Sondeo Electoral. Sondeo Electoral de Sofemasa para El País. 
 Probable mayoría absoluta del PSOE y confirmación de AP como segunda fuerza parlamentaria de España     
 
 El País.    22/10/1982.  Página: 1-7. Páginas: 7. Párrafos: 117. 

EL PAIS, viernes 22 de octubre de 1982

SONDEO ELECTORAL /1

Sondeo electoral de Sofemasa para EL PAÍS

Probable mayoría absoluta del PSOE y confirmación de AP como segunda fuerza parlamentaria de

España

£1 Partido Socialista Obrero Español (PSOE) obtendrá una amplia mayoría en el próximo Congreso de

los Diputados, con más de doscientos escaños (entre 193 y 217) frente a un centenar (entre 87 y 107) de

su inmediato seguidor, Alianza Popular (AP), si se confirman las previsiones del sondeo electoral

realizado por Sofemasa para EL PAÍS. Según dicha encuesta, realizada en todo el territorio español a

través de 18.255 entrevistas, la bi-polarización política se concentrará en las dos formaciones

mencionadas. Alianza Popular multiplica por diez los escaños conseguidos en las elecciones legislativas

de 1979, mientras el Partido Socialista avanza sustan-cialmente respecto a sus resultados de los comicios

anteriores. En general, el mapa político de España parece a punto de sufrir transformaciones sustanciales

respecto al que ha regido el período de transición a la democracia.

De confirmarse los datos de este sondeo, el próximo Congreso de diputados contaría sólo con cuatro

grupos parlamentarios seguros, los del PSOE, Alianza Popular y los partidos nacionalistas vasco y

catalán; los dos primeros tendrían derecho a grupo parlamentario por sobrepasar holgadamente el mínimo

previsto para ello (quince diputados) y los otros dos por la obtención de un mínimo de cinco diputados y

más del 15 % de los votos emitidos en las provincias donde se presentan. De acuerdo con los datos de la

encuesta, existe la posibilidad de que UCD y PCE obtengan también grupo parlamentario, debido a que el

actual reglamento del Congreso permite hacerlo a los partidos que, teniendo al menos 5 diputados, logren

al menos el 5 % de los votos emitidos a nivel nacional. Todo ello en el supuesto de que el voto real se

aproxime a las declaraciones recogidas por esta encuesta unos días de la votación.

Doce miembros del actual Gobierno tienen so escaño en el aire

El partido del gobierno (UCD) obtendría de siete a doce diputados, lo que supondría un gran desastre

respecto a los resultados logrados en las elecciones del 1 de marzo de 1979. De las nuevas Cortes podrían

estar ausentes, según la encuesta, el presidente del partido y candidato número uno por Madrid, Landelino

Lavilla, y el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, que le acompaña en segundo lugar en la

candidatura madrileña de UCD, así como buena parte de sus actuales ministros.

En total, hasta doce miembros del actual Gobierno podrían quedar fuera de las próximas Cortes. Además

de su presidente, esta circunstancia recaería en Ignacio Bayón (Industria), Alberto Oliart (Defensa),

Manuel Núñez (Sanidad y Consumo), Juan José Rosón (Interior), José Pedro Pérez Llorca (Asuntos

Exteriores), Pío Cabanillas (Justicia), Matías Rodríguez Inciarte (Presidencia), Jaime García Añoveros

(Hacienda), Soledad Becerril (Cultura), Luis Ortiz (Obras Públicas) y Luis Gamir (Transportes).

La relación de personalidades de UCD con escaño dudoso o prácticamente perdido se completa con los

nombres de Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrona (adjunto al presidente del partido), Jaime Lamo

(portavoz parlamentario de UCD), Cecilio Valverde (presidente del Senado en la pasada legislatura),

Iñigo Cavero (secretario general de UCD), Félix Manuel Pérez Miyares (ex delegado del Gobierno en

Andalucía, que,dimitió para presentarse a estas elecciones), Fernando Abril Martorell (presidente de la

UCD valenciana y ex vicepresidente del Gobierno), Rodolfo Martín Villa (secretario de Organización de

UCD y ex ministro), Salvador Sánchez Terán (presidente de la Telefónica y ex ministro), Enrique de la

Mata (presidente de la Cruz Roja Internacional), Gabriel Cis-neros (ex diputado centrista, uno de los

ponentes de la Constitución) y una larga lista de personas que han ocupado relevantes puestos de la vida

nacional en el período de transición a la democracia.

Esta virtual desaparición del que hasta ahora era el partido del gobierno no es compensada por un

crecimiento significativo del grupo político formado por Adolfo Suárez, el Centro Democrático y Social

(CDS), que tendría sólo 465 diputados, de ellos dos por Barcelona, uno por Avila y uno por Madrid. Este

último es el propio Adolfo Suárez. Mucho más difícil parece la elección de su segundo en la lista

madrileña, Rafael Calvo Ortega, antiguo ministro de los gobiernos de Suárez. Federico Ysart, Abel

Hernández, Alberto Aza, Jo-sep Meliá, son otros tantos candidatos del CDS que van a tener grandes

dificultades para obtener acta de diputado.

El Partido Comunista obtendría de 8 a 11 diputados. Simón Sánchez Montero o Eulalia Vintró son

nombres muy dudosos entre los candidatos comunistas con alguna posibilidad de obtención de escaño. En

otras áreas políticas, Blas Pinar, diputado de Unión Nacional en la pasada legislatura, parece difícil que

logre renovar su escaño, mientras Antonio Tejero carece de toda posibilidad, según el sondeo. Al otro

extremo del arco político, Fernando Sagaseta, ex diputado de Unión del Pueblo Canario, parece que no

volverá al Congreso de diputados.

En cuanto a las fuerzas políticas de carácter nacionalista, Convergencia i Unió, de Cataluña, tendría 809

escaños en el nuevo Congreso, y el Partido Nacionalista Vasco, de Euskadi, de 8 a 10. En el País Vasco

se observa un alza del voto nacionalista; Herri Batasuna mejora sus posiciones y podría ob tener hasta 405

diputados, y Eus-kadiko Eskerra subiría a tres.

