Autor: Montánchez, Enrique. 
 28-O Terceras elecciones generales. La hora de votar. Política exterior. 
 La OTAN enfrenta a derecha e izquierda     
 
 Diario 16.    28/10/1982.  Página: VI. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La OTAN enfrenta a derecha e izquierda

La integración de España en la estructura militar occidental que es la OTAN, la relación bilateral con

Estados Unidos, la adhesión al Mercado Común y la reivindicación sobre Gibraltar constituyen en las

elecciones generales de 1982 la punta de lanza de la política exterior española.

Sobre estos temas ha centrado Diario 16 el análisis comparativo de los programas de política exterior de

los cinco grandes partidos.

Izquierda y derecha se encuentran enfrentadas en torno a la OTAN. Para socialistas y comunistas, la

OTAN, exponente de la política de bloques surgida al término de la segunda guerra mundial con su

homólogo el Pacto de Varsovia, no aporta ningún elemento para la defensa de nuestra nación.

El PCE, «n paso más adelante, critica a la OTAN desde la necesidad de disolución de los bloques

militares. El PSOE, sin embargo, no está en contra de la Alianza Atlántica como tal, sino de la

pertenencia de España a un aparato militar que —asegura— aumenta los riesgos de nuestro país ante un

conflicto.

El CDS de Suárez mantiene un difícil equilibrio. Está a favor de la OTAN, pero no en cómo hemos sido

integrados en la Organización. Solicita un debate parlamentario.

UCD y AP defienden la OTAN

argumentando que España es Occidente y hay que jugar dentro de las coordenadas occidentales, puesto

que el mundo está dividido en dos bloques. Si España ha de incorporarse al carro europeo debe hacerlo

participando en todas sus instituciones. Mantienen, igualmente, que debe proseguir la incorporación a la

estructura militar de la organización, pero AP matiza que ha de negociarse con calma para que las FAS no

vean limitada su soberanía en el reparto de mandos europeos. El PSOE anuncia que paralizará de

inmediato esta negociación en tanto convoca un referéndum nacional para que el pueblo español decida si

se ha de seguir o no en la OTAN.

En la difícil interacción de las alianzas multares que rigen el mundo actual, la izquierda española ha sido

consciente de que no podía ir a por todas. Ni socialistas ni comunistas han hecho bandera de los acuerdos

militares con Estados Unidos. Al «no» a la OTAN, se contrapone el «sí» con matices a las bases

norteamericanas en suelo español. Únicamente el PSOE es partidario de renegociar los nuevos acuerdos

con Estados Unidos, al considerar que han sido pactados por UCD en el marco de la OTAN.

Sobre el Mercado Común, todos en cierta medida —menos, naturalmente, UCD— coinciden en que hay

que cambiar la estrategia negociadora y replantearla desde una postura de fuerza, sin debilidad y sin

complejos de inferioridad. Únicamente el PCE se atreve a fijar un calendario —adhesión el 1 de enero de

1984—, pero en el fondo de los programas subyace el desatiento a un tema que se sabe espinoso y de

compleja salida. El PSOE, que conoce el problema que se le viene encima, se ha curado en salud y afirma

que el Mercado Común no será cuestión prioritaria ni obsesiva de su política exterior.

Sobre Gibraltar sólo repetir lo ya conocido: es el único tema en el que están de acuerdo derechas e

izquierdas. Todos reivindican la devolución de Gibraltar.

 

< Volver