haría imposible la

unidad de la izquierda, gobernaría en beneficio de las clases dominantes, frenaría el entusiasmo del

pueblo para salir dé la crisis, no llevaría la dernocracia a las relaciones laborales, no atacaría el paro ni

haría caso a la juventud.

Ante todo ello defendió la necesidad de una estrategia común de la izquierda, «no para ;formar el Frente

Popular, sino una mayoría democrática con UCD, PSOE y PCE» para que realmente esté representada la

clase obrera, y un Gobierno progresista qué desarrolle democráticamente la Constitución, de verdadera

igualdad a la mujer, construya, escuelas y hospitales, haga un Estado descentralizado, ponga fin al

terrorismo y proteja y desarrolle las libertades.

Dijo después que estas elecciones deben dar al PCE la suficiente fuerza para lograr ese Gobierno, y para

ello pidió ei voto a todos los que creen al PCE útil para la democracia y a los socialistas que quieren un

PSOE fíela su tradición de honradez y firmeza, «de la que nosotros somos los verdaderos herederos».

No obstante, resaltó que no quería atacar al PSOE, porque los comunistas desean la unidad de la clase

obrera.

Carrillo pidió que ni un sólo voto comunista vaya «a grupos que aprueban la invasión de Vietnam» —no

citó expresamente a la ORT y el PTE— ni favorecen la unidad de los comunistas, «porque prefieren ser

cabeza de ratón en vez de cola de león», y terminó su intervención repartiendo censuras al Gobierno de

UCD y pidiendo que no se caiga «en la trampa del concurso de guapos». Afirmó, por último, qué el 2 de

marzo el PCE celebrará un avance, que será el comienzo de un gran despegue de su fuerza.

Al comienzo del mitin intervino el candidato a senador José Alonso, tras cuyas palabras, Simón Sánchez

Montero leyó un mensaje en el que Dolores Ibarruri saludaba el acto y llamaba a votar al PCE como

partido combativo por los intereses del pueblo y que pone todo su entusiasmo en la defensa de la

democracia- en España.

Nicolás Satorius afirmó que el bipartidismo en España acabaría en un turno en el pesebre, y advirtió que

es fundamental que el avance de CCOO sea consolidado por. un avance en el Parlamento; porque un

Gobierno UCD-PSOE combatiría al sindicato comunista y favorecería a UGT. Dijo también que el PCE

combate la orientación social demócrata del PSOE, porque .quiere la unidad de la clase obrera, que

aseguró que va a hacer avanzar al PCE.

Ramón Tamames criticó al Gobierno de UCD y pidió que haya para él ningún voto obrero, «porque no

hay nada más tonto que un obrero de derechas», y a los socialista, porque rechazaron la unidad, que es la

única alternativa frente a la oligarquía, «esa clase dominante que está impidiendo que este país se ponga a

trabajar». Después volvió contra UCD, «cuya oferta electoral está muy clara: viviréis peor en 1979», y

terminó asegurando que no va a haber Gobierno de centro-derecha, «porque a las trillizas Fraga-Areilza-

Osorio ´se les ha acabado para siempre».

El último en hablar, antes de Santiago Carrillo, fue el secretario

Dijo. también que la democracia no entró en las fábricas porque el PSOE rechazó la unidad de la clase

obrera y prefirió «dejar a la zorra guardando las gallinas». Corno Santiago Carrillo, atacó al PTE y la

ORT, que, llamándose unitarios, «hicieron la división de la clase obrera» con ,1a creación de sus

sindicatos.

General de CCOO, Marcelino Camacho, quien manifestó que hoy las condiciones son distintas de las de

1977, porque en las pasadas elecciones el miedo de la transición primó el conservadurismo, mientras

ahora «incluso hay tenientes generales, como el de Burgos, que se ven de cuando en cuando con

dirigentes del PCE».

 

< Volver