Sólo otras dos formaciones de carácter nacionalista o regionalis-ta tendrían representación parlamentaria,

según la encuesta: Esquerra Republicana de Cataluña, con un diputado, y la coalición derechista del País

Vasco (UCD más AP), que puede sacar a su número uno, Marcelino Oreja. El Partido Socialista de

Andalucía (PSA), que obtuvo magníficos resultados en 1979, confirma ahora su hundimiento de los

comicios autonómicos de la pasada primavera.

Sorprendente Senado

En lo que se refiere al Senado la presencia mayoritaria del PSOE es también abrumadora con más de 130

senadores, frente a medio centenar de AP. Las otras formaciones representadas en la Cámara Alta son,

según la encuesta, el PNV (nueve), Herri Batasuna (dos), Convergencia-Esquerra de Cataluña (cuatro),

UCD (dos), Partido nacionalista ceutí (uno) y Partido Comunista de España (uno). Estos datos deben

tomarse con las reservas propias de la indeterminación en la intención de voto al Senado, mucho más

acusada en el conjunto del electorado que la referida al Congreso de diputados, dato este siempre con-

firmado a lo largo de las sucesivas elecciones democráticas.

El nivel de abstención sería relativamente bajo, pues cerca del 80% del censo se muestra dispuesto a

acudir a las urnas. No obstante, es probable que esta intención de voto sea en la realidad menor, pues a la

abstención voluntaria es preciso añadir la técnica (personas que no pueden votar por enfermedad,

dificultad de comunicaciones en caso de mal tiempo, etc). El crecimiento de la abstención y la actitud de

los indecisos —un 14%— es lo que más puede incidir en la modificación de las previsiones.

Una de las preguntas planteadas a los encuestados no hacía referencia a su voto, sino a sus preferencias

personales sobre el futuro presidente del Gobierno. El 44,4 % mencionó a Felipe González. A gran

distancia de este último se encuentra Manuel Fraga Iribarne, citado por el 22,7 % de los encuestados.

En tercer lugar aparece el ex presidente Adolfo Suárez, mencionado por el 6,2 % de las personas

consultadas, seguido inmediatamente por Landelino Lavilla (4,6%) y Santiago Carrillo (4,5%). La

pregunta se hizo presentando a los encuestados las fotografías de estos cinco dirigentes políticos. El 8,8 %

dijo que no prefería a ninguno de ellos o se inclinaba por otros nombres, y el 3,9 % se mostró indiferente

hacia cualquiera de ellos. Finalmente, el 4,9 % no contestó a esta pregunta.

Presentamos en estas páginas un resumen de los datos facilitados por el sondeo de Sofemasa, clasificados

por provincias y agrupadas estas últimas por comunidades autónomas. Cada cuadro provincial incluye

datos sobre participación prevista, intención de voto a los principales partidos y estimación de escaños

posibles a partir de aquéllos. Cada cuadro se complementa con los datos sobre diputados logrados por las

diferentes opciones que se presentaron a las elecciones legislativas del 1 de marzo de 1979. En lo que se

refiere al Senado, se ofrecen los nombres de candidatos con mayores probabilidades de obtener acta el

próximo 28 de octubre; cabe advertir que en casi todas las circunscripciones se elige un máximo de cuatro

senadores, pero la mayor fluidez e inseguridad del voto a esta Cámara ha aconsejado incluir más nombres

de candidatos de los que elegirá cada provincia.

GALICIA

En Galicia, junto a la decisión firme del 75% del electorado de acudir a las urnas, la encuesta pone de

manifiesto un fuerte descenso de Unión de Centro Democrático, que tenía diecisiete diputados en la

pasada legislatura y parece en camino de obtener sólo dos en la próxima, así como la importante

ascensión de Alianza Popular, que puede triplicar los escaños obtenidos en 1979 (pasaría de cuatro a doce

diputados), y en menor medida del PSOE, que duplicaría los resultados obtenidos en las anteriores

elecciones (puede pasar de seis a trece diputados).

Una vez más, parece difícil que las formaciones nacionalistas gallegas continúan obtengan el número de

votos suficiente para lograr su acceso al Congreso. El CDS de Adolfo Suárez tampoco obtendría

representación parlamentaria por Galicia, siempre según esta encuesta.

En lo que se refiere al Senado, todo parece indicar que socialistas y aliancistas se repartirán los puestos en

disputa. La encuesta apunta un mayor éxito del PSOE en este terreno, si bien la fluidez e inseguridad de la

intención de voto en el caso de la Cámara alta impide un pronóstico claro.

Las elecciones del 28 de octubre, a juzgar por las previsiones, pueden suponer la consolidación del éxito

obtenido por Alianza Popular en los comicios autonómicos y un importante incremento de la fuerza de los

socialistas en aquellas provincias. Por provincias, en La Coruña puede producirse una hegemonía

compartida de AP y PSOE (entre tres y cuatro diputados por formación), al igual que en Lugo (de dos a

tres diputados por formación). En Pontevedra puede imponerse el PSOE, y en Orense AP.

Respecto al hundimiento de Unión de Centro Democrático, resultan sorprendentes las escasas

posibilidades del ministro Pío Cabanillas para obtener un escaño.

ASTURIAS

El PSOE obtendrá en la circunscripción de Asturias, y con holgura, la mayoría absoluta dé los escaños del

Congreso por esta provincia: entre seis y siete, del total de diez en disputa. En esta provincia quedarían

excluidas de las Cortes las candidaturas de UCD y del CDS, que encabezan el ministro de la Presidencia,

Matías Rodríguez Inciarte, y el ex presidente de Renfe, Alejandro Rebollo, respectivamente.

