Laboral. 
 Abril consideró demasiado política la intervención de Segurado     
 
 Diario 16.    13/05/1980.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Diariol 6/13-mayo-80

ECONOMÍA/ LABORAL

11

Abril consideró demasiado política La intervención de Segurado

José Antonio Segurado, presidente de la Confederación Empresarial Independiente de Madrid,

protagonizó ayer una intervención de fuerte contenido político ante la asamblea de la organización que

preside, hasta el punto de que Fernando Abril, invitado a la reunión, la calificó de «demasiado política».

El vicepresidente reconómico respondió a todas las críticas planteadas por Segurado, en un tono de

firmeza no exento de dureza. José Antonio Segurado, caracterizado por la dureza de sus intervenciones

públicas, parece que comienza un periodo de acrecentamiento de sus ataques, a casi dos años de las

elecciones presidenciales en la CEOE.

Madrid — «Es diagnóstico unánime de todos los espectadores neutrales, que el proceso de autonomías se

ha hecho, desgraciadamente, sin una configuración óefinitiva del Estado», manifestó Segurado en su

intervención ante la asamblea de CEIM, y añadió que, además de faltar esa configuración, ha faltado

información en general sobre qué significaban los órganos y partidos de autogobierno autonómico.

Segurado consideró que son vitales para la estructura del Estado los planteamientos económicos que se

efectúen de las autonomías, pues «recientes informaciones nos hablan de unas peticiones de los entes

autonómicos a la Administración Central verdaderamente insólitas, tanto en sus cifras como en algunos

casos en sus motivaciones».

El presidente de CEIM aludió a algunas descalificaciones de empresas y empresarios por no ser de la

región.

José Antonio Segurado relacionó el problema de la seguridad ciudadana con la falta de autoridad. «Para

afrontar la actual situación de deterioro ciudadano —dijo— es necesario un movimiento generalizado que

comience con una declaración de Gobierno, que continúe con el apoyo incondicional de todas las fuerzas

políticas, que siga con una solidaridad ciudadana, que probablemente hoy no existe, y que termine con

que todos, individualmente, pudiésemos tener la valentía y gallardía de algunos ejemplos recientes.

Tras referirse a la influencia que sobre la economía española ejerce el contexto internacional, citó un

segundo factor de incidencia que agrava la situación: la reforma fiscal.

Segurado afirmó que ésta había sido necesaria, pero se ha revelado inoportuna, técnicamente deficiente y

cuyo diagnóstico generalizado consiste en haber fomentado el gasto, no premiar el ahorro, «además de ser

sufrida fundamentalmente por la clase inedia española que antes y ahora ha constituido la estabilidad de

España».

En opinión de CEIM, va a darse el caso de muchas personas que no harán declaración de renta por

imposibilidad material de hacer frente al pago que ello supone en economías de ingresos muy ajustados y

que habían creído que las retenciones cubrían sus impuestos. La confederación estima que una elevación

mínima y negociada de las retenciones podría permitir una mayor recaudación y elevar el tope mínimo

obligatorio de declaración, pues es de una gran ingenuidad pensar que se van a poder inspeccionar seis

millones de declaraciones.

Situación escandalosa del sector público

Segurado añadió como tercer factor de influencia la situación del sector público, a la que calificó de «es-

candalosa».

A continuación acusó a los partidos políticos de falta de estructuración, de disciplina y de maneras.

Aprovechó para criticar al PSOE a propósito una pregunta de Tierno Galván sobre la existencia de los

programas del Partido Socialista para acabar con el paro y solucionar los problemas de las autonomías y

el orden público.

José Antonio Segurado pidió al vicepresidente que transmitiera su petición de que el presidente del

Gobierno tenga un contacto más frecuente con España y los españoles «y nos haga partícipes de sus

múltiples preocupaciones, de los problemas y de las soluciones que piensa adoptar». «Necesitamos —

añadió— un Gobierno y un líder auténtico, que además de pedirnos sangre, sudor y lágrimas, nos ilusione

en la tarea colectiva de una España mejor y nos presente resultados, no explicaciones.»

