Autor: Ibáñez, Juan. 
 Elecciones. Partidos: el día de los nervios. Tras depositar el voto. 
 Los socialistas, prudentes y con optimismo     
 
 Diario 16.    02/03/1979.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Tras depositar el voto

Los socialistas, prudentes y con optimismo

MADRID, 2 (D16).

Los dirigentes del PSOE se mostraron optimistas, pero prudentes al comentar la incidencia de los

resultados de las elecciones en el futuro de su partido después de votar en los respectivos colegios

electorales.

Felipe González se abstuvo de hacer declaraciones tras depositar su voto, en compañía de su esposa, en

un colegio electoral del madrileño barrio de La Estrella. El primer secretario del PSOE explicó que creía

lo más conveniente no efectuar declaraciones hasta que no estuviesen cerradas las urnas.

Alfonso Guerra, secretario de organización, dijo en Sevilla que «en toda la historia de España nunca

existió una oportunidad mejor para que un partido progresista pudiese ganar unas elecciones generales».

Tras votar en el colegio electoral de la Escuela Técnica de Ingeniería Industrial se trasladó a Madrid.

Tierno Galván, presidente de honor del Partido Socialista, comentó en Madrid que no habrá Gobierno de

coalición, «sino un entendimiento parlamentario» tras las elecciones.

Plácido Fernández Viagas, presidente de la Junta de Andalucía, manifestó que si en Andalucía se

confirma la mayoría socialista el próximo presidente de la Junta será un miembro del PSOE, si bien

advirtió que puede haber razones para que sea relevado en el cargo.

Joan Reventos, secretario general del PSC-PSOE, declaró- en Barcelona que «mañana (hoy), España no

será socialista pero tendrá una mayoría socialista».

Ramón Rubial, presidente del PSOE, dijo en Bilbao que si el PSOE no gana las elecciones se quedará en

el mismo lugar en el que ha estado en los últimos cien años, «dando ejemplo de honradez».

Felipe González, en casa

Felipe González no acudió a la sede central de PSOE en Madrid hasta últimas horas del día. Por la

mañana, tras depositar su voto, regresó a su domicilio acompañado de su esposa, Carmen Romero, y

algunos de sus colaboradores y escolta. El primer secretario del PSOE se dedicó durante la jornada, al

parecer, a atender algunos asuntos pendientes. El secretario de organización, Alfonso Guerra, estuvo en el

cuartel general del partido, si bien hizo alguna salida a la calle.

Los militantes socialistas acudieron a la sede central del partido aproximadamente a la misma hora en que

lo han venido haciendo durante la .campaña electoral. La jornada electoral se caracterizó en el cuartel

general de los socialistas por la dedicación exhaustiva a la coordinación de los datos enviados desde toda

España sobre las votaciones.

Los socialistas se mostraban optimistas respecto a una mejora sustancial de los resultados de las pasadas

elecciones legislativas si bien advertían que el margen de triunfo sobre la Unión de Centro Democrático

podía ser tan estrecho como para dificultar considerablemente la formación de Gobierno.

 

< Volver