Programa de los partidos políticos para la difusión del libro     
 
 ABC.    07/06/1978.  Página: 39. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ABC. MIÉRCOLES, 7 DE JUNIO DE 1978. PAg. 39

VIDA CULTURAL

PROGRAMA DE LOS PARTIDOS MÍTICOS PARA LA DIFUSIÓN DEL LIBRO

U. C. D.: «Ayudar a los escritores sin caer en el compromiso político ni en el dirigismo»

Distintos partidos políticos, por medio de portavoces, manifiestan su preocupación por el mundo del libro,

en una encuesta que recoge la revista «El libro español» de mayo del 78, dedicada a la XXXVII Feria deI

libro. «Para Unión de Centro Democrático el libro —dice Ricardo de la Cierva, presidente de la Comisión

de Cultura de U.C.D. y consejero del presidente para asuntos culturales— es el factor central de su

política cultural, porque es el centro del mundo cultural. La política cultural de U. C. D. consiste en el

fomento de la comunicación cultural en libertad. No cree U. C. D. «ue la cultura deba ser dirigida, por un

sistema de comunicación impuesta, pero tampoco profesa el angelismo cultural de pensar que la cultura

puede difundirse de forma absolutamente espontánea, sino que debe fecundarse en libertad mediante una

decidida acción de fomento».

«Unión Centro Democrático —añade— aboga por una linea de apoyo al mundo Intelectual; por encontrar

urgentemente la fórmula, que permita la asistencia a los escritores sin caer en el compromiso político ni

en el dirigismo» y añade que el partido «debe prestar atención efectiva ai mundo de la Industria gráfica,

que durante los últimas años es seguramente la rama industrial que ha crecido más, tanto cuantitativa

como cualitativamente, en el conjunto de la Industria española».

Ricardo de la Cierva, por lo que respecta a la edición, señala como campos de una acción conjunta: la

reorganización del Instituto Nacional del Libro Español (I. N. L. E), la artículación de la política cultural

del Estado en torno a la difusión del libro, la reforma de la ley del libro («hacia una ley de auténtica

penetración cultural. Interior y exterior») y el encauzamiento de diversos sectores de producción de

libros, entre ellos los de libros de texto.

Por lo (fue respecta a la distribución del libra Ricardo de la Cierva [propone las siguientes orientaciones:

centrar la cobertura, cultural de los medios públicos dé comunicación en la información y difusión del

libro, intensificar la política de bibliotecas. Idear una política de librerías y potenciar la acción protectora

del Estado para el libro español en Europa y Améríca.

P.S.O.E.: ADQUISICIÓN MASIVA DE LIBROS PARA BIBLIOTECAS PUBLICAS

La Comisión de Cultura del Partido Socialista Obrero Español considera, por su parte, que «es urgente

definir con carácter general una política del libro qoe se articule de forma coherente en el conjunto de la

política cultural del país y de eu política económica» y señala que es «absolutamente necesaria» la

intervención de la Administración «en lu elaboración y puesta en práctica de una real politica librera,

basada siempre en principios de descentralización, coordinación y concertación».

Y añaden que la propuesta del P.S.O.E. en el Parlamento, cuando la presentación del Presupuesto, incluía

«la adquisición masiva de libros para bibliotecas públicas y la creación y consiguiente dotación para

ellas», con lo que «se intentaba no solamente terminar con el enorme retraso existente en este campo,

respecto de países de similares características, sino que también habría supuesto una enorme inyección

económica para la producción editorial española». En este sentido, la Comisión de Cultura del PSOE

califica de «desastrosa sln paliativos» la situación actual en lo que se refiere a difusión de la lectura.

Asimismo, apuntan como necesaria la «potenciación y defensa del pluralismo en ei campo editorial y la

creación de una tupida red de librerías profesionales en todo el país», así como la diverslfícacIón de

mercados.

