Piñar: Aguantamos, pero no acatamos, la Constitución     
 
 Diario 16.    01/03/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Pinar:

«Aguantamos, pero no acatamos, la Constitución»

«Don Blas Pinar vota», dijo el presidente de la mesa de la Sección 5.a del Colegio Electoral dé la colonia

San Francisco. Eran las diez menos diez de la mañana.

El jefe nacional de Fuerza Nueva y primer candidato de Unión Nacional había llegado en un coche color

marrón metalizado en compañía de su esposa. Enfundado en un abrigo gris oscuro, con traje azul marino

y corbata negra, en la que destacaba una franja roja y gualda, don Blas traía un aire enfurruñado, lan

propio de la fría mañana como del rigor patriótico de su programa.

Rodeado de cuatro acompañantes con abrigo azul marino, subió los cinco o seis peldaños de la entre

planta donde están situadas las mesas del Colegio de San Fernando, colonia de San Francisco, frente por

frente, por si hicieran falta más credenciales, de la Fundación Generalísimo Franco.

Erguida la cabeza, con aire de «llegué, vi, voté», don Blas sacó del bolsillo los sobres menos indecisos de

España y, como él mismo dijo, cumplió «con mi deber de ciudadano».

Preguntado sobre si este voto significaba que su grupo acataba la Constitución, el líder dé Fuerza Nueva y

Unión Nacional contestó con energía, alzando la cabeza, peinada, si cabe, con más fijador que nunca:

«Aguantamos, pero no acatamos la Constitución.»

En seguida trató de quitar importancia al acontecimiento electoral y dijo que pasaría el día en su

despacho, profesional y se ocuparía sólo «un poquito» de las elecciones.

«¿Qué ha desayunado usted, don Blas?», preguntó alguien. «Como todos los días», dijo el ilustre notario.

«¿Café con leche?» «Sí, café con leche.» «¿Con votos?» Y contestó don Blas Pinar: «No, después de esto,

los votos, en la despensa.»

 

< Volver