Autor: Angulo, Javier. 
 El 28 de octubre, elecciones legislativas. "Votar por España", gritó Rosón en el acto de cierre de campaña de UCD. 
 Lavilla pide al pueblo español que defienda la opción política de centro     
 
 El País.    27/10/1982.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL PAÍS, miércoles 27 de octubre de 1982

El 28 de octubre, elecciones legislativas

"Votar por España", gritó Rosón en el acto de cierre de campaña de UCD

Lavilla pide al pueblo español que defienda la opción política de centro

JAVIER ÁNGULO, Madrid

"Ahora la defensa del centro es cuestión de todos; es el pueblo español quien, si de verdad cree que la

convivencia y la estabilidad política española se asegura con una fuerte opción política de centro, tiene en

sus manos el 28 de octubre el defender ese espacio que debe ocupar UCD", afirmó anoche en Madrid

Landelino Lavilla, en un acto político de cierre de campaña en el que también intervinieron Juan José

Rosón y el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo.

El Universal Cinema, un local de reducidas dimensiones para la ocasión, aparecía totalmente abarrotado

por unas 1.500 personas que portaban banderitas de papel y coreaban de tiempo en tiempo el eslogan "Ni

Fraga ni Felipe, UCD repite". Los responsables de la campaña afirmaron que se tenía pensado hacer un

festival musical en un recinto más grande, pero habían desechado la idea para entregar el dinero del acto a

los damnificados de las inundaciones de Levante.

Juan José Rosón habló de "acoso" de los partidos de derecha e izquierda y de medios de comunicación

para presentar a UCD como fuerza a extinguir. "Unos y otros", dijo, "han acabado por reconocer que

somos imprescindibles, que somos necesarios, que si UCD desaparece la derecha será incapaz de ocupar

su espacio. Esa derecha quiere que nos lanzemos a la reconquista porque se ven incapaces de frenar el

socialismo y no creen en sus posibilidades de moderación. Felipe González, que alerta ahora de los

riesgos de una UCD disminuida, se ve también incapaz de sostener con rigor y firmeza el régimen

democrático porque conoce sus limitaciones para gobernar en una situación de crisi-seconómica". Rosón

concluyó afirmando que votar UCD es apostar por "la única España en paz, con más justicia y bienestar",

y gritó: "Votar por España".

Calvo Sotelo, orgulloso de UCD

Destacó en su intervención Leopoldo Calvo Sotelo "la inmensa tarea de UCD de construir con una mano

y gobernar con otra". Del activo de UCD y del Gobierno ("debemos estar orgullosos de su tarea frente a

tanto crítico utópico como hay en la izquierda") destacó la conclusión del proceso autonómico, los

avances en la lucha contra el terrorismo, la detención del nivel de paro y la estabilidad

RAÚL CANCIO

En la última fase de su campaña, Lavilla se ha dedicado a amonestar al electorado sobre los peligros del

voto a AP o al PSOE.

política tras la intentona golpista del 23-F. "A las elecciones llegamos", añadió, "con un Ejército que está

en su sitio, que está con la constitución y dispuesto a defen-

derla". Tras insistir en que Felipe González no se ha atrevido a enfrentarse con él en un debate, afirmó el

presidente del Gobierno al referirse a las previsiones electora-

les: "El 28 de octubre votarán 20 millones de españoles y no los 20.000 que han votado en las encuestas

manipuladas".

Con la voz casi rota, Landelino Lavilla, cuya intervención fue interrumpida por gritos expontáneos de

"valiente", "gracias a ti Lavilla", "te mereces todo", repitió una vez más los mensajes políticos de su

campaña, aunque de una manera más agresiva en el fondo y más distendida en la forma. Hizo un juego de

palabras con los carteles de AP y el PSOE y afirmó que en el que aparecen los candidatos de Madrid el

lema ganaremos con Fraga debía sustituirse por el de por el cambio, "ya que esos candidatos han

acreditado ya su tremenda facilidad para cambiar de partido". El cartel publicitario de los socialistas, en

opinión de Lavilla, debía incluir el lema ganaremos con Fraga "porque si el verdadero adversario del

PSOE es AP, con los supuestos conservadores de una derecha cada vez más dura, se asegura cada vez

más el triunfo socialista".

Lavilla manifestó que en algunas provincias españolas candidatos de AP han afirmado en actos públicos

que es un traidor quien no vote a este partido. "No han entendido nada", añadió señalando al partido de

Fraga, "nada de lo que ha pasado en España, nada de lo que supone el esfuerzo de convivencia realizado

en los últimos años. Están con espíritu de cruzada, quieren el enfrentamiento, la radicalízación, y para eso

está UCD, para impedirlo". Luego volvió a hacer un encendido elogio de la opción de centro "que hemos

defendido con firmeza y rigor para mantener una opción de millones de españoles".

años. El líder del CDS quería, aparentemente, impedir una utilización electoralista de su visita a la zona

devastada. Pero, acaso, también jugaba el recuerdo de los abucheos que, el día anterior, había recibido en

estos lugares el presidente Calvo Sotelo, al entrar en contacto directo con una población exasperada.

La tentación

de Jiménez de Parga

Pese a sus deseos de incógnito, Suárez no pudo impedir ser recibido en Alicante por una comitiva de

automóviles con megafonía, que emitían el himno del CDS. El dinámico cabeza de candidatura local,

Manuel Jiménez de Parga, no pudo evitar la tentación de propagar a los cuatro vientos la visita de su líder,

que en realidad, apenas constituyó un rápido trámite que permitió a Suárez comprobar muy

superficialmente ¡a magnitud de la tragedia.

Tras el mitin de Madrid, Suárez se desplazó a su pueblo natal, Ce-breros, el gran olvidado de su campaña

electoral. De ahí, a Avila, donde escuchó las campanadas que marcaban el comienzo de la jornada de

reflexión. Según manifestó, Suárez quería, con su presencia en su provincia natal, desmentir el contenido

de unas cartas apócrifas, distribuidas por tierras abulenses, que con membrete del CDS afirmaban que

Suárez se retiraba de la campaña y recomendaba "votar al centro". Medios del CDS atribuyeron

privadamente esta maniobra a la responsabilidad del cabeza de candidatura de UCD, José María Martín

Oviedo.

Pero lo tardío de la hora en que llegó a su pueblo y a su provincia, hizo que Suárez apenas pudiera

contactar directamente con unos pocos centenares de personas.

 

< Volver