Otra previsión a destacar es el mantenimiento de los resultados del PCE de 1979, es decir, del escaño del

Congreso que entonces obtuvo este partido, para Horacio Fernández Inguanzo. Las fuerzas a la derecha

del PSOE, que en las pasadas elecciones estaban mayoritariamente representadas por UCD, con los

mismos cuatro escaños que el PSOE, pasarían a estar representadas únicamente por la coalición AP-PDP,

que puede obtener entre dos y tres puestos.

Los socialistas obtendrían tres senadores, y el cuarto sería de AP.

I PAÍS VASCO

En el País Vasco, a juzgar por los resultados de la encuesta, puede producirse un avance de las fuerzas

nacionalistas, especialmente Euskadiko Esquerra y Herri Batasuna, una fuerte caída de UCD y el

mantenimiento en sus actuales niveles de representación del PNV y del PSOE.

Una de las notas más destacadas es la caída de UCD, que en las elecciones de 1979 había conseguido

cinco escaños al Congreso (dos en Vizcaya, dos en Álava y uno en Guipúzcoa), y que en los comicios del

día 28 puede lograr exclusivamente, aún presentándose en coalición con Alianza Popular y el Partido

Demócrata Liberal, un solo escaño: el correspondiente a Marcelino Oreja, ex ministro y ex delegado del

Gobierno en aquella comunidad autónoma.

El segundo rasgo más importante de los desvelados por la encuesta es el relativo a Euskadiko Esquerra.

Este partido, que en los últimos meses integró a buena parte de los militantes del Partido Comunista de

Euskadi y fue mediador en las negociaciones entre el Gobierno central y una rama de ETA político-

militar, que finalmente abandonó las armas, puede conseguir tres escaños en la próxima legislatura. En la

actualidad estaba representado exclusivamente por el diputado Juan María Bandrés.

La coalición Herri Batasuna, cuya alternativa KAS es compartida por la organización terrorista ETA

Militar, puede incrementar en uno o dos escaños los tres conseguidos en las elecciones de 1979. Esta

coalición se negó a acudir al Congreso durante la última legislatura.

El Partido Nacionalista Vasco, con responsabilidades de gobierno en la comunidad autónoma,

experimenta una ligera tendencia al crecimiento, pudiendo incrmentar los siete escaños conseguidos en

1979 con una o dos actas más.

El PSOE, que fue el partido mayoritario en el País Vasco en los primeros años de la transición política y

sufrió una importante caída en su representatividad en las elecciones de 1979, puede conservar en los

comicios del día 28 el número de escaños (cinco) que tenía en la última legislatura.

Por provincias, destacan los cambios producidos en Vizcaya, donde Euskadiko Esquerra puede hacerse

con los dos escaños conseguidos por UCD en las últimas elecciones. PNV, PSOE y H B conservan en

principio los niveles de representatividad obtenidos en esta provincia en 1979. De los cinco senadores

vizcaínos, tres pueden corresponder al PNV y dos a H B. En Álava, el PNV puede hacerse con uno de los

dos escaños que UCD tenía en la pasada legislatura y conseguir tres de los cinco puestos en litigio para el

Senado (los otros dos pueden corresponder al PSOE). En Guipúzcoa, en líneas generales, pueden

mantenerse los resultados de la anterior legislatura, con excepción del escaño que puede perder UCD y

que podría ir a parar al PARTIDO Nacionalista Vasco o a Euskadiko Ezquerra.

NAVARRA

La sustitución de UCD por el PSOE, como fuerza mayoritaria en esta región, y el crecimiento electoral de

la coalición radical vasca Herri Batasuna, que por primera vez puede conseguir un escaño per esta provin-

cia, son los datos más reveladores de la encuesta con respecto a Navarra.

Unión de Centro Democrático perderá probablemente los tres diputados con los que contaba en la pasada

legislatura por esta circunscripción, mientras que el PSOE ganará dos de los escaños perdidos por los

centristas y se conviertirá, con tres diputados, en la principal fuerza política de Navarra. Alianza Popular,

al contrario que en otras regiones, no se beneficia en esta provincia del descalabro de UCD. El partido de

Fraga, que se presenta coaligado a Unión del Pueblo Navarro, puede que sólo alcance el escaño

conseguido ya por éste último partido regional en las elecciones del 79.

ARAGÓN

La ausencia en la próxima legislatura del ex ministro centrista y presidente de la Cruz Roja Internacional,

Enrique de la Mata Gorostizaga, y la bipolarización total de las intenciones de voto hacia e! PSOE y AP

—únicos grupos que obtendrán escaño en las tres provincias aragonesas— son las conclusiones más

relevantes de las previsiones del sondeo de Sofemasa para Aragón. Así, los socialistas aparecen, según los

resultados de la encuesta, como los grandes vencedores de la contienda electoral, al pasar de cinco

diputados, en 1979, a nueve, tres años después.

Alianza Popular, que se reparte, junto con los socialistas, los ocho escaños que UCD consiguió en 1979,

pasa de esta forma a ser la segunda y última fuerza política con representación parlamentaria en Aragón,

con cinco diputados. Unión de Centro Democrático, por tanto, no consigue mantener ninguno de los

escaños con que contó en la anterior legislatura.

Como nota a destacar, la presentación de AP en coalición no sólo con el Partido Demócrata Popular de

Osear Alzaga, sino también con el Partido Aragonés Regionalista —cuya cabeza visible, Hipólito Gómez

de las Roces, consiguió el escaño en 1979 y lo obtendrá ahora, según la encuesta—. Por lo demás, las

previsiones para la Cámara Alta coinciden plenamente con las referentes al Congreso, ya que el Partido

Socialista Obrero Español conseguirá la mayoría, aunque Alianza Popular dispondrá también de

representación en el Senado.

RIOJA

Unión de Centro Democrático, que en la legislatura disuelta tenía la representación de tres de los cuatro

escaños correspondientes a La Rioja, puede convertirse el día 28 en un partido extraparlamentario en esta

región.

