Autor: Unzueta, Patxo. 
 El 28 de octubre, elecciones legislativas. El dirigente socialista Txiki Benegas considera esperanzadoras las declaraciones de iñaki Esnaola. 
 Herri Batasuna estaría dispuesta a pedir una tregua a ETA si un Gobierno socialista acepta a negociar     
 
 El País.    26/10/1982.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL PAÍS, martes 26 de octubre de1982

El 28 de octubre, elecciones legislativas

E! dirigente socialista Txiki Benegas considera esperanzadoras las declaraciones de Iñaki Esnaola

Herri Batasuna estaría dispuesta a pedir una tregua a ETA si un Gobierno socialista acepta negociar

PATXO UNZUETA, Bilbao

Iñaki Esnaola, candidato número uno por Guipúzcoa en las listas de Herri Batasuna, declaró ayer que la

coalición a la que pertenece "estaría dispuesta a hacer una petición de tregua a las organizaciones armadas

si el PSOE está dispuesto a negociar unos puntos". El secretario general del Partido Socialista de Euskadi,

Txiki Benegas, calificó de positiva la actitud que parecen traslucir tales declaraciones, que, dijo, "abren

expectativas de esperanza".

Iñaki Esnaola, miembro de la Mesa Nacional de HB, es además abogado de numerosos miembros de

ETAm encarcelados. Por otra parte, sus declaraciones, aparecidas ayer en El Diario Vasco de San

Sebastián, se producen días después de que el diario Egin publicase sendos artículos firmados por él y

referentes precisamente al tema de la negociación, por lo que parece ser la persona más autorizada

actualmente para hablar del mismo desde el punto de vista de la izquierda nacionalista.

Del tono general de ambos artículos y la entrevista parece deducirse una cierta voluntad por parte de Herri

Batasuna, o al menos de Iñaki Esnaola, de dejar abierta una puerta a la posibilidad de un cambio de

actitud de la izquierda nacionalista en su conjunto, y de ETA en particular, si tras las elecciones se for-

mara un Gobierno socialista.

Dar un respiro

"Con Felipe González, queramos o no, se abre el camino de la esperanza (porque se trata de) un hombre

que ha sido demócrata y que creemos que es demócrata. En eso es diferente de Fraga", dice, por ejemplo,

Esnaola en la entrevista de ayer. Por ello, "si el PSOE manifiesta su voluntad de negociación sobre estos

puntos cuando pueda, y para ello pide un respiro, no creo que habría fuerza en Euskadi en este momento

capaz de negarlo".

En el mismo sentido, la respuesta de Esnaola a un cuestionario sobre negociación con ETA solicitado

recientemente por la revista Herria-Eliza 2.000 (Pue-blo-Iglesia 2.000) puede leerse: "Siempre hay

esperanzas (de que las expectativas negociadoras mejoren) porque si los puntos mínimos por los que

lucha ETA salen fortalecidos en estas elecciones y llega al Gobierno central un partido que tiene ver-

dadera voluntad de hacer política socialista, habría que concluir en que, por fin, esa negociación podría

ser posible".

Esa voluntad de hacer política socialista se concretaría en que el PSOE, "siendo coherente, haga cosas

como cambiar a personas representativas del aparato policial, cambiar tribunales especiales, conseguir

que la cúpula del Ejército esté de acuerdo con sus cambios y, respecto de las autonomías, olvidarse de la

LOAPA. Entonces sí es posible que habría que echarle un cable al PSOE".

El interlocutor de esa hipotética negociación con el Gobierno debería ser, en opinión de Esnaola, ETAm,

ya que sólo ella "es capaz de garantizar la estabilidad en nuestro pueblo". Herri Batasuna actuaría

únicamente como mediador. Al abogado donostiarra le parece "en principio perfectamente lógico que las

negociaciones sean públicas". En cuanto al contenido de la negociación, los puntos fundamentales serían

"un estatuto que recoja la posibilidad del derecho a la autodeterminación, la integración de Navarra, la

amnistía total y la retirada de las FOP".

ETA podría ceder

En un artículo publicado el pasado 19 de septiembre en el diario Deia, el periodista Eugenio Ibarzábal

reproducía una conversación con un representante de ETAm en la que este último decía, a propósito de

las condiciones exigidas para una negociación: "La totalidad de las condiciones —sobreentendiéndose la

plataforma KAS al completo— se plantea (sólo) cuando no existe la más mínima posibilidad (de

acuerdo)". Pero "ETA también será acusada de reformista ,algún día" en el sentido de "verse obligada a

ceder en determinados puntos de una negociación". El portavoz aclaró al periodista que tales opiniones

eran expresadas "en la perspectiva de un Gobierno presidido por el PSOE".

Txiki Benegas, tras mostrar su confianza de que las declaraciones de Esnaola puedan ser "el indicio de

una actitud positiva y un signo esperanzador de cara al futuro", precisó, sin embargo, que la alternativa de

Herri Batasuna "es una alternativa entre otras, que representa lo que representa, es decir, de momento, la

propuesta de menos del 10% de la población de la comunidad autónoma vasca". Ello no es óbice para que

"los socialistas nos mostremos dispuestos al diálogo, a hablar del futuro con todo el mundo. Pero debe

quedar claro que ese esfuerzo de diálogo se rompería si, una vez iniciado, se produce algún asesinato".

La posibilidad de una tregua por parte de ETA pm-VIII Asamblea en caso de triunfo del PSOE fue

también evocada por diversas fuentes a primeros de septiembre. Concretamente, un conocido dirigente de

EE indicó que una persona muy significativa de los octavos le había dicho que, por una parte, "ETApm

no cree en la posibilidad de que llegue a formarse un Gobierno socialista", pero añadiendo que si, llegaba

a concretarse esa posibilidad "ello nos obligará a replantearnos nuestra táctica, incluyendo la posibilidad

de una tregua, porque no es lo mismo enfrentarse a un Gobierno de ex franquistas que a uno socialista".

Este planteamiento sería parcialmente desmentido posteriormente mediante un comunicado de los

octavos, si bien el texto, sin entrar en consideraciones futuras, se limitaba a negar que hasta el momento

"ETA pm haya concluido un pacto con el PSOE para un alto el fuego".

Una fuente próxima a dicha organización precisaría el 9 de septiembre que, aunque esa era de momento la

única posición oficial, no podía descartarse que "una serie de condiciones hoy por hoy imprevisibles"

pudiera obligar a la organización a reconsiderar su posición.

 

< Volver