Elecciones 82. 
 Laína abandona UCD por discrepancias con los dirigentes del partido     
 
 ABC.    19/10/1982.  Página: 30. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Laína abandona UCD por discrepancias con los dirigentes del partido

MADRID. La baja de Francisco Laína, director de la Seguridad del Estado, como militante de

UCD era explicada anoche por el propio señor Laína en conunicado dado a conocer a los

medios de comunicación, en el que decía, entre otras cosas, que «la serie de acontecimientos

que se han producido durante los últimos meses en UCD han determinado mi firme decisión de

causar baja en el partido». En la carta, Laína habla de no compartir los planteamientos de la

«mayoría de las personas que componen los órganos rectores nacionales, ni con la comisión

gestora de Avila, a cuya organización provincial pertenecía».

A propósito de sus reiterados desmentidos de marcharse de UCD, hechos públicos hace tan

solo unos días, el señor Laína señaló que «al no haberse cumplido, de forma total, con estas

obligaciones éticas, desmentí en su momento, por no ser ciertas, las informaciones difundidas

en las que se afirmaba que había dirigido cartas y telegramas a tos órganos de dirección de

UCD, pidiendo mi baja en e) partido».

«Por otra parte —añade la carta—, esta decisión de causar baja en UCD no va ligada a mi

ingreso en ningún otro partido político. No pienso vincularme formalmente, en un futuro

inmediato, a ninguna opción política concreta ni, celebradas las próximas elecciones, aceptaré,

en el caso de que se me ofreciera, cargo público alguno.»

Para Landelino Lavilla también es un «cambio a peor» legalizar el aborto, derogar el Estatuto

de Centros Docentes y poner en peligro, de hecho, la libertad de enseñanza, intentar aislarnos

de nuestros aliados naturales y conducirnos a una política tercermundista y provocar un cambio

brusco de la sociedad actuando con inexperiencia.

En torno a la oferta de Alianza Popular, el líder centrista dijo que no era solución un programa

económico calcado del partido conservador inglés.

Refiriéndose al intento de golpe de Estado, Lavilla indicó que «no es solución entender con

demasiada facilidad las razones de quienes pretenden derrocar la democracia por medio de un

golpe de Estado violento ni pretender una reforma de la Constitución, ni restablecer la pena de

muerte o volver a la política de estados de excepción. No es tampoco —añadió Lavilla—

solución el enfrenamiento a los problemas con una evidente "tendencia autoritaria al puro y

crudo ejercicio del Poder».

El tíder de UCD defendió su programa por ser la oferta más realista. «Nosotros no tenemos que

moderarnos, como la derecha conservadora o la izquierda socialista», afirmó. «Somos la

moderación y hemos hecho el cambio de un Estado autoritario a un Estado democrático,

hemos escdarizado por primera vez a todos los niños entre seis y catorce años, y todo ello

potenciando la libertad de enseñanza. En los últimos cuatro años se han construido y dotado

un millón cien mil puestos escolares en la enseñanza pública. El verdadero cambio es haber

logrado que el 94 por 100 de tos españoles estén ya atendidos por el sistema sanitario de la

Seguridad Social y haber pasado de 9.300 pesetas de pensión de jubilación a 20.300 pesetas

mensuales y haber terminado 900.000 viviendas desde 1979 hasta hoy.»

Por último dio un repaso al activo de UCD en la conversión de tierras en regadío, repoblación

forestal, obras hidráulicas, ayudas financieras a la agricultura, renovación de la legislación

laboral y (ogro de un clima de convivencia de los españoles en libertad.

 

< Volver