El 28 de octubre, elecciones legislativas. 
 La ausencia de liderazgo influye en la pérdida de votos de UCD     
 
 El País.    21/10/1982.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La ausencia de liderazgo influye en la pérdida de votos de UCD

La desintegración de UCD está íntimamente ligada al cambio de dirigentes que se ha operado en dicho

partido desde el verano pasado. Como se puede observar en el gráfico 1, el liderazgo espontáneo de todos

los dirigentes políticos ha aumentado sensiblemente después de dicha fecha. Se trata de un fenómeno

natural, ya que la campaña electoral hace conocer mejor a los líderes. A pesar de este cambio, se constata

que UCD no llega a dar a su dirigente la importancia necesaria para que éste se acerque a la altura de los

otros tres grandes, Felipe González, Manuel Fraga y Adolfo Suárez.

De hecho, se observa una posición cada vez más firme de los principales líderes, y en particular de Felipe

González, a gran distancia de todos los demás, y de Manuel Fraga, que ha mejorado sensiblemente su

posición.

En un análisis anterior, Informe-2 (véase EL PAÍS del 6 y 7 de octubre de 1982) habia señalado que el

problema principal de UCD consistía en encontrar una dirección política eficaz o, expresado de otro

modo, en hallar el elemento federador entre sus dirigentes. Parece claro que en este momento UCD no ha

logrado solucionar dicho problema y que Adolfo Suárez se encuentra en mejor situación que Landelino

Lavilla para atraerse electores potenciales de esta zona crítica del electorado español.

La fuerza de UCD en 1977 y 1979, basada en su propia capacidad para albergar formaciones e ideologías

que abarcaban el más amplio espectro de la política nacional, no existe en estos momentos debido a la

ausencia de ese elemento federador que es el liderazgo de un partido.

En definitiva, los tres apuntes básicos, tanto en relación al liderazgo como a la estabilidad del voto

partidista son los siguientes: El PSOE y Felipe González conservan su solidez.

 

< Volver