Autor: Lafora, Victoria. 
 Elecciones 82. Santiago Carrillo fue recibido en olor de multitud en Asturias. 
 Los líderes se reunirán con el Rey la víspera del 28-O     
 
 Diario 16.    25/10/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

NACIONAL

25-octubre-82/Diario 16

Santiago Carrillo fue recibido en olor de multitud en Asturias

los líderes se reunirán con el Rey la víspera del 28-0

Gijón:

Victoria LAFORA, enviada especial

Carrillo estuvo ayer en su Asturias natal. El recibimiento que le hicieron sus paisanos fue sonado. Su

mujer, Carmen Menéndez, estuvo con él en Gijón, en donde la tradición de voto de izquierda se remonta a

mucho tiempo atrás. Carrillo reveló que los líderes políticos se van a entrevistar con el Jefe del Estado el

próximo miércoles en la jornada de reflexión.

Carrillo volvió ayer a su tierra natal, a la verde Asturias, y el recibimiento fue el más sonado de la

campaña electoral.

Ya en el aeropuerto de Ranón un grupo de gentes esperaba tras los cristales enarbolando banderas de

Asturias a su secretario. Esa misma gente formó, a continuación, una comitiva de vehículos, y en tan

sonore compañía llegamos hasta Gijón. La primera parada, en la puerta del Ayuntamiento, donde

nuevamente sus paisanos se habían concentrado para aplaudir a su líder. Gran desilusión al ver que el

Mercedes azul, donde viajaba el matrimonio Carrillo, daba la vuelta y enfilaba a la explanada de la playa

camino del hotel. «¡Que se van, que se van!», decían los militantes viendo partir el coche a toda

velocidad.

Por cierto que, al ser ayer domingo, la avioneta tuvo una pasajera no periodista y algo excepcional, una

pasajera que por motivos de trabajo no ha podido desplazarse más que los fines de semana: Carmen

Menéndez, la mujer de Carrillo. «Yo nací en Barcelona, pero de padres asturianos. aunque realmente me

siente asturiana hasta los huesos.»

Tradición

Carmen Menéndez permanece siempre en segundo plano, y. concretamente ayer, se tuvo que colar entre

los seguidores abanderados para ocupar su plaza en el coche, junto a su marido, ya que corría el riesgo de

Que ta dejaran olvidada en el aeropuerto.

«Asturia no es diferente, es mejor en general: aquí en esta tierra donde yo nací y donde empecé a conocer

el movimiento obrero se pensaba muy mal de los que cambían de chaqueta», aseguró Carrillo refiriéndose

a algún candidato «fugado» a otro partido ante el temor de ver que su nombre no consiguiera llegar ni al

Congreso ni ai Senado en las listas de Pánico Comunista y, por tanto, buscó mejor acomodo en otras

listas.

Y es que, realmente, esta tierra ha mantenido una tradición de voto de izquierda que se remonta a más de

cuarenta años.

En la cuenca minera, en cada elección se produce casi íntegramente el voto del año 36, el que dio el poder

al Frente Popular. Incluso hay 2onas con un 90 por 100 de votos de izquierda repartidos entre socialistas y

comunistas.

Toda esta gente, que saltándose generaciones reproduce ahora el mismo mensaje ante el voto, llenó

ayer el polideportivo de Gijón, con una capacidad de entre cinco y seis mil personas, para aplaudir a su

paisano, quien, de regreso a su tierra, se le pegó casi inconscientemente el acento asturiano.

El porcentaje más alto de voto comunista parte de la cuenca minera y del cintu-rón industrial entre Aviles

y Gijón, donde se da la más fuerte implantación de la central CC 00.

Debate

Ayer, Carrillo reveló un acto que, sin ser electoral, tiene previsto celebrarse en estos días. «Creo —dijo—

que Felipe González, otros líderes y yo vamos a entrevistarnos con el jefe del Estado antes de las eleccio-

nes.» Es más que posible que ía cita con el Rey en La Zarzuela, a petición de éste, se celebre el miércoles

por la mañana, en la jornada de reflexión previa a la cita electoral.

Nuevamente, y dado que las noticia, hablaban de fal?ta de acuerdo, ayer, en la avioneta, se volvió a hablar

del controvertido debate de todos los líderes en televisión.

«Yo creo —aseguró Carrillo— qué la opinión pública tendrá derecho a sentirse defraudada si hubiera

Aderes que se negaran a asistir; además, si están los líderes de todos los partidos el debate puede ser

clarificador y puede ayudar a hacer descender la abstención.»

El secretario comunista legó ayer a Gijón con una voz «casi cantarina», ni parecida a la «arrastrada» en

jornadas anteriores. El silencio ante la catástrofe de Valencia habla aliviado su laringe y le permitió,

desafiando la neblina que cubría Gijón, marcharse antes del mitin a dar un paseo por el borde de (a playa

acompañado de su mujer.

 

< Volver