Autor: Izquierdo Ferigüela, Antonio. 
   El triunfo electoral     
 
 El Alcázar.    03/03/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

SI las buenas formas no están reñidas con el fragor de ías campañas electorales o con las

pugnas políticas,habrá que felicitar a Unido de Centro Democrático por su triunfo. II día que

iasformasy tas calidades terminen de perderse, no habrá razón alguna para considerar la

política cómo una tarea human» transcendente. UCD ha triunfado; y ha triunfado por una

mayoría que no esperaba," la patética intervención, ante fas .cámaras de RTVE, de don Adolfo

Suárez, evidenciaba.por encima de todo ardid electoral, un estado de ánimo escasamente

triunfalista.

UCD ha triunfado, y no constituye ningún secreto que su triunfo tiene un signo que, acaso, no

agrade demasiado a. la propia UCD: la afirmación de España como entidad histórica y el

rechazo al marxismo, La responsabilidad de este triunfo reside en una derecha que no supo

escuchar Ja voz conmovida de un pueblo que clamaba por la coherencia de sus posibles

líderes. Paradójicamente España ha entregado su voto mayoritario al partido que, mediante

consensos, pactos y enjuagues, ha puesto a España en el disparadero; en ta alternativa de ser

o no ser y ha ofrecido ai marxismo un plan tte desarrollo con el que jamás hubiera soñado.

El quid de la cuestión está en que UCD se equivoque y no vea en «su» victoria la victoria de

unos españoles que quieren vivir en paz, en libertad y en orden tal y como habían vivido a lo

largo de muchas décadas. ¡Ojo!: dos frustraciones serian demasiado para un pueblo: la

primera, fue el 15 de junio, porque el voto ucedista del 15 de junio procedía deí franquismo

sociológico y pedía continuidad; entonces UCD le ofreció a cambio la ruptura y el desconcierto

y le llevó al caos en que ha, vivido nuestro pueblo en los últimos dos años. En esta ocasión, y

por falta de otras coherencias, España ha vuelto a otorgar el voto a UCD; el pueblo ha elegido

con una filosofía socarrona del mal el menos. SÍ los políticos ucedistas están a la altura de las

circunstancias y no defraudan este nuevo votó de confianza, es probable que asistamos a un

tiempode reconstrucción, tíe unidad y no de desorden o dispersión. Me temo, sin embargo—y

esto ni quita ni añade nada a mi felicitación—, que algunos políticos ucedístas volverán a

defraudar a los españoles.

Antonio ÍZOUIERDO

 

< Volver