Autor: Jáuregui, Fernando. 
 Especial: El 28 de octubre, elecciones legislativas. El líder del CDS visitó de incógnito Valencia y Alicante. 
 Suárez termina la campaña enÁvila y el Cebreros, su pueblo natal     
 
 El País.    27/10/1982.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El líder del CDS visitó de incógnito Valencia y Alicante

Suárez termina la campaña en Avila y en Cebreros, su pueblo natal

FERNANDO JAUREGUI, Madrid

El presidente del Centro Democrático y Social (CDS), Adolfo Suárez, pidió ayer a sus simpatizantes

respeto y acatamiento para el resultado que mañana salga de las urnas. "La crítica y la oposición son

necesarias, pero también lo es buscar el entendimiento y el diálogo en el Parlamento". Con nuevas

llamadas al pacto de Estado, idea que ha constituido el eje de su campaña, Suárez concluyó su

intervención ayer en el mitin minoritario que el CDS celebró en un cine de Madrid.

Apenas 3.000 personas, que abarrotaban el local, asistieron a este acto con el que el partido de Suárez

terminó la campaña. El cine, de dimensiones claramente inadecuadas para el carácter del acto —

calificado por dirigentes del CDS de "reunión" más que de "mitin"—, distaba apenas unos centenares de

metros del otro cine donde el gran rival por el espacio centrista, Landelino Lavílla, cerraba su propia

campaña.

Suárez intervino en primer lugar, explicando que tenía que desplazarse a Avila para "deshacer una

infamia". Al abandonar el lí-der del CDS el local, tras repetir una vez más el discurso habitual de todos

sus mítines, cerca de un centenar de personas salieron con él, con intención de dirigirse en caravana hasta

Avila. De poco valieron las llamadas de los candidatos madrileños Jesús Viana y Rafael Calvo Ortega

para que se quedasen; la desesperación de los organizadores del mitin, que por sus deficiencias irritó

notablemente a Suárez, se hizo patente cuando comenzaron las salidas masivas.

Un servicio de orden particularmente brusco contribuyó, en algunos momentos, a crear un cierto clima de

tensión en el acto.

La última jornada electoral de Adolfo Suárez fue ayer particularmente ajetreada. Desde Barcelona, donde

celebró su último gran mitin, se traslado por la mañana a Valencia y Alicante, encuna meteórica visita a

las zonas afectadas por las inundaciones. A primera hora de la tarde voló a Madrid para asistir al mini-

mitin que clausuró la camparla del CDS. Y, desde allí, viajó a Avila, para estar con sus paisanos en las

últimas horas antes del comienzo del día de reflexión. Tras el último mitin importante de la campaña, en

Barcelona, Suárez decidió viajar de incógnito a la zona levantina afectada por las inundaciones. Tan de

incógnito fue este viaje que Suárez decidió no bajar en ningún momento del Land Rover en el que visitó

las comarcas inundadas de Alcira, Gandía y Alicante. Evitó entablar contacto con las personas que nacían

cola para aprovisionarse de comida o con los que, en Gandía, han visto arruinadas sus tierras para los

próximos siete

 

< Volver