Autor: Cruz Ruiz, Juan. 
 Suárez siguió el escrutinio en la Moncloa. 
 UCD celebró su victoria en una fiesta a la americana     
 
 El País.    02/03/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Suárez siguió el escrutinio en la Moncloa

UCD celebró su victoria en una fiesta a la americana

JUAN CRUZ

«El presidente Adolfo Suárez escuchaba tranquilo, a medianoche, los primeros resultados de las

elecciones generales», dijo a EL PAÍS el secretario general de Unión de Centro Democrático, Rafael

Arias Salgado, en la fiesta que este partido organizó en un hotel de Madrid para conocer y celebrar el

final de los comicios.

Arias Salgado señaló la posibilidad de que salga Marcelino Oreja como diputado por Guipúzcoa y afirmó

que, en general, los resultados electorales serían muy aproximados a los del 15 de junio. Se negó a opinar

sobre la posibilidad de coalición de su partido hasta que los resultados, que la ejecutiva de UCD analizará

el próximo sábado, sean conocidos oficialmente.

El ambiente en la sala donde se celebró la fiesta de UCD era de euforia. Las primeras previsiones

optimistas fueron dadas por Federico Ysart, quien con un cierto toque de satisfacción informó que de los

trece escaños que estimaba para los partidos más minoritarios o regionales, uno de ellos iba a ser para el

Partido Socialista de Andalucía, que de este modo íe mordía un escaño al PSOE.

La de UCD fue una fiesta a la americana, con reparto masivo de bufandas naranjas y verdes, los colores

del partido! Grandes pantallas de televisión, por las que se emitía hasta la saciedad la imagen de Suárez, y

la canción electoral del partido, un circuito cerrado por el que fueron pasando, entrevistados en la propia

sala, desde el llamado senador del Metro, Armando de Benito, a las Trillizos, quienes con sus conocidas

voceci-tas afirmaron ufanas que de UCD lo que más les entusiasmaba eran los colores.

José Luis Alvarez. el ex alcalde de Madrid, admitió ser «un señor divertido». Estaba también Encarnita

Polo, muy cerca de Alfredo Amestoy. que fue a la apoteosis lucedista sin Botejara alguno. El senador del

Metro y Lauren Postigo prestaron, con su presencia, el aire populachero y sentimental que saltaba, por

ejemplo, del rostro de Juan Luis Gallardo al de Antonio Fontán. Con un güisqui en la mano, el realizador

Miguel Picazo, el de La tía Tula, no filmaba, sino que se admiraba. «La tía Tula», diría

Umbral en la fiesta, «sería hoy de UCD».

Antonio Fontán, candidato número dos al Congreso por Madrid, surgió de las catacumbas carnavalescas

de la fiesta para asegurar que «el partido, con 160 escaños probables, estará cerca de lograr su objetivo en

estas elecciones».

Los aplausos más nutridos de la noche se los llevó Miguel de los Santos, .el presentador de la fiesta de

UCD. Lo que no ha conseguido en sus programas de televisión este profesional de la imagen, lo consiguió

anoche gracias a un pueblo de Zaragoza, Oceja, cuyos veintidós electores votaron a UCD «como un solo

hombre», dijo el que fue presentador de Noches de Europa.

El ambiente en la fiesta de UCD era eufórico, pero desapasionado. Unión de Centro Democrático parecía,

una vez más, un partido con vocación de norteamericano. Miguel de los Santos tuvo que pedir alguna vez

«un gran aplauso para Fontán» o una sonrisa distendida para seguir «la gran noche de UCD».

La noche comenzó con Federico Ysart presentando un barómetro especial, colocado por los

organizadores de la fiesta, que iría dando las oscilaciones del clima electoral. Los máximos y mínimos

probables que citó el señor Ysart fueron, en principio, el de 162 escaños para UCD. 139 para el PSOE,

veintiuno para el PCE. siete para Coalición Democrática, siete para Convergencia y Unió, ocho para el

Partido Nacionalista Vasco y seis para otros.

Fuentes de UCD explicaron también que podrían ser cuarenta, al final, los escaños que separaran a UCD

del Partido Socialista Obrero Español. Después de esta previsión optimista del responsable de

información de UCD. se abrió la barra libre que el partido del Gobierno instaló para festejar la euforia.

 

< Volver