El PSOE, que en las elecciones de 1979 sólo había conseguido un escaño por esta circunscripción, parece

tener dos escaños seguros y se disputa un tercero con Alianza Popular. El partido de Manuel Fraga, que

no contaba con representación alguna por Logroño, puede conseguir otro escaño más además del que está

en disputa con los socialistas, según la encuesta.

Para el Senado, el Partido Socialista Obrero Español parece capaz de obtener tres de los cuatro escaños en

disputa, quedando el último para Alianza Popular. En las fechas en que se realizó la encuesta, el 78,7% de

los electores riojanos tenía ya decidido el voto.

PAIS VALENCIANO

Relevantes personalidades de la política de la transición, como Fernando Abril Martorell, Jaime Lamo de

Espinosa, Luis Gamir o Manuel Jiménez de Parga (actualmente en el CDS), pueden estar ausentes en la

próxima legislatura. Unión de Centro Democrático, partido en el que han militado todos ellos, puede

convertirse el día 28 de octubre en extraparlamentario en el País Valenciano, a los tres años de haber sido

la principal fuerza política, con catorce diputados, de la región. El sondeo tan sólo da alguna posibilidad

al número uno por Castellón, Jaime Lamo de Espinosa, aunque su escaño aparece muy disputado por el

PSOE.

Los socialistas pueden llegar a alcanzar entre 19 y 21 escaños de los 29 que se eligen por las tres

provincias valencianas (en la anterior legislatura contaban con doce diputados). Alianza Popular, que no

alcanzaba ninguna representación en el 79, contará en el próximo Congreso con 6 u 8 diputados,

El PCE pierde también un escaño seguro, el obtenido por Pilar Brabo en Alicante la legislatura pasada, y

probablemente otro en Valencia. Obtendrá por tanto un mínimo de un escaño y un máximo de dos. El

Centro Democrático y Social de Suarez tampoco consigue en esta región ningún diputado.

Nueve de los doce escaños al Senado por estas tres provincias irán a parar, según la encuesta, al PSOE.

Los tres restantes, uno por provincia, serán ganados por hombres de Alianza Popular.

Cerca del 80% de los electores valencianos tenían ya decidido el voto en las fechas en que se realizó la

encuesta. E! mayor porcentaje de indecisos correspondía a la provincia de Valencia.

CANTABRIA

El Partido Socialista Obrero Español, segunda fuerza en Cantabria en las elecciones de 1979, puede

conseguir tres escaños al Congreso en las elecciones del día 28 y convertirse en la principal fuerza

política de esta provincia.

Unión de Centro Democrático, que contaba en el Parlamento recientemente disuleto con tres diputados

por Santander, va a ceder parte de su representación a Alianza Popular, que era extrapailamentaria en esta

región y puede obtener dos escaños en estas elecciones. El tercer escaño a perder por los centristas, según

la encuesta, va a ir a parar al PSOE. Los socialistas contaban solo con dos diputados en la pasada

legislatura.

Por lo que respecta al Senado, tres de las cuatro actas correspondientes a Cantabria pueden llegar a manos

socialistas y la cuarta a un representante de! partido de Fraga.

Los centristas van a conseguir alrededor del 6% de los votos de los electores santanderinos en el caso de

UCD y en torno al 3% en el caso del CDS de Adolfo Suarez. El PCE, por su parte, puede conseguir e! 5%

de los votos de esta región.

MURCIA

UCD compartía con el PSOE, al 50%, la representación de ios electores murcianos en la anterior

legislatura para el Congreso. El día 28, el hasta .ihora partido en el gobierno puede convertirse en grupo

extraparl amentarlo en esta circunscripción.

Los cuatro escaños centristas probablemente serán recogidos en herencia por Alianza Popular, que de

tener nula representación en Murcia puede pasar a ostentar tres diputados por esta provincia. Los socia-

listas, por su parte, pueden conseguir el cuarto escaño perdido por los centristas y constituirse con cinco

diputados y más del 40% de los votos en la primera fuerza política de Murcia.

Por lo que respecta al Senado, tres de los cuatro escaños pueden corresponder también a los socialistas y

el cuarto y último a Alianza Popular.

MADRID

La previsión de que ni el presidente de UCD, Landelino Lavilla, ni el actual jefe del Gobierno, Leopoldo

Calvo Sotelo —y menos aún e! ministro de! Interior, Juan José Rosón— serán elegidos diputados en los

próximos comicios. Este es el dato más destacado que ofrece el sondeo de Sofemasa para la

circunscripción electoral de Madrid. En cambio, varios antiguos diputados de UCD saldrían electos en las

listas de otros partidos: Alianza Popular, PSOE y Centro Democrático y Social. La abstención prevista es

relativamente baja.

El sondeo arroja como resultado que UCD tiene un voto decidido de sólo el 1,9% de los electores, aunque

si se le añade la previsible tendencia de indecisos capaces de inclinarse finalmente por UCD pueden

incrementar este porcentaje. El partido actualmente en el Gobierno obtuvo en 1979 doce escaños en

Madrid, la misma cifra que el PSOE.

Si se confirmara este catastrófico resultado supondría la eliminación de las Cortes de los principales

dirigentes del partido centrista, empezando por su propio presidente, Lavilla —que encabeza la lista—, el

del Gobierno, y los ministros del Interior, Juan José Rosón, y de Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez

Llorca, todos ellos candidatos en la lista madrileña de UCD.

En cambio, según los resultados previstos en el sondeo, al menos cuatro personas que fueron elegidas en

las listas de UCD en 1979 saldrían ahora electas en la candidatura de la coalición de Alianza Popular y el

Partido Demócrata Popular, formado con escindidos de UCD, con Osear Alzaga a la cabeza. Estos

diputados serían el propio Alzaga, José Luis Alvarez, José Luis Ruiz Navarro y Miguel Herrero

Rodríguez de Miñón. Mientras este último es miembro de AP, los otros tres son del PDP.

