El señor Solís preside los actos del cincuentenario de la cooperación agrícola regional de Carrión de los Condes  :   
 Asistieron a las ceremonias en Presidente del Consejo de Estado y los obispos de Palencia y Huelva. 
 ABC.    09/06/1959.  Página: 41-42. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

EL SEÑOR SOLÍS PRESIDE LOS ACTOS DEL CINCUENTENARIO DE LA COOPERATIVA

AGRÍCOLA REGIONAL DE CARRIÓN DE LOS CONDES

ASISTIERON A LAS CEREMONIAS EL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE ESTADO Y

LOS OBISPOS DE PALENCIA Y HUELVA

Carrión de los Condes 7. La Cooperativa Agrícola Regional ha celebrado el cincuenta aniversario de su

fundación con una imponente concentración agrícola y sindical, en la que participaron agricultores

procedentes de los 50 pueblos adscritos a dicha entidad.

Presidieron el acto el ministro secretario general del Movimiento y delegado nacional de Sindicatos, D.

José Solís Ruiz; el presidente del Consejo de Estado, conde de Vallellano; el delegado nacional de

Provincias, don Fernando Herrero Tejedor; el vicesecretario nacional de Obras Sociales, D. Mariano

Aniceto Galán; el jefe de la Obra Nacional de Cooperación, D. Bartolomé Jiménez Torres; el jefe de la

Unión Nacional de Cooperativas del Campo, D. Fernando Muñoz Grandes, y otras autoridades y

jerarquías nacionales, provinciales y locales; los obispos de Palencia y Huelva y el prelado doméstico de

Su Santidad, Dr. Castro. Estos dos últimos doctores, hijos de esta localidad.

La Cooperativa de Carrión, de gran prestigio en toda la comarca, fue una de las primeras en encuadrarse

voluntariamente en la Organización Sindical. En los cincuenta años de su existencia lleva distribuidos

más de mil millones de pesetas entre los agricultores de la comarca. Actualmente cuenta con

4.000.afiliados.

El ministro secretario general del Movimiento fue recibido en el límite de la provincia por el gobernador

civil y jefe provincial, D. Víctor Fragoso del Toro, y demás jerarquías y autoridades provinciales.

En la parroquia de San Andrés se celebró una misa de pontifical, oficiada por el obispo de Huelva, con

sermón a cargo del doctor Castro.

En la plaza Mayor, el ministro y demás autoridades fueron acogidos con grandes aclamaciones.

Discurso del señor Solís Ruiz

UN RUMOR QUE INQUIETABA A LOS CAMPESINOS

El ministro secretario general del Movimiento se dirigió seguidamente a los allí concretados, a los que

dijo:

"He venido acompañado de algunos mandos del Movimiento y de la Organización Sindical, para

sumarme a este cincuenta aniversario, de vuestra Cooperativa y al mismo tiempo para conocer

directamente vuestros problemas y preocupaciones actuales. Por lo que he oído al delegado, provincial de

Sindicatos y al obispo de Huelva, doctor Cantero, antes de vuestra organización cooperativa no había

unidad entre los labradores de esta comarca y se cometían abusos económicos por parte de la usura. La

Cooperativa vino a remediar estos males con la unión de todos y en servicio de esta comarca. Soy hijo de

labrador y he conocido en mi pueblo la variedad sindical, que traía como consecuencia la división de los

hombres del trabajo, que estaban repartidos en organizaciones, que eran manejadas por los grupos o los

partidos políticos. Esto traía como consecuencia el odio, el enfrentamiento y la falta de entendimiento y

colaboración. La unidad que ha establecido el Movimiento Nacional es una de las más grandes conquistas

de nuestro tiempo.

La Feria del Campo—continuó diciendo el ministro—es un montaje de la Organización Sindical española

y ha sido un acierto establecerla, en Madrid. De esta manera Madrid toma buena nota de la realidad

campesina española, que económicamente, socialmente y humanamente es muy considerable.

Precisamente estos días veíamos preocupados al campo español en esta Feria por un rumor que aseguraba

que el Gobierno, a través del Servicio Nacional del Trigo, no abonaría este año más que el 30 por 100 del

importe de la cosecha de trigo, o demoraría el abono para más adelante, o, en último extremo, los

labradores tendrían que valerse por sí mismos para financiar el importe del sobrante. En una reunión con

los presidentes de las Cámaras oficiales sindicales agrarias me llamaron la atención sobre este rumor, y,

por si estuviera fundamentado en algunos extremos, hicieron llegar a través de la Organización Sindical,

por mi medio, al ministro de Agricultura, la preocupación por este asunto y la petición correspondiente.

Puedo aseguraros que este asunto ha sido tratado en la última reunión de la Comisión Delegada de

Asuntos Económicos, presidida por Su Excelencia el Jefe del Estado, y tengo la satisfacción de

comunicaros que el Caudillo, cuyo interés por el campo es bien conocido, tras escuchar la buena

disposición del ministro de Agricultura sobre este asunto, ordenó que el Servicio Nacional del Trigo se

hiciera cargo, como todos los años, de la totalidad de la cosecha de trigo, habilitándose los recursos

económicos correspondientes para su adquisición." (Una enorme ovación acoge esta noticia.)

"Era natural—prosiguió el ministro—que esto fuera así, porque el daño que se hubiera inferido a los

labradores en otro caso hubiera sido muy importante, y precisamente una de las grandes realidades del

Movimiento ha sido el Servicio Nacional del Trigo, que principalmente ha defendido el precio del cereal

y ha resuelto los problemas de tesorería y recursos de los campesinos y el normal abastecimiento de pan a

los españoles.

POLÍTICA NACIONAL SIN INTERMEDIARIOS

Pero unos problemas sucederán a otros problemas, y la unión reflejada en la Organización Sindical será

capaz en todo momento de abordarlos y de resolverlos. Lo importante es que tengamos a punto las

necesidades del campo, y la existencia de los problemas no debe abrumarnos, siempre que tengamos listo

el mecanismo de la gestión para salir airosos de todo. De aquí que aboguemos por una política nacional

sin intermediarios. En este caso, con la presencia de los labradores en todos los organismos donde se

traten problemas del campo. La autenticidad sindical es la invocación que hacemos todos los días.

Finalmente, se refirió el ministro a la existencia de ciertos estrategas de café, que no hacen más que

presentar horizontes sombríos para la vida española y prometernos futuros inciertos. "El "después"—

señaló— no es otra cosa que la continuidad del "ahora". El presente, como el futuro, no será de otro modo

que como lo configuramos nosotros, en un clima de unidad y de entendimiento. Por ejemplo, antes de

1936 no llegábamos en España al millar de cooperativas. Y hoy, debido a la unidad sindical, estamos en

las 9.000. No tenemos que hacernos ilusiones respecto a lo que ha de venirnos de fuera, sino que hemos

de confiar en nosotros mismos, en el rendimiento de nuestro trabajo, en la eficacia de nuestra unidad

institucional, en la confianza de nuestro sistema político, en la fe y en la pasión que pongamos por una

Patria mejor, más grande y más próspera."

El ministro, que a lo largo de su discurso fue interrumpido en varias ocasiones con muchos aplausos,

recibió al final de sus palabras, con las invocaciones de Franco y de España, una gran ovación.—Cifra.

ABC. MARTES 9 DE JUNIO DE 1959.

 

< Volver