El Gobierno dará más explicaciones

El vicepresidente económico, Fernando Abril, comenzó su intervención ante la asamblea de CEIM

reconociendo que hasta ahora el Gobierno ha explicado poco y mal lo que hace y que intentará cambiar

de actitud. «Vengo a explicarles y escucharles —subrayó- aunque no comparto parte de sus plantea-

mientos.»

Abril Martorell calificó asimismo de «demasiado político» el informe leído por José Antonio Segurado, lo

cual contrasta, según el vicepresidente; con las posturas tan claras de diálogo que los empresarios demos-

traron al firmar el acuerdo marco. «En este informe se dan tintas —señaló— que no se corresponden con

la realidad del empresariado español.»

Situación difícil

Por otro lado, indicó no estar de acuerdo con las críticas a la raíz de la reforma fiscal, aunque reconoció

que hay ciertos fallos en su puesta en práctica. Sobre este tema Fernando Abril fue riguroso, si hay que

hacer ajustes se realizarán; pero sin impugnar el principio de «que el que más tenga, más pague».

El vicepresidente económico señaló, una vez más, que estamos viviendo una situación muy difícil que no

controlamos como país. Asimismo recomendó a los empresarios madrileños que reflexionen sobre las

últimas elecciones sindicales, que indican que ha habido un rechazo del radicalismo y una aceptación de

la cooperación ante la crisis.

«Vamos a pasar una larga crisis y la pasaremos mejor —dijo— si los trabajadores están bien

estructurados. La valoración de estos test electorales ha de ser positiva.»

A continuación, informó que el Gobierno estudiará todas las peticiones de la CEIM, refiriéndose espe-

cialmente a la ley de Huelga y de lock-out. A este respecto afirmó que la Constitución señala que en las

cuestiones fundamentales hay que llegar por compromisos, y que sobre esos temas habrá que llegar a un

acuerdo.

«Quiero decir —subrayó— que la regulación de la huelga habrá que hacerla con respeto a las dos partes.

El Gobierno no puede hacer concesiones a una sola de ellas. Sino se dan las condiciones no estamos

obligados a legislar sobre la huelga. Para que sea mala la ley, mejor estamos como estamos.»

El cumplimiento del PEN

Al hacer un análisis de los «haberes» el Gobierno en este último año, Abril Martorell puso énfasis en

señalar la importancia del PEN, «cuyo cumplimiento tiene que ser exigido a todos, ya que nos estamos

jugando nuestra supervivencia como país.

Asimismo, informó que a finales del presente año la factura petrolífera ascenderá a unos 12.000 millones

de dólares, lo que significa el 6 por 100 del PIB.

A finales del 80 y en el 81, señaló Abril, muchos países no tendrán dinero ni crédito para abastecerse de

materias primas. España tiene las dos cosas, pero tenemos tres o cuatro años para poner en marcha el

carbón y las nucleares y poder afrontar la crisis.

Controlar el gasto

Más adelante, el vicepresidente se adentró en el tema óel déficit público, indicando que en las cifras

presentadas por Segurado se mezclaban las vertientes de ingresos con las de gastos.

«Lo que es preocupante —indicó— es la desviación de los gastos públicos. Los gastos son los que están

desacomodados y lo que se pierde por ineficiencia está generando paro.»

Abril Martorell anunció una llamada a la opinión pública para controlar ese déficit, por ineficacia, allí

donde se produzca, indicando asimismo que ha mejorado en las últimas semanas los problemas de ajuste

que se habían dado en el mes de marzo. Según los datos —dijo—, estos días, la apelación al Banco de

España ha disminuido en 100.000 millones de pesetas.

Abril Martorell terminó su intervención ante los empresarios madrileños señalando que a pesar de haber

sido criticado por hablar de 15 años de crisis, los informes internacionales, como el de Willy Brandt

hablan ya de dos décadas de crisis, a nivel mundial.

 

< Volver