En la del martes participaron tres regimientos. 
 La Guardia Real, en alerta permanente hasta después de las elecciones     
 
 ABC.    22/10/1982.  Página: 13,35. Páginas: 2. Párrafos: 6. 

España entera se vuelca en ayuda de los damnificados

Treinta y ocho víctimas entre muertos y desaparecidos por las riadas

A media tarde de ayer el nivel de las aguas del lago de la Albufera, de Valencia, aumentó

peligrosamente, desbordándose poco después. Ya comenzaban a tenerse noticias de un

balance provisional de la catástrofe en cuanto a víctimas humanas y pérdidas económicas. Así,

se sabia que eran treinta y ocho las personas que habían muerto o desaparecido, y que, en

principio, se calculaba en unos tres mil millones de pesetas los daños en tas cosechas de

naranjos. A última hora de la tarde de ayer, una gran tormenta de agua se descargó en la

provincia de Tarragona, provocando inundaciones y cortes de carreteras. En Murcia comenzó

el desalojo de algunos vecinos de la ciudad. Por su parte, el presidente del Gobierno regresó a

madrid, procedente de las zonas afectadas, anunciando que el próximo sábado habría un

Consejo extraordinario de Ministros para estudiar las medidas de ayuda a los damnificados. Por

otro lado, se especula con la posibilidad de que las elecciones generales puedan ser aplazadas

en la zona afectada si la ley lo permite.

VALENCIA (Alfredo Semprún Guillen, enviado especial). La presa y el pantano de Tous ya no

existen. De la primera quedan algunos lienzos de las paredes laterales, y del segundo sólo el

agua que le aportan las lluvias constantes que caen desde el miércoles y que le envían sin

interrupción hacia el valle del Júcar. Pero parece que lo peor ha pasado. La angustiosa

madrugada del jueves, con más de treinta mil personas velando a la intemperie, ha dejado

paso a una mañana de desolación con centenares de viviendas arruinadas por el agua y el

barro. La cifra de muertos, heridos y desaparecidos sigue siendo contradictoria, y en Valencia

capital las noticias del desastre, a veces alarmistas, han provocado una movilización masiva de

ayuda que, también a veces, no encuentra destinatarios.

Sin duda, la peor parte la ha llevado Alcira. La localidad está aislada del resto de la provincia, y

sus campos de naranjos, así como los de la comarca, se encuentran inundados. Con todo, los

pueblos al pie de la presa han tenido suerte. De haberse producido una rotura instantánea del

dique de contención, la catástrofe hubiese sido incalculable.

AGUANTO TRECE HORAS. «La presa de Tous aguantó trece horas y nos dio tiempo a

evacuar a la población. Otras presas del mismo tipo, en circunstancias parecidas, se han ido

abajo en cuestión de minutos», manifestaba, visiblemente alterado, Jesús María Oliart

desmiente movimientos militares en Málaga y Melilla de los regimientos Príncipe de Asturias,

del Rey y de la Reina, con armamento semipesado.

El Ministerio de Defensa, por su parte, informaba ayer, a través del CRISDE, que carecía de

fundamento aquel aspecto de la información que situaba al capitán general de Madrid, teniente

general Arozorena Girón, en el Palacio de la Zarzuela durante algún momento de la noche del

martes. La misma nota oficial confirmaba, sin embargo, la presencia del convoy militar en las

proximidades del Palacio de la Zarzuela en su recorrido de regreso de unos ejercicios de tiro,

sin fuego real, que se habían desarrollado en el paraje «Venta de la Rubia», habitual campo de

ejercicios de artillería. La composición de la columna era: 35 personas, dos Land-Rover, un

camión III-TM y nueve transportes orugas acorazados pertenecientes a) Regimiento de

Artillería de Campaña número 11; 12 personas, dos Land-Rover y cuatro transportes orugas

acorazados del Grupo de Artillería Autopropulsado XII. La nota del CRISDE insiste en la

normalidad del itinerario seguido.

Otras fuentes consultadas por ABC sugerían, no obstante, que resulta «lamentable» —este fue

el calificativo empleado— que estas unidades operativas continúen regresando a sus

acuartelamientos por zonas próximas al emplazamiento de diversas instituciones estatales. De

igual forma, recordaban que los itinerarios que normalmente siguen las tropas al regresar de

maniobras o ejercicios no han sido modificados desde que la División Acorazada Brúñete

número 1 fue ubicada en los alrededores de Madrid. Las mismas fuentes coinciden en señalar

que sería aconsejable el traslado de estas unidades.

En relación con la alerta decretada en la noche del martes para la Guardia Real, el ministro de

Defensa, Alberto Oliart, negaba el miércoles a un grupo de periodistas que su Departamento o

él mismo hubieran tenido conocimiento del incidente. Oliart afirmó que carecían de todo

fundamento otros rumores que sugerían la existencia de movimientos militares en

determinadas provincias, entre ellas Málaga y Melilla.

En la misma reunión, el ministro de Defensa, que estaba acompañado del director del Centro

Superior de Información de la Defensa (CESID) y del subsecretario del Departamento, Eduardo

Serra, anunció que en los próximos días se producirán seis nuevos traslados de otros tantos

jefes del Ejército; la medida puede revestir una significación ciertamente preocupante por

cuanto la investigación que llevan a cabo los Servicios de la Seguridad del Estado sobre las

ramificaciones del intento del golpe de Estado previsto para el día 27 no ha llegado aún al

descubrimiento de la totalidad de los presuntos conjurados. Se insiste en este sentido que la

trama civil y militar del golpe no se conoce sino en un 50 por 100. En la aludida reunión con los

medios informativos, e) ministro Oliart calificó de minoría relativamente considerable el

porcentaje de militares que eventualmente pudieran estar dispuestos a secundar cualquier

intentona involucionista.

Finalmente hay que señalar que ayer se extendieron nuevos rumores sobre la posibilidad de un

golpe de Estado antes de las próximas elecciones. Los técnicos de la Seguridad del Estado

han manifestado, sin embargo, a ABC que quizá estos rumores abedezcan a dos

características de muy diverso signo: la primera, a la intención de los sectores más propicios a

un cambio inconstitucional de provocar alarmas sostenidas y generalizadas antes y después de

la celebración de los comicios, y la segunda, mucho más precaria, a la seguridad que poseen

los expertos que estudian los detalles más nimios del «golpe de los coroneles», de que apenas

se ha podido conocer hasta ahora el 50 por 100 de las ramificaciones del golpe. El porcentaje,

evaluado por nuestras fuentes, no es, según su propio testimonio, «en ningún caso,

caprichoso».

 

< Volver