Autor: Rico-Godoy, Carmen. 
   Meta un d´hont en su censo     
 
 Diario 16.    26/10/1982.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LA CALLE DE EN MEDIO

Carmen Rico-Godoy

Meta un D´Hont en su censo

Entre la ley D´Hont y los líos del censo electoral el país vive sin vivir en él.

—Hay que evitar que Fraga saque por la ley D´Hont fraguecientos diputados —decía el ficus de la

Moncloa, buscándose en las listas del censo electoral en un colegio de monjas.

—Ave María Purísima —comentó presignándose una monjita—, no me diga usted que todos los que

aparecen en las listas son rojos.

—Yo, desde luego, no estoy —dijo una dama muy elegante.

—¿Rellenó usted las hojas del Ayuntamiento para el censo? —preguntó el ficus.

— De ninguna manera, esas hojas eran para tenernos controlados y hacernos pagar impuestos —contestó

ta señora—. Ninguna de mis amigas las rellenamos, señora.

— Entonces, según la ley D´Hont, Fraga no va a sacar tantos escaños como dicen —señaló el ficus.

—Eso de la ley D´Hont —contestó la dama elegante— será una herejía, como la ley de Mendel o la de

Malthus, con lo sencilla que es la ley del embudo —y dirigiéndose al ficus — : Usted no votará, no se ha

visto votar a una cosa con hojas.

— Pues yo estoy aquí, hermana: Picosa Monclo-vez, Eclástico. Ese soy servidora —contestó el ficus—, y

voy a votar a los de la rosa.

— Pues dice el reverendo Martínez Fuertes que si gana el de la rosa —dijo la dama fraguísta— cierran los

colegios privados.

— ¡Eso no es verdad! —espetó la monjita— Que a la Santísima Virgen le gustan las rosas, lo psé, lo psé.

 

< Volver