Autor: Prades, Joaquina. 
 El 28 de octubre, elecciones legislativas. Más de 60,000 personas acudieron al último acto electoral de AP-PDP en Madrid. 
 Fraga promete defender la familia, proteger a las Fuerzas Armadas y rebajar los impuestos     
 
 El País.    27/10/1982.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

POLÍTICA

ESPAÑA /17

El 28 de octubre, elecciones legislativas

Más de 60.000 personas acudieron al último acto electoral de AP-PDP en Madrid

Fraga promete defender la familia, proteger a las Fuerzas Armadas y rebajar los impuestos

JOAQUINA PRADES, Madrid

La defensa de la familia y la libertad de enseñanza, la promesa de "proteger" a las Fuerzas Armadas y el

compromiso de reactivar la economía rebajando los impuestos fueron los párrafos más aplaudidos del

discurso de cierre de campaña pronunciado anoche por Manuel Fraga, ante más de 60.000 personas que

se concentraron en la plaza Mayor de Madrid. También se enardeció el público de Fraga cuando éste

recordaba que Felipe González "no se ha atrevido" a enfrentarse con él ante las pantallas de televisión. En

esos momentos se gritaba cobarde, cobarde, refiriéndose al secretario general del PSOE.

Todos los oradores que intervinieron en el mitin —Juan de Arespacochaga, candidato al Senado por

Madrid; Osear Alzaga, representante del PDP; Gerardo Fernández Albor, presidente de la Junta de

Galicia, Fernando Suárez, número dos de la candidatura madrileña al Congreso, y Manuel Fraga—

aseguraron que la coalición AP-PDP va a ganar las próximas elecciones. El líder alíancista aludió incluso

a que nadie se fiase de las encuestas publicadas en los últimos días, porque, según él, "lo que pretenden es

que os quedéis en casa el día 28 de octubre y no vayáis a votar". Los asistentes, enardecidos, gritaban sin

cesar: "Se nota, se siente, Fraga presidente".

El ambiente del último acto electoral de los aliancistas podía • resumirse en dos palabras: fiesta y

triunfalismo. Un constante ondear de banderas españolas y de Alianza Popular —había una, exactamente

una, del Partido Demócrata Popular— acompañaba el ritmo de las orquestas que amenizaron la espera y

los párrafos más significativos de los oradores. Cuando la banda Radio Topolino cantaba: "Con tu gracia,

preciosa / estás imponente / y te diré hasta la muerte / guapa, guapa, guapa", la gente le daba un quiebro a

la estrofa y cantaba "Fraga, Fraga, Fraga" donde debia corearse la belleza de la aludida en la canción. El

público, cuarentón en su mayoría, seguía con más o menos gracia el ritmo de las canciones, alcanzando el

punto culminante del contoneo rockero en el Tiro Uro Uro de la Topolino.

Para descanso de los reunidos, los Pekenikes relajaron la cosa.

Una representación de bailes regionales representativos de todas ías regiones españolas cerró el folklore

previo a los discursos.

Cuando se cantó Valencia, el moderador hizo referencia al dolor de los levantinos por las recientes

inundaciones y no olvidó recordar que AP ha destinado quince millones de pesetas para los damnificados

por las riadas. Por lo demás, la fiesta transcurrió como lo que era, una fiesta, y sólo se oyeron pitadas

cuando sobrevoló la plaza Mayor una avioneta solicitando el voto de UCD o cuando los oradores

mentaron a los socialistas.

Para conservar el marido

El ex alcalde de Madrid Juan de Arespacochaga dijo que en Alianza están quienes desean "conservar el

hogar, los hijos, el marido y la libertad de enseñanza", alertó ai público de que, si Fraga no arregla las

cosas, "esta misma noche o mañana pueden entrar en vuestras casas y robaros los pocos cuartos que

podáis tener", y acusó a Enrique Tierno, sin citar su nombre, de "viajar al extranjero para importar ideas

marxistas a Madrid". Alzaga, que recibió con amplia sonrisa los aplausos de la gente cada vez que

arremetía contra UCD, su ex partido, dijo que en el Ayuntamiento socialista de Madrid había enchufismo,

y que éste se detactaba a través de una sutil pregunta en los cuestionarios de admisión de nuevos

funcionarios, a saber: "¿Cree usted en la reencarnación de la carne?"

En otro orden de cosas, cabe destacar que Fraga no se refirió al diario El Alcázar, el pasado martes en

Bilbao, cuando habló de cerrar periódicos que atacasen sistemáticamente la Constitución. Ese diario se

citó en la pregunta de EL PAÍS, pero no en su respuesta, aclaración que efectúa hoy este periódico por

deseo expreso del propio Fraga.

 

< Volver