También saldría elegido diputado por Madrid en las listas de AP, según la encuesta, el dirigente

empresarial Javier González Estéfani, que hasta su inclusión en la candidatura aliancista era presidente de

la patronal de la pequeña y mediana empresa, integrada en la CEOE. AP obtuvo en Madrid en 1979 tres

escaños, aunque sólo uno era propiamente de dicho partido —fue para el mismo Fraga—, ya que los otros

dos diputados fueron Alfonso Osorio y José María de Areilza, que formaron con AP la llamada Coalición

Democrática.

Dificultades para Suárez

Las previsiones tampoco son demasiado optimistas para el CDS de Adolfo Suárez, ya que señalan que

salvo el líder del partido, que encabeza la candidatura, los siguientes miembros de la candidatura tendrán

muchos problemas para obtener su escaño. En principio, el número dos de la candidatura del CDS, el

antiguo secretario general de UCD Rafael Calvo Ortega, no obtendría acta de diputado. En todo caso, se

estima para el CDS un mayor porcentaje de voto en Madrid que para el partido del Gobierno.

El PCE tiene un voto decidido equivalente al 6,7% de los votantes, que aplicando la proyección

correspondiente a la tendencia puede incrementarse muy ligeramente. Ello le permitiría mantener sus

posiciones en la provincia madrileña, asegurando los escaños de Santiago Carrillo y Nicolás Sarto-rius, y

seguramente perderá un puesto, al menos, con respecto a los cuatro que obtuvo en 1979. En 1977 su

resultado fue de tres escaños por esta circunscripción.

El PSOE parece capaz de obtener la mayoría absoluta de los escafios en Madrid. El último de la lista con

escaño prácticamente asegurado, según la encuesta, sería Carlos Alberto Dávila Sánchez, que ocupa el

número 18, pero parece posible que obtenga aún más actas por Madrid. En esta lista sale elegido, en el

puesto tercero, e! también antiguo dirigente de UCD Francisco Fernández Ordóñez, ahora líder del

Partido de Acción Democrática, cuyos candidatos forman parte de las candidaturas del PSOE.

Otro dato de importancia es que el líder de Fuerza Nueva, Blas Pinar, no saldría elegido, con lo que este

partido desparecería del Parlamento. Tampoco parecen existir muchas posibilidades para Antonio Tejero,

candidato de Solidaridad Española.

En cuanto al Senado, la previsión es que el PSOE obtendrá escaños para sus tres candidatos, mientras e)

cuarto quedará para uno de los de la coalición AP Partido Demócrata Popular. En principio, el candidato

mejor colocado de este grupo sería e! ex acalde de Madrid Juan de Arespacochaga.

También, refiriéndonos de nuevo al Congreso de los Diputados, cabe anotar que según la encuesta de

Sofemasa no tienen posibilidad de obtener escaño los grupos que ya venían siendo extraparlamentarios de

la izquierda radical, ni incluso con las coaliciones que se han formado entre la Liga Comunista

Revolucionaria, el Movimiento Comunista y el Sindicato Unitario.

CATALUÑA

Unión de Centro Democrático, que por sorprendente que parezca ahora fue la segunda fuerza política en

Cataluña en las elecciones de 1979 (por detrás del PSC-PSOE y por delante de Convergencia i Unió),

puede quedar convertido en un partido minoritario —con tan solo dos diputados— en las elecciones del

próximo día 28. Los comunistas catalanes del Partido Socialista Unificado de Catalunya acompañan a los

centristas en la caída.

El PSUC, núcleo fundamental del Grupo Parlamentario Comunista en el Congreso durante la pasada

legislatura, puede ver reducida su representación a la mitad en el Parlamento del Estado. Las tensiones

internas entre los comunistas catalanes, que se decantaron hace meses en la escisión de un importante

colectivo de leninistas que formó su propio partido y concurre a las próximas elecciones, junto a la

generalizada pérdida de atractivo electoral del PCE en el conjunto de España, pueden haber incidido en

este previsible derrumbamiento del PSUC.

Unión de Centro Democrático, que en las elecciones autonómicas ya había sufrido un importante

retroceso en Cataluña, puede pasar en las próximas elecciones de los doce diputados que tu-´o en la

legislatura anterior a tan sólo dos.

Los nacionalistas de Convergencia i Unió, que ostentan en Cataluña las principales responsabilidades de

Gobierno, parece que no van a confirmar el día 28 los magníficos resultados que les dieron el control de

la Generalitat en las elecciones al Parlamento de Cataluña. Según el sondeo, sus expectativas de voto son

iguales o ligeramente superiores a los resultados que obtuvieron en las elecciones legislativas de 1979.

El PSC-PSOE, por el contrario, parece mejorar sensiblemente los resultados obtenidos en las anteriores

elecciones legislativas y en las pasadas elecciones autonómicas. Cerca de la mitad de los diputados

catalanes al Parlamento del Estado pueden pertenecer a las listas socialistas.

Alianza Popular, que prácticamente no tenía representación por Cataluña (un solo escaño en la última

legislatura), crece espectacularmente y parece capaz de disputar a Convergencia i Unió el título de

segunda formación política en Cataluña.

Los nacionalistas de Esquerra Republicana pueden conservar su misma representación parlamentaria de la

pasada legislatura, en lo que se refiere al Congreso; pero su representación en el Senado podría ser más

importante, merced a la coalición electoral con Convergencia i Unió para esta Cámara.

En Barcelona, la fuerza del PSOE-PSC se traduciría, según la encuesta, en quince o dieciséis escaños

sobre los 33 en disputa, repartiéndose el resto entre Alianza Popular (cinco o seis escaños), Convergencia

i Unió (cuatro o cinco parlamentarios), PSUC (tres o cuatro), Centro Democrático y Social (dos o tres),

UCD (2) y ERC (uno). Destacan, en esta provincia, las favorables perspectivas del partido de Adolfo

Suárez.

Los socialistas pueden conseguir, también, tres de los cinco escaños al Congreso por Tarragona, dos de

los cuatro por Lérida, y entre dos y tres de los cinco correspondientes a Gerona.

