Autor: Estefanía, Joaquín. 
 El 28 de octubre, elecciones legislativas. Los dirigentes patronales pidieron el voto para AP, sin mencionar nunca sus siglas. 
 Ruptura total de la CEOE con Unión de Centro Democrático     
 
 El País.    26/10/1982.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

POLÍTICA

El 28 de octubre, elecciones legislativas

Los dirigentes patronales pidieron el voto para AP, sin mencionar nunca sus siglas

Ruptura total de la CEOE con Unión de Centro Democrático

J. ESTEFANÍA MOREIRA, Madrid

La petición del roto de los empresarios, "de nuestras familias, nuestro amigos y nuestros conocidos" para

Alianza Popular, sin mencionar en ningún momento a dicho partido; la ruptura total con Calvo Sotelo y

con Unión de Centro Democrático —los representantes de UCD abandonaron el acto durante la

intervención de José María Cuevas—, y la crítica frontal al Partido Socialista Obrero Español,

constituyeron las principales características del masivo mitin empresarial celebrado ayer en Madrid,

organizado por la patronal madrileña.

Al acto asistieron alrededor de 1.500 empresarios de la capital de España, que llenaron el local de un cine

madrileño, y en él participaron, en calidad de invitados, políticos como Juan Arespacochaga, Javier

González Estéfani y Alfonso Osorio, por AP, y Joaquín Satrústegui y Fernando Alvárez Miranda, por

UCD. Faltaron, no obstante, Fraga y Landelino Lavilla, anunciados en un primer momento, y Fernando

Suárez (AP) y Juan José Rosón (UCD), que eran esperados al comienzo del acto, según informaron

fuentes de la Confederación Empresarial Independiente de Madrid (CEIM).

E) momento más tenso de las intervenciones patronales, y que pasó desapercibido para la mayoría de los

empresarios presentes, fue cuando José María Cuevas, secretario general de la Confederación Española de

Organizaciones Empresariales (CEOE), acusaba a UCD de ser la formación responsable de que el centro

y la derecha no hubieran acudido unidos a las elecciones. Joaquín Satrústegui se levantó el primero y

comentó a Alvarez de Miranda que "yo no tolero oír esto", abandonando ambos la sala. Cuevas decía esto

tras criticar a Calvo Sotelo por haber afirmado que la CEOE es la responsable de un futuro Gobierno

socialista.

La campaña

Intervino primero Agustín Mascareñas, secretario general de la patronal madrileña, que hizo balance lo

que había sido su campaña, para la que se presupuestaron 200 millones de pesetas. Mascareñas explicó

que CEIM había realizado 30 actos, con asistencia de mas de 10.000 empresarios, 10.300 visitas a pe-

queños y medianos empresarios, 200.000 cartas de Segurado a los empresarios madrileños, 300.000

boletines extraordinarios, 100.000 carteles, 100.000 trípticos y 400.000 pegatinas.

Gonzalo Pascual, vicepresidente de la patronal, comenzó con el tono político del acto. "Tenemos intereses

directos en las elecciones", dijo, para pasar a continuación a valorar la gestión del Ayuntamiento de

Madrid: "Los empresarios tenemos la sensación de habernos convertido, sin quererlo, en meros

recaudadores del fisco y vemos con preocupación como se han disparatado los impuestos que penalizan

más que gravan la iniciativa empresarial. Esta presión fiscal se ha hecho particularmente asfixiante en los

últimos años, tras la reforma fiscal y el acceso de ios socialistas a los ayuntamientos".

A continuación habló de los socialistas sin explicitarlo: "Ellos hablaron primero de ruptura; ahora de

cambio. ¿Se quedará la cosa en reforma?... Nos jugamos la previsible ´democratización´ (¿o quizá

intervención?) de nuestras empresas". Por último, la primera aproximación de la tarde al voto para AP:

"No es el momento de abstenerse ni de votar testímonialmente; hay que optar por votar y hacerlo

buscando la utilidad real de nuestro voto. En la práctica sólo hay dos grandes opciones y todos sabemos

bien lo que significan una y otra".

José María Cuevas, secretario general de la CEOE y verdadero artífice de toda la intervención

empresarial, comeazó entre aplausos dudando de las "encuestas más o menos interesadas que están

apareciendo estos días". "Lo cierto", dijo Cuevas, "es que la izquierda va en posiciones de mayor fortaleza

que lo que correspondería a la ideología y situación del pueblo español, y ello tiene claros responsables.

No la CEOE, como ha dicho Calvo Sotelo, que la ha acusado de tener la responsabilidad de un Gobierno

socialista, sino quienes han impedido que se haga realidad el gran clamor de los empresarios, que la

derecha y el centro fuesen unidas a estas elecciones". Cuevas afirmó que "frente al fantasma de la

abstención los empresarios tienen que votar útil. Algunos no tenemos ni hemos tenido nunca la duda de

para quien es el voto útil". Cuevas terminó dando su opinión sobre el programa socialista, "que significa

mayor control de todo, menos libertad de elegir", y pronosticó que si gana el PSOE "veremos florecer las

patronales amarillas".

Segurado completó el mensaje subliminal de la necesidad de votar a AP, en varias ocasiones: "Yo estoy

seguro de que en la conciencia de cada uno de nosotros sabemos exactamente a quien debemos votar y

cuál es en estos momentos para cada uno de nosotros el voto lógico, el voto necesario, el voto útil...

Nosotros, los empresarios, vamos a votar, vamos a conseguir que voten nuestras familias y vamos a tratar

de que voten nuestros amigos y nuestros conocidos, así como vamos a tratar de explicar en las áreas de

nuestra autoridad las consecuencias que tiene el voto... Llevo varios meses defendiendo una exquisita

neutralidad entre las opciones políticas del centro y de la derecha, neutralidad que resulta enormemente

complicada de mantener por el sentir mayoritario de la base".

El presidente de la patronal dedicó varios momentos a denunciar el camaleonismo político de personas e

instituciones, hablando de Fernández Ordóñez y de "algunas personas e instituciones que, de repente, han

descubierto una vocación socialista hasta ahora francamente desconocida.

 

< Volver