Alfonso Guerra promete no nacionalizar la banca privada. 
 Ferrer: Jamás apoyaremos al PSOE     
 
 Diario 16.    11/12/1981.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

18

ECONOMÍA

11 -diciembre-81/Diario 16

Alfonso Guerra promete no nacionalizar la Banca privada

Ferrer: «Jamás apoyaremos al PSOE»

Carlos Ferrer Salat declaró ayer que jamás la CEOE va a apoyar al PSOE y, en general, a ningún partido

político, desmintiendo así los rumores existentes sobre el posible respaldo de los empresarios sevillanos a

los socialistas en las elecciones al Parlamento andaluz. Al mismo tiempo, Alfonso Guerra, número dos

del PSOE, anticipó que no habrá nacionalizaciones bancadas, aunque sí un mayor control y regulación del

crédito.

Granada — «Jamás los empresarios han apoyado a ningún partido político y mucho menos lo harían con

el PSOE», ha afirmado ayer en Granada el presidente de la Confederación Española de Organizaciones

Empresariales, Carlos Ferrer Salat.

Ferrer llegó ayer a Granada para asistir a una reunión de la junta directiva de la Confederación Empre-

sarial Granadina en la que se modificarán sus estructuras al objeto de hacerlas más operativas para sus

empresas asociadas.

El presidente de la patronal española ha manifestado a los informadores que desconoce el posible apoyo

de algún sector del empresariado sevillano a la candidatura de Rafael Escuredo en las elecciones al

Parlamento andaluz.

El dirigente de los empresarios españoles cree que el Gobierno debe intervenir lo menos posible en la

actividad económica, aunque sin abandonarla por completo. «Debe limitarse —ha agregado— a

promover las condiciones oportunas para que la inversión y la creación de puestos de trabajo se incre-

menten en la medida de lo posible.»

«La creación de puestos de trabajo —añadió— es un compromiso del Gobierno que hasta el momento no

se está cumpliendo. Nosotros cumplimos todo aquello con lo que nos comprometemos y para ello

debemos hacer competitivas a nuestras empresas.»

Antes de terminar su reunión con los informadores, Ferrer Salat se refirió a las posibilidades económicas

de Granada y a la conveniencia de crear en la provincia una gran industria del nivel de la General Motors

o la Ford. Concretamente dijo que la patronal apoyaría incondicionalmente la instalación de una industria

de este tipo y la potenciación de los sectores económicos granadinos.

Rumores

Los rumores sobre los apoyos que los empresarios pueden prestar a cualquiera de las formaciones

políticas que contenderán a las elecciones al Parlamento andaluz vienen siendo tónica general en los

últimos tiempos.

Uno de estos rumores es la posibilidad de que algunos sectores de la Confederación Empresarial Sevillana

apoyará la candidatura de Rafael Escuredo, candidatura que tendría que ser, de no cambiar las cosas, la

del PSOE. El secretario general de la Confederación, Antonio María Fer nández Palacios, en decla-

raciones a Radio Granada manifestó que «este apoyo por el momento es una hipótesis, ya que

oficialmente no hay nada. La candidatura de Escuredo, hoy por hoy, es del PSOE y no es grupo

generalmente apoyado por el empresariado andaluz».

Fernández Palacios finalizó señalando que «por el momento no se han cuestionado cuáles serían las con-

diciones a cumplir por una candidatura para que recibiera el apoyo de los empresarios andaluces y que

serían los órganos de Gobierno de la Confederación Regional Andaluza los que tendrían que tomar cartas

en el asunto».

Sólo control

«En el supuesto de una victoria electoral socialista habrá mayor intervención estatal, aunque con toda

probabilidad no habrá nacionalizaciones, pero sí control y regulación del crédito», manifestó Alfonso

Guerra, vicesecretario general del PSOE, en una sesión reservada del European Management Forum

celebrada en Madrid.

El informe confidencial del European Management Forum se titula «España en la encrucijada. En busca

de un futuro próspero y democrático», y ha sido dirigido por Juan Miró Chavarría, vicepresidente de la

CEOE y director general de Unión de Explosivos Río Tinto.

Coalición

Alfonso Guerra afirmó en el curso del debate que el Partido Socialista no tiene planes de coalición con los

comunistas ni con la derecha. No obstante, el líder socialista dijo que sería interesante una coalición con

un partido de centro que estuviera a la derecha del PSOE y que representara al sector socialdemócra-ta

que abandonó recientemente UCD. Estas conclusiones — manifestó, sin embargo, Alfonso Guerra— son

aún prematuras.

El vicesecreatrio del PSOE afirmó que su partido colaboraría desde el Gobierno con las empresas

multinacionales que demostraron en los tiempos difíciles su confianza en el futuro de España, aunque se

controlaría su funcionamiento. «No vamos a reinstaurar —dijo Guerra— el paraíso de Franco.»

Antonio Garrigues Wal-ker, que también participó en las conversaciones previas al informe, dijo que es

absolutamente imposible consolidar una nueva democracia en menos de cinco años y que, por tanto, la

situación de inestabilidad es absolutamente normal.

Defendió la causa del liberalismo y urgió al mundo económico a interesar a los políticos por los

problemas del mundo financiero, a luchar contra el crecimiento del sector público y a defender la empresa

privada. «Hay que aceptar —afirmó Garrigues— que el ambiente político no será favorable a la

economía.»

 

< Volver