Elecciones 1-M. UCD necesita nueve escaños para alcanzar mayoría simple. 
 El pacto previo es inevitable     
 
 El Alcázar.    03/03/1979.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

Una vez conocidos los resultados de las elecciones generales, todos los partidos preparan su estrategia dé

cara a la nueva contienda política. Se vive ahora un pequeño compás de espera, un comedido relax hasta

la constitución de las nuevas Cortes, en el plazo máximo de 25 días. El Rey deberá proponer a las

Cámaras el nombramiento de presidente del Gobierno, propuesta que deberá ser refrendada por la

mayoría absoluta. Cobran forma, además, las incógnitas sobre la conformación de nuevo Gabinete.

son nueve los escaños que le faltan a UCD para conseguir la mayoría, por lo que resulta inevitable un

acuerdo previo con alguna de las restantes formaciones políticas. En este sentido, caben todas las

conjeturas, pero lo más previsible es que el candidato presentado por el Rey sea Adolfo Suárez,

recurriendo a los votos catalanes o, en último caso, a Coalición Democrática, para alcanzar los 176

escaños. De todas formas, se asegura que UCD tiene la mayoría garantizada, y que en caso de acuerdo

con los autonomistas catalanes tendría como primera consecuencia la previsible aprobación del Estatuto

para e! 11 de septiembre. En cuanto a las alternativas que le quedan a Coalición Democrática figuran, sin

embargo, conseguir ser ese apoyo complementario de UCD con sus nueve escaños, posibilidad que

encuentra fuertes reticencias en el Centio, pero que constituiría la mejor compensación que podrían

encontrar Fraga y Areilza para encubrir su estruendosa derrota y para no quedar abiertamente marginados

de la acción parlamentaria.

Es muy posible, sin embargo, que el Centro no se avenga a este acuerdo, por entender —quizá

ponderadamente— que le comportaría más perjuicios que beneficios.

Los perdedores

La clave parece residir, entonces, en los diez diputados de Convergencia Democrática de Cataluña. Según

las especulaciones que circulan con intensidad, los catalanes exigirían un alto precio político a su apoyo,

pero se encuentran en buena disposición para concederlo. Este será, por lo tanto, el primer «consenso» de

la nueva etapa política, en la que ya se advierte junto con el entusiasmo alborozado de UCD una profunda

frustración entre el electorado y la base militante socialista. Algunos observadores entienden que en los

próximos meses se podría producir una sensible traslación de socialistas a las filas comunistas del PCE,

pese a que la ejecutiva de García Morato tratará de recomponer su posición pronto mediante un Congreso

en el que se radicalice su fisonomía marxista.

Lo más probable es que Suárez recurra a Convergencia Democrática (10 escaños), aunque también podría

acudir a Coalición Democrática, con nueve Decepción en las filas de Fraga y de Felipe González,

Los comunistas, tranquilos

La presencia escalonada de varios partidos minoritarios en el Congreso a cargo de partidos nacionalistas y

Unión Nacional ha sido enjuiciada ya «positivamente» por el ministro del Interior, aunque otros líderes,

como Santiago Carrillo, entienden que ello sólo va a conducir a una mayor ingobernabilidad de las

Cortes. En su opinión, la estabilidad del nuevo Parlamento y del futuro Gobierno sólo podrá conseguirse

partiendo de una política de cooperación democrática, fruto de la colaboración. Esta afirmación se

contradice con su aseveración de que en lo sucesivo «se ha terminado la política de consenso». También

es sintomático reseñar que para el PCE, el partido que ha tenido mayor crecimiento absoluto en los co-

micios, «estas elecciones no eran necesarias». Los comunistas piensan que en las municipales es cuando

podrán dar la auténtica dimensión de su fuerza, Silencio en el PSOE

Mientras tanto, en el PSOE se advierte un mutismo sepulcral. Ayer tarde se reunió la comisión ejecutiva

para analizar los resultados, pero sin hacer público ningún comunicado, al menos hasta el momento de

cerrar esta edición. Coalición Democrática permanece sumida en el mismo silencio. Tan sólo Martínez

Esteruélas, candidato derrotado en Valencia, ha formulado unas declaraciones de trámite en las que dice

que «hemos trabajado firme y honradamente» y sólo le queda «aceptar el resultado». Se teme, sin

embargo, por la propia consolidación del partido unitario entre Areilza-Fraga y Osorio, a no ser que se

adoptaran medidas radicales en cuanto a búsqueda de nuevos líderes, renovación completa de imagen y

aplicación de una estrategia diferente. Esta situación también podría estarse produciendo en el seno de

otros partidos de carácter conservador que han quedado excluidos del Parlamento.

Como detalle simpático y anecdótico Europa Press informa que los conocidos humoristas Tip y Coll se

presentaron a las siete de la madrugada de ayer en el Palacio de la Moncloa donde fueron

improvisadamente recibidos por el presidente, con quien departieron durante varias horas en tono

distendido e informal.

Fuentes próximas a presidencia del Gobierno daban a conocer a media tarde una primera reacción oficial

ante las votaciones. Según recoge Europa Press de círculos solventes, el Gobierno entiende que han sido

«un triunfo sereno de UCD», añadiendo que, sin embargo, hubiera sido más conveniente un Gabinete

exclusivamente monocolor. Se pone de relieve que el Centro dispone de un equipo de alto nivel técnico y,

en cuanto a los partidos regionales, «suspense» ante el éxito de Herri Batasuna, optimismo por el

fortalecimiento de UCD en Guipúzcoa, sorpresa por los resultados del PSA, cumplimiento de las

previsiones de UCD en Cataluña y «confianza en que escaños que han correspondido a independientes

lleguen a un compromiso con UCD».

Se especula con una posible intervención de Suárez en TV, aunque «no hay decisión al respecto».

 

< Volver