Autor: Santos, Carlos. 
 Elecciones´82. El partido del duque ya ha presentado las correspondientes denuncias ante el juez. 
 Falsifican cartas de Súarez anunciando su retirada     
 
 Diario 16.    27/10/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

El partido del duque ya ha presentado las correspondientes denuncias ante el juez

Falsifican cartas de Suárez anunciando su retirada

Ya en el tramo final de la campaña, anónimos paisanos le han jugado al duque de Suárez una mala

pasada: numerosos votantes de Avila han recibido en los últimos días una carta falsa, con papel del CDS e

imitación de la firma de su líder, en la que anunciaba que se retiraba de las elecciones. Los suaristas,

atribuyen a UCD la paternidad de esta maniobra, que ya está en manos del juez. El duque, a última hora,

hizo un viaje relámpago a su tierra, para dejar constancia física de su intención de presentarse a las

elecciones.

Carlos SANTOS

Madrid — Adolfo Suárez, líder de! Centro Democrático y Social (CDS), llegó ayer al fin de su campaña

electoral en malas condiciones físicas. Cansado, más delegado, con problemas de voz y décimas de fiebre.

En el último tramo de la campaña ha tenido que someterse a .tratamiento médico, que inició en Cádiz

hace una semana.

Y en el último tramo, el duque ha sabido que en su tierra alguien le estaba jugando una mala pasada: En

días recientes, numerosos vecinos de la provincia de Avila han recibido una carta, supuestamente firmada

por Adolfo Suárez, en la que se dice que eí CDS ha decidido no presentarse a las elecciones y se pide el

voto para un partido de centro.

El falso Suárez imita ciertos rasgos del estilo del-auténtico, se presenta como víctima de ataques, y

asegura que su retirada es la respuesta a los golpes recibidos. Al final, tras anunciar la retirada del CDS,

hace esta petición: «Con el propósito más sincero de que creáis que es lo mejor para el progreso de

España, amigos y amigas, votad centro.»

Los dirigentes del CDS, comenzando por el propio Suárez, han respondido inmediatamente con las

mayores muestras de indignación. Ayer, a media tarde, el duque se planteaba la posibilidad de visitar

Avila para demostrar, en persona y sobre el terreno, que él no abandona nada y que Rodríguez Sahagún,

su amigo, sigue encabezando las listas del CDS por aquella provincia.

Antes de este viaje el ex presidente había protagonizado una apretada jornada electoral. Por la mañana, en

Levante, en las zonas afectadas por las inundaciones.

Al atardecer, en Madrid, en un mitin convocado por su partido en un cine del barrio de Salamanca.

Eran los últimos pasos de una alocada campaña, a salto de mata, cargada de improvisación y de buenos

propósitos, que ha discurrido por unas treinta provincias y que ha sumado más de cincuenta mil

kilómetros.

Ha sido una campaña desigual, que dependía fundamentalmente, del grado de organización que hubiera

alcanzado e! partido en las provincias visitadas. No hay •que olvidar que el CDS, fundado hace tres

meses, realizó su congreso constituyente hace treinta días.

La escasez de tiempo (los suaristas creen que la convocatoria precipitada de elecciones tenía como único

fin impedirles que se organizaran) y los problemas económicos, unidos a la desigual organización por zo-

nas, han sido los condicionantes máximos de la campaña, que se ha ceñido a una serie de visitas selec-

tivas.

Frente a estos ingredientes desequilibradores, había un ingrediente de equilibrio, casi monótono: el

discurso político del duque, repetido con escasísimas variantes en todos sus mítines. Eran luchas distintas:

el partido ponía en juego su capacidad de convocatoria, el líder ponía en juego su capacidad, de

convencer...

 

< Volver