Por el precedimiento de poner condiciones imposibles y un moderador favorable. 
 El PSOE impidió el debate electoral en televisión     
 
 ABC.    25/10/1982.  Página: 9,17. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

Por el procedimiento de poner condiciones imposibles y un moderador favorable

El PSOE impidió el debate electoral en televisión

MADRID. El Partido Socialista ha impedido el debate televisado que había de enfrentar

mañana, martes, antevíspera de ¡as elecciones, a su secretarlo general, Felipe González, con

Manuel Fraga, Landelino Lavilla, Santiago Carrillo y Adolfo Suárez, en un coloquio conjunto

difundido por la Primera Cadena. El propio Felipe González, de una, parte, y los primeros

responsables del partido habían fijado, según ha podido confirmarse, un plan detallado para

evitar, en cualquier caso, que el débale televisado llegara a producirse.

El dia 6, en el comienzo de la campana, Felipe González recibió fa propuesta formal del

presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga, para llevar a cabo un «debate a dos» en el que

se discutieran los programas de gobierno de los dos partidos que las encuestas y los últimos

comicios regionales han confirmado como las dos primeras fuerzas políticas de la nación. El

silencio oficial del PSOE a esta propuesta y su negativa de hecho no na podido ser resuelta

con la fórmula alternativa de un debate televisado con cinco participantes y un moderador. Con

posterioridad a la propuesta del señor Fraga, el señor González recibió las de otros líderes

políticos, como Jordi Pujo), Landelino Lavilla o Leopoldo Calvo-Sotelo. El señor González sólo

se mostró dispuesto a debatir su proyecto político con el actúa! presidente del Gobierno, señor

Calvo-Sotelo. lo que produjo una situación de malestar abierta en UCD y en su presidente

señor Lavilla.

Para dictaminar definitivamente sobre la situación creada, la Junta -Electoral Central se reunió

ef último viernes y adoptó la resolución de recomendar un debate múltiple, con los cinco líderes

de partidos nacionales. Para discutir los términos del encuentro televisado se han reunido en

dos largas sesiones de mañana y tarde los representantes de los cinco partidos:

Roberto Dorado {PSOE}. con Miguel Herrero de Miñón (AP-PDP), Daniel García Pita (UCD),

Jesús Viana (CDS) y Ángel Mullor (PCE), con el director general del Ente Público, Eugenio

Nasarre.

En un primer encuentro durante la mañana, el PSOE no garantizó la presencia de Felipe

González ante las cámaras, lo que indujo a los portavoces de AP-PDP y UCD a señalar que

sus respectivos líderes no acudirían si no lo hacía el secretario general socialista. Solo CDS y

PCE se manifestaron dispuestos a acudir en cualquier caso e incluso podieron que se citara

también a los demás líderes que habían solicitado participar.

A las cinco y media de la tarde, el portavoz socialista confirmó finalmente la disposición del

señor González de acudir a debate e inmediatamente planteó las condiciones del mismo: José

Luis Balbín como moderador, ausencia de todo compromiso sobre temas previos a tratar y

ausencias de acuerdos previos sobre tiempos de intervención de cada uno de los cinco

participantes. Las tres condiciones fueron consideradas inaceptables por los otros cuatro

partidos, que coincidieron en interpretar el maximalismo de la propuesta del PSOE como un

procedimiento para evitar el encuentro de Felipe González con los otros cuatro líderes.

El director general de RTVE propuso hasta seis candidatos amoderador, empezando por el

director de TVE, Miguel Ángel Gózalo, además de Ramón Sánchez Ocaña, Ladislao Azcona y

Pedro Macía El representante dei PSOE aclaró que s\ suyo era un criterio definitivo, que el

moderador sería José Luis Balbín o no habría debate. Ninguno de los partidos representados

aceptó el nombre del señor Balbín al considerar que el debate no debía parecerse en modo

alguno al que tuvo lugar antes de iniciarse la camparía entre dirigentes de varios partidos en el

programa «La calve», cuyo pésimo desarrollo fue generalmente comentado.

Ante la exclusión de todos tos periodistas españoles como posibles moderadores se

propusieron al PSOE otros arbitros del encuentro, desde el presidente del Tribunal Supremo al

de los Colegios de Abogados de España. Todas las propuestas fueron rechazadas por el

representante socialista, señor Dorado, que no aceptó observación alguna sobre las posibles

vinculaciones, simpatías, proclividades y militancias del actual locutor de «La clave».

AI no lograrse acuerdo en este punto se pasó a tratar de otras condicionas del debate.

El señor Herrero propuso hasta cinco temas a discutir (paro, política económica, garantía de

(Pasa a te pág 17) No habrá debate de líderes en TVE las libertades, OTAN y autonomías), con

un tiempo tasado para cada líder. El señor Herrero recordó cómo en el debate a dos entre

Giscard y Mitterrand hubo acuerdo previo sobre problemas a tratar. «Cuanto más necesario —

añadió— seria con cinco participantes que, en algunos casos, tratarían de escapar de

determinados temas.» La propuesta del señor Herrero no fue aceptada.

Los partidos presentes, con la excepción del PSOE, llegaron a coincidir en la necesidad de

establecer turnos equitativos de tiempo similar. Pero el representante del PSOE condicionó la

participación de su líder a que no hubiera distribución de tiempos ni temas preestablecidos,

abogando por un debate en el que no sé determinara siquiera el orden de las intervenciones.

Ante la situación, alguno de los reunidos llegó a aceptar a José Luis Balbín como moderador.

Se recordó al representante socialista la exigencia de la Junta Electoral, en orden a las normas

de igualdad, que deberían ordenar un encuentro de esta naturaleza, proponiéndose entonces

un reparto equitativo de veinte minutos por candidato. Tampoco esto fue aceptado por Roberto

Dorado, ante lo que Eugenio Nasarre levantó la sesión. Posteriormente, los representantes de

los partidos coincidieron en señalar que los socialistas desde el primer momento deseaban que

no hubiera debate, por lo que habían puesto condiciones que los demás no podían aceptar.

García Pita, por UCD, se mostró convencido de que la fórmula del debate multilateral no era la

más adecuada.

El señor Dorado dijo al final de la reunión: «Puesto que nosotros aceptamos el debate, nosotros

fijamos Jas condiciones.» Miguel Herrero de Miñón resumió diciendo que «el debate no se

celebra porque el PSOE ha puesto unas condiciones inaceptables». El representante

comunista, en su intento final por salvar la oportunidad de un encuentro televisado, llegó a

ofrecer que el debate fuera comenzado y terminado por el señor González. A lo que el señor

Herrero de Miñón añadió, como propuesta aceptable para el PSOE, que Felipe González

abriera el debate, lo cerrara y soto fuera él quien hiciera uso de la palabra a lo largo de este

programa especial, en presencia de los otros cuatro líderes.

 

< Volver