Por lo que se refiere al Senado, ios socialistas pueden obtener, en cada una de las cuatro provincias, tres

de los cuatro escaños en disputa de forma clara (salen en las tres primeras posiciones).

En lo que se refiere a personalidades políticas, destaca la posible ausencia, en el Parlamento que se

constituya, de la diputada del PSUC Eulalia Vintró, la incorporación al Congreso del procurador en

Cortes del antiguo régimen Eduardo Tarragona, la casi segura presencia —más incluso que la de su actual

líder, Adolfo Suárez— del ex diputado de Coalición Democrática, Antonio Se-nillosa, y la elección del ex

ministro centrista y ex presidente de empresa pública, Eduardo Punset, en las filas de Convergencia i

Unió.

En las fechas en que se realizó la encuesta, alredor del 75% de los electores catalanes tenía ya decidida la

opción que votará el próximo día 28 de octubre. Esta declaración de intención de voto oscila entre el 81%

registrado en Lérida y el 69% constatado en Barcelona.

ANDALUCÍA

La desaparición del PSA, el único que se manifiesta como nacionalista en la región, y el hundimiento de

UCD a favor de AP, que en 1979 fue un partido extraparlamentario en Andalucía, son las notas más

destacadas de las previsiones del sondeo Sofemasa para el conjunto de estas ocho provincias. Quedan

excluidos del Congreso tres miembros del Gobierno: Juan Antonio García Diez, Jaime García Añoveros y

Soledad Be-cerril. También se registra un notable hundimiento del PCE.

Mientras en las pasadas elecciones legislativas el actual partido en el Gobierno y los socialistas empataron

en número de escaños, 23, y sólo dejaban otros siete al PCE y cinco al PSA, en los comicios del próximo

día 28, UCD puede ver reducida su representación andaluza a un puesto en el Congreso, concretamente

por la provincia de Jaén, precisamente aquella por la que el actual presidente centrista, Landelino Lavilla,

fue elegido en 1979 como número uno de la lista.

En cambio, el descalabro centrista sería significativo en provincias como Almería, que en el pasado fue la

de mayor hegemonía del centrismo, o Sevilla y Cádiz, donde presenta candidaturas de tanto peso como

las encabezadas por el ministro de Hacienda, Jaime García Añoveros, la ministra de Cultura, Soledad

Becerril, y el vicepresidente del Gobierno para asuntos económicos, Juan Antonio García Díez,

respectivamente. Otra importante personalidad de UCD que queda excluida, según la encuesta, es el hasta

ahora presidente del Senado, Cecilio Valverde, que en esta ocasión encabeza la lista de los centristas por

Córdoba. La mayoría de los escaños que antes fueron de UCD irían a parar, según las previsiones de la

encuesta, a AP, que puede obtener entre trece y dieciséis escaños. Este partido no obtuvo ningún puesto

en las elecciones de 1979, en esta región, y ahora se constituiría en la segunda fuerza, muy destacada

respecto a las demás, con un mínimo de trece escaños y un máximo de dieciséis. Prácticamente,´AP y el

PSOE, que obtiene entre 40 y 44 puestos, quedarían solos como fuerzas significativas en Andalucía.

Desaparece el PSA

El PSA, que en 1979 dio la gran sorpresa obteniendo cinco escaños —dos en Sevilla, dos en Cádiz y uno

en Málaga— no conseguiría el próximo día 28 ningún puesto. Cabe recordar que en las elecciones para el

Parlamento andaluz, celebradas en mayo pasado, ya comenzó un gran declive, pues sólo obtuvo tres

escaños de la Cámara autónoma.

El PCE sufre también un notable descalabro, ya que de los siete diputados andaluces que tenía puede

quedar en uno o dos. Parece seguro que obtendrá el escaño del número uno de la candidatura por Huelva,

y está en duda si saldrá elegido el primer candidato por Sevilla.

En cuanto al Senado, los pronósticos para Andalucía siguen en general la misma tónica que en el resto de

España, es decir, tres escaños de cada provincia para el PSOE y uno para Alianza Popular.

CEUTA

Los datos de la encuesta relativos a Ceuta muestran una situación de voto todavía fluida. Todo parece

indicar que el único escaño en disputa para el Congreso se encuentra entre el PSOE y Alianza Popular,

mientras parece descartada la posibilidad de que UCD consiga de nuevo ese acta de diputado, que tenía

en la legislatura anterior. El hecho de que Ceuta elija un sólo escaño para c! Congreso convierte la

elección en un sistema mayoritario, en el caso de esta pequeña circunscripción.

Para el Senado, en que Ceuta tiene dos puestos, las principales posibilidades se encuentran entre los

candidatos del Partido Socialista Obrero Español y del Partido Nacionalista ceutí. En general, la intención

de participar en los comicios parece muy elevada en la circunscripción de Ceuta, de acuerdo con los datos

de la encuesta.

MELILLA

El Partido Socialista Obrero Español se encuentra a la cabeza de las expectativas de voto en Melilla,

según los datos aportados por el sondeo de Sofemasa. Le sigue en posibilidades Alianza Popular. El

primero de dichos partidos parece en condiciones de lograr el único escaño disponible para el Congreso y

uno de los dos para el Senado, mientras el otro acta de senador por Melilla podría recaer en un candidato

aliancista.

Estos datos confirman, al igual que en otras muchas circunscripciones españolas, la imposibilidad de que

UCD pueda renovar sus resultados electorales de 1979, en que concretamente obtuvo el puesto de dipu-

tado que elegía Melilla. Según las previsiones actuales, el candidato aliancista al Congreso, Ricardo de la

Cierva, se verá en dificultades para obtener escaño.

EXTREMADURA

Extremadura es una de las regiones en que mayor puede ser el descalabro de Unión del Centro

Democrático el próximo día 28. De ostentar siete de las doce actas al Congreso por estas provincias en la

pasada legislatura, el partido que preside Landelino Lavilla puede convertirse en extrapariamentario.

