Última hora electoral. 
 Ni el señor Girón ni yo somos juguetes de absurdos e inciertos comentarios     
 
 Ya.    02/03/1979.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

"NI EL SEÑOR GIRÓN NI YO SOMOS JUGUETES DE ABSURDOS E INCIERTOS

COMENTARIOS"

El teniente general don Carlos Iniesta Cano ha facilitadlo a la prensa «arta abierta dirigida al

vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, don Fernando Abril Martorell. La carta

dice, entre otras cosas, lo siguiente:

"No puedo ocultar mi tremenda sorpresa al leer en la página 9 del diario "ABC", .correspondiente al

miércoles 28 del pasado fe-brero la crónica que, bajo el título de "Abril, la losa del poder", firma la

columnista Pilar Urbano. En dicha crónica, basada en la entrevista que la citada periodista le hizo con

ocasión de sus viajes de propaganda electoral por tierras de Levante, Pilar Urbano pone en su boca (entre

otros muchos) el siguiente concepto: "... Otros toros bravos tu^ vimos que lidiar desde el Gobierno en

solitario y en silencio. Hubo momentos delicados :y tensos. El cese del teniente general De Santiago

cuando se dedicaba a reunirse con Girón y con Iniesta Cano." Y continúa luego con otros comentarios.

"Con el mayor respeto, me veo obligado a hacer constar que el citado concepto, que personalmente me

afecta, es por completo intolerable. No es cierto qxie el teniente general De Santiago "se dedicase" a

"reunirse", como si fuese poco menos que un pasatiempo o una costumbre, ´con el excelentísimo señor ex

ministro don José Antonio Girón de Ve-lasco y conmigo."

"Tanto el excelentísimo señor ex ministro Girón como el tf nien-te general Iniesta, a los que de manera

"tan excesivamente familiar" se nos cita por nuestros simples apellidos (lo cual no es ofensivo, pero

tampoco es muy correcto), tenemos años suficientes y cierta personalidad, aunque tan sólo sea por

nuestros numerosos servicios a la Patria, para no ser juguetes de absurdos e inciertos comentarios

lanzados, yo no comprendo con que objeto, aunque me da la sensación de ser el presentar ante "el país"

como se dice ahora, la lucha del Gobierno "lidiando", como usted dice, "toros bravos", expresión de muy

poca elegancia, máxime cuando a continuación se dan loa nombres de personas por las qu« debe tenerse

más respeto dada su edad, categoría y prestigio. Todo ello quizá con fines de lograr el pretendido éxito en

la campaña electoral.

Yo, como es lógico, no puedo aceptar «sto, y le ruego rectifique."

 

< Volver