Autor: Cuadra Fernández, Bonifacio de la. 
 El 28 de octubre, elecciones legislativas. El Gobierno socialista seguirá la "línea Rosón" con quienes abandonen las armas. 
 Felipe González tiende la mano a las fuerzas políticas vascas para la pacificación de Euskadi     
 
 El País.    21/10/1982.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL PAÍS, jueves 21 de octubre de 1982

El 28 de octubre, elecciones legislativas

El Gobierno socialista seguirá la ´línea Rosón´ con quienes abandonen las armas

Felipe González tiende la mano a las fuerzas políticas vascas para la pacificación de Euskadi

BONIFACIO DE LA CUADRA, ENVIADO ESPECIAL, Vitoria

"Quiero la paz y no quiero imponer nada a nadie. Por eso hago un llamamiento a todas las fuerzas

políticas vascas para que traten de encontrar un denominador común que permita al pueblo vasco

recuperar sus señas de identidad y establezca un marco para la libertad y la convivencia". Con esta oferta

política realizada por Felipe González en la noche del martes en San Sebastián, confirmada anoche en el

polideportivo de Vitoria y matizada ayer en una conferencia de Prensa celebrada en un hotel bilbaíno, el

primer candidato a presidente del próximo Gobierno central se presenta en el País Vasco como un hombre

de Estado capaz de comprender a Euskadi y de continuar la línea Rosón ante quienes abandonen las

armas.

Felipe González ha dejado claro que los socialistas respetarán y harán respetar la Constitución e

impulsarán todos los estatutos de autonomía, desde la solidaridad y la no discriminación, pero también

desde el respeto a la peculiaridad de cada pueblo. "Si obtenemos la mayoría para gobernar, se llenarán de

competencias los estatutos", afirmó en Anoeta.

En cuanto al plazo para que Euskadi logre la autonomía plena, aseguró que "el ritmo será el máximo que

sea capaz de asumir cada comunidad autónoma, teniendo en cuenta la infraestructura existente para

prestar los servicios derivados de las competencias transferidas". Se mostró favorable a aumentar las

competencias de la policía autónoma vasca, pero recordó que existe un margen referido a la seguridad del

Estado que no puede ser invadido.

Oferta ´sin fronteras´

Preguntado sobre el alcance de su oferta política, y concretamente sobre si la pacificación de Euskadi

podría pasar por la negociación con ETA, el líder socialista contestó que no es "ni siquera posible

negociar con ETA, porque, aunque el llamamiento que yo hago no tiene ninguna frontera, sí tiene el

necesario condicionamiento de que se acepten los puntos de referencia mínimos de la Constitución y el

Estatuto, y el acuerdo para cooperar en favor de la convivencia".

Calificó de "no desacertada" la línea seguida por Rosón con quienes abandonan la lucha armada, y se

mostró dispuesto a progresar en

ese camino de comprensión en pro de la pacificación. Cuando se le preguntó si a ETA sólo le dejaba la

oportunidad de abandonar las armas, Felipe González contestó con otra pregunta: "¿Qué otra posibilidad

se puede dar a quienes cogen las armas para hablar, en lugar de utilizar la palabra?". Txiki Benegas lo

había expresado con toda claridad en Anoeta: "Seremos generosos con quienes abandonen las armas e

inflexibles con quienes continúen usándolas". En cuanto a las medidas a adop-

tar contra terroristas y golpistas, anunció el ejercicio del poder que emana de la soberanía popular, sin

condicionamientos ni temores hacia poderes fácticos o terroristas. Sobre la afirmación del director general

de la Guardia civil, que ha dicho confiar en que el Gobierno socialista sea sensato, Felipe González no

dudó un segundo en ofrecer esta respuesta: "Yo espero exactamente lo mismo del teniente general

Aramburu".

Respecto a la ley orgánica de Armonización del Proceso Auto-

nómico (LOAPA) señaló que ocurrirá exactamente lo que diga el Tribunal Constitucional. Advirtió que la

política energética socialista reducirá al mínimo imprescindible la energía nuclear, "aunque, en el caso de

Lemóniz, no se puede ceder al chantaje". En sus mítines en San Sebastián y Vitoria —entre uno y otro

celebró ayer el de Santander y esta noche cerrará la campaña vasca en la plaza de toros de Bilbao—

Felipe González se dedicó especialmente a matizar y explicar su oferta pacificadora.

 

< Volver