Un proceso inverso, aunque sin llegar a sustituir a UCD en el papel de primera fuerza política, es el

seguido por AP. El partido de Manuel Fraga, que no obtuvo ningún escaño por esta región en 1979, puede

alcanzar en la próxima legislatura un mínimo de cuatro y un máximo de seis diputatos.

El Partido Socialista Obrero Español, que en la anterior legislatura contaba con cinco diputados

extremeños, puede incrementar su representación por estas provincias hasta un máximo de ocho escaños y

un mínimo de seis.

La previsible gran derrotada, UCD, obtendrá alrededor del 8,5% de los vostos de esta circunscripción,

mientras que el nuevo partido de Adolfo Suárez solo conseguirá el 0,5% de los sufragios. Al PCE le

votarán aproximadamente el 2,6% de los extremeños y a Fuerza Nueva el 1%.

En Extremadura, por otra parte, perderá muy probablemente su escaño el actual ministro de Defensa,

Alberto Oliart, y tampoco saldrá elegido el hombre considerado mano derecha del actual presidente de

UCD, Ortega y Díaz Ambrona.

A la crisis generalizada de Unión de Centro Democrático en toda España, hay que añadir en el caso de

Extremadura las continuas pugnas internas que ha sufrido el partido del Gobierno en aquellas provincias a

lo largo de toda la legislatura.

Por lo que respecta al Senado, el PSOE puede hacerse con seis de los ocho escaños en disputa. Los dos

restantes pueden ir a parar a manos del partido de Manuel Fraga.

Más de un 87% de los electores extremeños tenían ya decidido el voto en las fechas en que fue realizada

esta encuesta. Los indecisos se estimaban en aquellos días en un 16,2% del electorado, mientras que un

1,1% anunciaba ya su intención de no votar.

CASTILLA-LEON

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) aparece en toda la región de Castilla-León como el gran

triunfador en las próximas elecciones del 28 de octubre, de acuerdo con el sondeo electoral de Sofema-sa.

Los socialistas conseguirán, siempre según las previsiones de la encuesta, más del doble de los diputados

de su inmediato seguidor, AP, que podría alcanzar diez escaños en el Congreso, frente a los 24 del PSOE.

No obstante, existe aún algún escaño dudoso, según muestran las intenciones de votos de los encuestados.

El resto de los grupos políticos no conseguirá ningún escaño, salvo el Centro Democrático y Social

(CDS), que alcanzará uno por Avilas, tierra natal del líder del partido, Adolfo Suárez.

En cuanto a los senadores de la región, las previsiones para el Congreso de los Diputados son

perfectamente trasladables a la Cámara Alta, ya que las tendencias de votos de los encuestados apuntan

claramente a que será el PSOE quien consiga la mayor parte de los escaños, seguido, igualmente, de

Alianza Popular.

El resultado del sondeo de Sofemasa muestra de forma evidente que ia dispersión del actual partido en el

Gobierno, UCD, no implica que quienes votaron al entonces partido de Adolfo Suárez hayan dispersado

igualmente sus preferencias, ya que los veinticinco escaños al Congreso conseguidos por UCD se han

repartido no entre los restos de este mismo partido y el CDS, sino entre las candidaturas socialistas, que

tan sólo consiguieron diez escaños en 1979 —en contraposición con los 24 previstos el próximo 28 de

octubre— y AP, que en ios últimos comicios electorales no consiguió ningún escaño y que en los

próximos pudiera alcanzar los diez.

Por su parte, el resto de los grupos políticos nacionales con representación parlamentaria que concurren a

las elecciones, Fuerza Nueva y Partido Comunista de España, no cambian en sus resultados: ni

consiguieron escaño en 1979 ni los conseguirán en 1982, según el sondeo. Asimismo, los partidos y

coaliciones extraparlarnentarias tampoco alcanzarán, según la encuesta, ningún escaño. Por lo demás, la

escasa presencia de grupos región alistas, el Bioque Agrario o el Partido Ruralista, así como el Partido de

El Bierzo, dejan paso a los dos grandes grupos nacionales, que aparecen para los castellanoleoneses como

fuerzas claras en sus intenciones de voto. Voto que. siempre según e! sondeo, depositará en las urnas una

gran mayoría de la región, ya que los índices de participación se estiman entre un mínimo del 66.1% en

León y un máximo del 90.2% en Avila y Salamanca.

Según el sondeo, Gabriel Cisneros y los ex ministros Martín Villa, Sánchez-Terán y Camuñas, todos de

UCD, no conseguirán los votos para ser diputados.

CASTILLA-LA MANCHA

El que fuera incondicional del anterior presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y hombre clave en UCD,

Rafael Arias Salgado, será el único parlamentario que consiga el partido en el poder en Castilla-La

Mancha, en caso de que se confirmen las previsiones del sondeo de Sofemasa, aunque también es posible

que pudiera perder el escaño, puesto que según la encuesta no lo tiene asegurado. Por lo demás, los

socialistas se configuran como la fuerza política mayoritaria de la región, seguidos en solitario, y a

distancia, por el grupo de Manuel Fraga.

El PSOE se convierte, a la luz del sondeo, en la fuerza mayoritaria de la región, en donde pasa de ocupar

ocho escaños en la anterior Legislatura a obtener quince. Alianza Popular, por su parte, consigue una

victoria igualmente importante, ya que de no contar con ningún parlamentario en la región desde 1979

pasa a ocupar el segundo puesto en las preferencias de los castellanomanchegos, con siete diputados en

total. El resto de las candidaturas, como ocurre en otras circunscripciones, no alcanzará, siempre según la

encuesta, los votos necesarios para ocupar un lugar en el Congreso de los Diputados que salga de las

elecciones del 28 de octubre.

UCD, en Castilla-La Mancha, repite lo que en la mayoría de las provincias españolas: los escaños que

hasta el momento han sido para el partido en el poder serán ocupados por socialistas y alíanoslas, salvo en

Toledo, en donde Rafael Arias Salgado puede conseguir ser diputado, aunque aún no lo tiene totalmente

garantizado.

