Elecciones legislativas 1979. Votó en el colegio San Ildefonso. 
 Cardenal Tarancón: Habrá que ver lo que dice el pueblo     
 
 El País.    02/03/1979.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Votó en el colegio San Ildefonso

Cardenal Tarancón: "Habrá que ver lo que dice el pueblo"

Los vips acudieron pronto a las urnas, unos a votar a su partido, otros a algún partido del que no dieron el

nombre. Esta es una síntesis de lo que dijeron a los informadores. Vicente Enrique y Tarancón, cardenal

arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal española, dijo que «hay que esperar a ver

lo que dice el pueblo. No pasa ninguna tragedia», después de votar, a las 9.40 horas, en la mesa electoral

instalada en el colegio de San Ildefonso. Acompañaba al cardenal el sacerdote Aquilino Ruiz.

Manuel Gutiérrez Mellado, vicepresidente del Gobierno y ministro de Defensa, votó quince minutos más

tarde que el cardenal, en el colegio Fray Luis de León, de la calle de Martín de los Héros. Críptico y

seguro, el ministro, que fue a las urnas acompañado d£ su mujer, comentó el buen tiempo madrileño y

añadió que votaba «por el bien de España». José Sanroma, secretario general de la ORÍ, llegó a su colegio

electoral a las diez en punto. Creía el dirigente político que su partido tiene posibilidades éh Madrid,

Badajoz, Navarra, Huelva y Murcia, y afirmó que ORT, con escaños o sin ellos, seguirá siendo fiel a su

programa. En el ¿aso de tenerlos, entraría, tal vez con Fraga, en el Grupo Mixto:

«Sería uri caso de buena suerte para mí y de mala para el señor Fraga si él se tiene que incorporar al

Grupo Mixto», dijo Sanroma, Y cuando le preguntaron qué pasaría si se encontraba en el mencionado

cajón de sastre con Blas Pinar, añadió sonriente: «No nos vamos a comer.»

Dijo también que si obtienen un escaño «no tendremos que agradecérselo a la encuesta publicada por el

diario EL PAÍS». Francisco Fernández Ordóñez, ministro de Hacienda, votó en el mismo colegio que el

presidente Suárez y cinco minutos más tarde, aunque encabeza la lista de UCD por Zaragoza. Se mostró

cansado por la campaña aragonesa, de la que manifestó esperar al menos resultados semejantes a las

pasadas elecciones, y dijo que si en su campaña no ha atacado al PSOE es porque «no necesita atacar a

nadie para defender sus puntos de vista».

En el mismo colegio, tan frecuentado en figuras, votaron poco después Bernardo Rabassa, primer

candidato por Madrid del Partido Liberal-, Nemesio Fernández Cuesta, y el embajador Raúl Morodo.

Marcelino Camacho votó en Cara-banchel, seguro de que sale como candidato número dos del PCE por

Madrid. En el colegio Isaac Peral, donde estaba su colegio electoral, dijo:

«El panorama político variará poco respecto al Parlamento anterior, pero creó que va a haber mayor

fuerza obrera. Cuando hablo de esta fuerza me refiero a socialistas y comunistas. Nosotros, el PCE,

espero que alcancemos los treinta diputados.» «Los problemas del país —dijo después, pasando a la alta

política— aconsejan el Gobierno de concentración, con un programa que una al 80 % de la población.

Vean Portugal: pasaron del rojo al rosa de éste al amarillo, y ahora están en un color bastante

oscuro»

 

< Volver