Dos escritores, encerrados durante ocho horas  :   
 Alfonso Grosso y Diego Jesús Jiménez solicitan su reingreso en Editora Nacional. 
 Arriba.    24/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

En la Academia de la Lengua

Dos escritores, encerrados durante ocho horas

Alfonso Grosso y Diego Jesús Jiménez solicitan su reingreso en Editora Nacional

MADRID, (De nuestra Redacción y agencias.)—Diego Jesús Jiménez y Alfonso Grosso protagonizaron

ayer un encierro y un intento de huelga de fiambre en Ja Real Academia de la Lengua, que concluiría

ocho horas después de su inicio, a las once de \& mañana. Ambos escritores solicitan el reingreso en su

puesto en la Editora Nacional, de donde fueron despedidos hace dos años.

Diego Jesús Jiménez y Alfonso Grosso entraron en la Real Academia con el pretexto de consultar algunas

obras de la biblioteca y se negaron luego a salir. A La una de la tarde, y una vez sabido el motivo de su

decisión, se presentó en el centro el secretario del mismo, Alonso Zamora Vicente, quien se puso en

conversación con Grosso y Jiménez, hasta llegar finalmente a un acuerdo.

Polémica de los nombramientos: Manifestaciones de Alfonso Grosso

E) director general de Difusión Cultural, Antonio Papell, aceptó delante de dos testigos mi nombramiento

como director de «La Estafeta Literaria», manifestó Alfonso Grosso a îa salda dei encierro, qoe durante

ocho horas ha mantenido juntamente con el también escritor Diego Jesús Jiménez en el edificio de la Real

Academia de la Lengua.

Los citados escritores que se encerraron en la Real Academia a las once de ¡a mañana «por motivos

exclusivamente reivindicativos", según manifestaron a la salida, abandonaron el citado edificio tras

haberles sido requerido y aconsejado por él consejo de gobierno de la Real Academia —que se reunió

esta tarde por este motivo—, ya que su encierro imposibilitaba la labor de la academia y rompía algunas

normas de la misma.

Ambos escritores que han contado coa el apoyo del Partido Socialista Andaluz, algunos de cuyos

miembros acudieron a auxiliarles, manifestaron, asimismo, que el encierro y la huelga de hambre podía

darse por terminados de momento, pero que van a poner el asunto en manos de los abogados laboralistas

de CC.OO., a fin de que les sea aplicada la ley de Amnistía Laboral, «pues somos trabajadores de !a

cultura y de las letras», y sean reintegrados a sus puestos de la Editora Nacional, de donde fueron

despedidos hace dos años.

Director de Difusión Cultural: «No es problema nuestro»

"El encierro de los señores Grosso y Jiménez en la Real Academia no es problema nuestro, ni siquiera

sabemos a qué puede obedecer. Lo que sf puedo asegurar es que ni hemos cesado al actual director de

«La Estafeta Literaria», Ramón Solís, ni está decidido todavía cómo va a ser esta revista en el futuro, ni

ha habido ningún otro cambio en su dirección", ha declarado a Logos ei director genera] de Difusión

Cultural, Antonio Agustín Papell. «Nuestro contacto con Grosso —añade el señor Papell— ha sido, al

igual que COD otras reLevanfes figuras de ía cultura española, con el único objeto de conocer sus

opiniones sobre lo que pueda ser la revista dentro de una idea, que en estos momentos no pasa de ser un

proyecto, cuyo objetivo final seria lograr una publicacion que abarcase todas las manifestaciones

culturales españolas, y no sólo ía literatura. Por lo tanto, ni ha habido compromiso con Grosso para

nombrarle director, ni conocemos, ni hemos entrado en contacto con las personas que formarían su

supuesto «consejo directivo».

El director general no quiso dar los nombres de otras personas que han sido consultadas para saber su

opinión. "La consulta es de carácter privado y no parece oportuno decir los nombres, puesto que no

sabemos si las aportaciones van a ser recogidas o no.»

Indica el señor Papell que el proyecto de revista que podría llamarse «cultura» no ignoraría a nadie, no

habría condicionamientos políticos y estaría abierto a todos los que tuvieran algo que decir en el ámbito

de ías expresiones culturales del pais.

Eu cuanto a las alusiones de que exista un posible pacto entre algunos partidos para copar la futura

revista, el señor Papell nos comenta: «Eso es un disparate. No hay acuerdo de nadie con nadie. Sólo

tenemos el proyecto que he mencionado, que todavía no pasa de ser esa: un proyecto, para el que

queremos oír la opinión de mucha gente.»

Por otro lado, el director general nos confirma que la revista «Poesía Hispánica» pasará a llamarse a partir

de enero «Poesía», bajo la dirección de Gonzalo Armero, después de la dimisión del anterior titular, José

García Nieto, «Esta nueva revista será más amplia y europea que la anterior y su finalidad será servir de

trampolín para nuestra poesía actual.»

 

< Volver