Las ya tradicionalmente provincias conservadoras de Cuenca y Toledo son, por otra parte, las

circunscripciones castellano-manchegas en donde Alianza Popular más se aproxima a los previsibles

resultados socialistas, ya que en ambas conseguirá igual número de escaños que el PSOE: dos en la

primera y dos o tres en la segunda, ya que se disputan un escaño, que está en duda hacia dónde se dirigirá.

Por lo demás, Castilla-La Mancha cuenta con la presencia en sus listas del hijo del líder ultraderechista

Blas Pinar y con la del capitán de navio Camilo Menéndez, condenado por la intentona golpista del 23-F.

Aun así, las posibilidades de que los grupos ultras consigan, al menos un escaño, parecen ser mínimas.

Los castellano-manchegos, siempre según la encuesta de Sofemasa, participarán mayoritariamente en las

elecciones, ya que en las cinco provincias manifiestan su intención de acudir a las urnas en una gran

proporción. En donde menor participación se prevé es en Guadalajara, con un 74,4%.

Aunque en para el Senado las previsiones son similares a las del Congreso, las provincias de Toledo y

Cuenca parecen favorecer más al grupo de Manuel Fraga, que previsiblemente conseguirá mayoría,

aunque no así en el resto de las provincias, en donde los socialistas obtendrán, según los encuesta-dos,

más votos que Alianza Popular.

CANARIAS

Fernando Sagaseta, diputado por la Unión del Pueblo Canario durante la pasada Legislatura, no volverá a

representar a su grupo en el Congreso que saldrá de las elecciones del 28 de octubre, según se desprende

del sondeo de Sofemasa. En su lugar, los socialistas del PSOE obtendrán siete escaños (tres en 1979) en

las islas Canarias, seguidos del grupo de Manuel Fraga, con cuatro (ninguno en los anteriores comicios), y

UCD, que verá sensiblemente reducida su representación en las Cortes, al pasar de nueve diputados a tan

sólo dos. Por lo demás, las muchas candidaturas que concurren a los comicios no se verán favorecidas por

el voto canario, que parece depositar más su confianza en los partidos nacionales que en los regionales.

El gran perdedor de las próximas elecciones en Canarias será, según el sondeo, el actual partido en el

Gobierno, UCD, que concurre a los comicios prácticamente con los mismos nombres que en la anterior

confrontación. En el Senado, al igual que en la mayoría de las circunscripciones electorales, los que no

saben no contestan, más del 23% de los encuestados, contrastan con la actitud decidida de los electores en

el Congreso, cuya tendencia de voto parece estar clara a los ojos del sondeo, y cuya participación se

estima en el 82% en Tenerife y el 69\ en Las Palmas.

BALEARES

Alianza Copular, que no ostento ninguna re presentación por Baleares en la anterior legislatura, puede

convertirse en la segunda fuerza política de las islas e incluso disputar al PSOE la hegemonía. La

tendencia de voto última apunta hacia tres escaños para el PSOE y dos para Alianza Popular, quedando

un último acta en disputa entre ambas formaciones políticas.

En cuanto al Senado, es muy probable que el PSOE consiga dos de los tres escaños por Mallorca (el

último se lo apuntaría AP), mientras el partido de Fraga puede hacerse con el escaño de Ibiza-Formentera

y con ei correspondiente a Menorca.

Los partidos centristas, según la encuesta, pueden conseguir alrededor del 6,5% de los votos en el caso de

UCD y algo más del 4% en el caso del partido de Adolfo Suárez. El Partido Comunista puede absorber

alrededor del 3% de los sufragios. Cerca de un 70% de los electores de Baleares tenía ya decidido el voto,

en la fecha que se realizó la encuesta, de cara a las elecciones del día 28.

Universo: Población electoral española. Hombres y mujeres mayores de dieciocho años, residentes en

cualquier municipio.

Tamaño de la muestra: 18.255 entrevistas. En cada provincia se aplicó una muestra adicional para obtener

un resultado óptimo. Estas entrevistas adicionales han sido ponderadas en el cómputo final. Límite

máximo de error: más-menos 0,7% (2 sig-ma=95,5% de probabilidades) para el total de España. Al

disminuir el número de elementos muéstrales, aumenta el % de error, que se sitúa para cada provincia al-

rededor de más-menos 5 %.

Distribución de la muestra: Estratificada, proporcional y representativa del total de la población por

provincia, habitáis, sexo y edad.

Selección de la última unidad de maestreo: Al azar, mediante itinerarios con punto de arranque aleatorios

y cuotas de selección de individuos por sexo y edad.

Puntos de muestreo: 1.300 municipios (el 15% de los municipios de España).

Fecha de realización: Los días 16, 17, 18 y 19 de octubre de 1982.

Equipo de trabajo de campo: 180 entrevistadores, 52 jefes de equipo y 16 codificadores, bajo control del

equipo de campo de Sofemasa y la dirección técnica del estudio.

Tratamiento de la información: Según un plan de análisis operativo, mediante la aplicación del programa

SAS de tabulación convencional de los datos y programas específicos en el reparto de los escaños

(procedimiento d´ Hondt), en el centro Cálculo y Tratamiento de la Información (CTI-Madrid).

La empresa Sofemasa ha realizado este sondeo sobre la opinión pública de los españoles pocas fechas

antes de la consulta electoral. Este trabajo ha sido realizado con el máximo rigor, tanto en e! diseño de la

muestra como en la estructura del cuestionario utilizado y en el desarrollo de la tarea de recogida de la

información.

Este sondeo refleja lo que piensan los españoles entre doce y nueve días antes de acudir a las urnas para

elegir el nuevo Parlamento. En ese sentido deben verse los resultados, puesto que, como se ha repetido en

sucesivas ocasiones, un sondeo electoral no expresa un pronóstico final, sino un acercamiento al estado de

opinión de los consultados.

 

< Volver