En lo que respecta a los aspectos asociativos profesionales, el P. S. O. E. considera necesario, en primer

término, descentralizar, labor pana la que el I. N. L. E., una vez reestructurado, podría constituir un marco

adecuado, en el que la concertación y la coordinación fueran la regla. Esa reorganización del I. N. L. E.

debe mantener su carácter de organismo autónomo especial y en él debería preverse de alguna manera «la

representación efectiva de organismos como el Ministro de Comercio.

el Centro Iberoamericano de Cooperación y otros».

A. P.: EL PROBLEMA ESTA EN LA ESCUELA

Manuel Fraga Iribarne, secretarlo general de Alianza Popular, apunta oamo fundamental Que «desde loe

primeros años de su vida se le fomente al ciudadano español el interés por la lectura, el deseo d» estar

bien informado y documentado» y para ello señala como responsables las enseñanzas secundaria y

primaría, que «han 4e formar un gusto literario uoa criterio diferencíador entre lo que es literatura y lo

que no lo es». Porque —dice— «siempre habra dos clases de libros: el bien escrito y el mal escrito».

Tras señalar que el libro tiene una triple dimensión formativa, informativa y de evasión y que «todo libro

que cumpla alguna de estas tres funciones es digno da respeto y promoción», Fraga Iribarne se reitere a la

necesidad de defender los nuevos valores de las Letras españolas para lo cual sería necesario «que se

arbitrasen medios para que estos autores españoles sue realmente valen puedan publicar sus libros, y» que

esto redundaría en beneficio del pais y de los lectores».

Apunta también como necesarias una política de difusión del libro suficientemente amplia y el fomento

de la creación de nuevas bibliotecas públicas, la concesión de subvenciones a centros públicos y privados

para la adquisición de libros y ei estudio de unos canales de financiación que permitan a las librerías dar

amplias facilidades de pago a sus clientes.

P. C. E.: LLEVAR EL LIBRO A LAS MASAS

José Sandoval. presidente de la Comíslon d* Cultura del P. C. E. señala que «no esdste objetivo más

importante dentro de te política comunista del libro que el de llevar éste a las grandes masas trabajadoras

de 1» ciudad y del campo», lo cual —dtce— plantea cuestiones relativas a lo» canales de distribución, los

precios y la protección estatal a los gremios, bibliotecas, autores y traductores de libros».

Por lo que respecta a «las tendencias monopolistas que ya apuntan en la industria editorial», José

Sandoval señala que la respuesta ha de buscarse «en la difusión directa del libro entre aquellos sectores

populares que pugnan, cada vez con mayor denuedo, por el acceso a la cultura y la participación en la

organización d* la cultura».

Tras hacer constar «la Indiferencia cosa que el Estado asiste hoy a la accidentada navegación de editores

y libreros», el présidente de la Comisión de Cultura del P. C, E. considera necesario que las librerías, dada

la misión que realizan, gocen da wva bonificación del impuesto de radicación y apertura y exención

absoluta de cargas fiscales para las iniciativas de difusión del libro organizadas por los gremios.

Asimismo, considera necesaria una política de protección a ios autores y que las bibliotecas se conviertan

en auténticas difusoras del libro. Señala que la Biblioteca Nacional de - Madrid debería destinarse a

investigadores y postgraduados y se muestra partidario de la creación de las Bibliotecas Nacionales de

Cataluña, Euzkadi y Galicia.

C.D. C.: DESCENTRALIZACIÓN CULTURAL

J. M. Ainaud de Lasarte, del Consell Nacional de «Convergencia Democrácia de Catalunya», señala que

su partido, al ser interclasista, «defiende la pluralidad de opciones culturales» y se pronuncia por la

desaparición de «todas las medidas de censura previa que dificultan la libertad de creación propia del

hombre».

En este sentido. C, D. C. considera qWe «deben regularse los derechos de los autores, traductores,

editores, distribuidores. Impresores, libreros y todas cuantas personas intervienen, en el proceso de

producción y venta del libro».

 

< Volver