Elecciones 82. Según el "New York Times". 
 El nuevo gobierno devaluará la peseta     
 
 ABC.    25/10/1982.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Según el «New York Times»

El nuevo Gobierno devaluará la peseta

NUEVA YORK (corresponsal). «El programa socialista propone la creación de 800.000 puestos

de trabajo en los próximos cuatro años. Pero los enormes déficit obligarán al Gobierno de

Felipe González a restringir más que a expandir. En realidad, la forma más barata de crear

empleo es fomentar las exportaciones a través de una devaluación de la peseta. De ahí que se

espere que poco después de asumir el Poder, el nuevo Gobierno socialista recorte el valor de

ésta un diez por ciento», ha declarado David Rolley, un economista internacional de Chase

Econometrics, según el «New York Times».

De la declaración se desprenden dos cosas: una, que el mundo financiero internacional

considera poco menos que inevitable la victoria socialista en España. Otra, que el cambio

económico que ello puede traer, sin embargo, «no será importante», según palabras textuales

del «Times», que, por cierto, califica al potencial Gobierno socialista de «Gobierno de centro

izquierda». La razón que invocan para no ver cambios radicales es que la realidad obligará a

ios socialistas a cambiar sus planes previos. Veremos hasta qué punto aciertan. En algo sí que

pueden no equivocarse: lo que oigo a los banqueros, tanto americanos como españoles en

Nueva York, es que después de las elecciones la peseta se devaluará sin necesidad de orden

del nuevo Gobierno.

FRAGA, VIRTUAL JEFE DE LA OPOSICIÓN ESPAÑOLA

«Manuel Fraga, conocido como uno de los duros de! régimen de Franco, emerge como el

contrincante calificado del líder socialista, Felipe González», escribe R. W. Apple en su crónica

de ayer en el «New York Times», dedicada al «retorno» de Fraga y sus hasta en ciento modo

espectaculares ganancias de posiciones en los últimos días. Todo ello mezclado con las más

equivocas, cuando no erróneas, informaciones sobre él. Así, tras clasificarle como duro en el

contexto del régimen de Franco —¿qué se llamaría entonces a Carrero, protector de alguno de

los actuales políticos democráticos?—, la crónica dice que «como ministro de Información

introdujo una áspera ley de Prensa», sin puntualizar que, con toda su aspereza, esa ley fue et

punto de arranque para que la Prensa española asumiera un papel clave en la liberación y

democratización de la conciencia del país. Quien informó al señor Apple, que hace sólo

semanas que llegó a España, hizo bien su trabajo.

En cualquier caso, es la primera vez que el «New York Times», junto a la victoria poco menos

que segura de los socialistas, considera virtualmente a Fraga como jefe de la próxima

oposición española. Lo que no sabemos si es bueno o malo para él, dadas las fuentes en que

bebe el diario neoyorquino.

En otro terreno, taf vez les gustará saber que el interés y la expectación entre la colonia

española en los Estados Unidos ante estas elecciones es enorme. Puede que incluso mayor

que ante las primeras democráticas. Aunque muchos de los aquí residentes no han recibido las

papeletas de voto, lo que crea gran frustración entre ellos, el interés es tan grande que se están

estableciendo diversos centros para tenerles informados del recuento la noche del próximo 28

a 29. La Embajada de Washington se ha abierto a los que quieran seguir el recuento y la Casa

de España en Nueva York, en colaboración con los medios de comunicación españoles aquí

acreditados (agencia Efe, radio, televisión y corresponsales), se dispone a seguir con pizarras y

altavoces las noticias que por los distintos conductos vayan llegando.

 

< Volver