Autor: Arancibia, Salvador. 
 A pesar de que el PSOE no amenaza con ellas. 
 La gran banca se preocupa por las nacionalizaciones     
 
 ABC.    26/12/1981.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ECONOMÍA

A B C / 37

A pesar de que el PSOE no amenaza con ellas

La gran Banca se preocupa por las nacionalizaciones

MADRID (Salvador Aranclbta). La decisión de conceder una tregua polrtíca al Gobierno, la llamada «al

orden» de la CEOE para que no Inquietara de forma excesivamente directa al Ejecutivo tras la reciente

remodelación y las razones de fondo de prepararse frente a una posible nacionalización, unido todo ello a

una explicación de la actuación de CEOE en los últimos meses, parece ser ei contenido de la

conversación que los presidentes de los siete grandes Bancos del país mantuvieron durante su almuerzo

habitual, al que acudió Carlos Ferrer Salat, presidente de la patronal.

Según ha podido saber este periódico, durante la reunión se pasó revista a la actuación de CEOE en los

dos últimos meses, desde que se inició te ofensiva contra las expectativas de política económica del

Gobierno hasta la participación, para algunos excesiva, para otros simplemente testimonial, de los

empresarios en la arena electoral de Galicia. Todo ello se habló antes de la resolución de la crisis

ministerial realizada por el presidente del Gobierno y puede estar en esta comida la explicación al silencio

elocuente de la patronal « incluso las llamadas a la reconciliación que, anteriormente, hiciera José

Antonio Segurado con motivo de la asamblea anual que ie reelkjtó como presidente de CEIM.

Indudablemente, las explicaciones que cada uno de tos comensales da sobre lo tratado en ella, incluso los

temas que fueron abordados, difieren sensiblemente y no puede extrañar ya que, al menos por parte de

algunos de los participantes, se está tratando de marcar distancias entre unos y otros. Así, medios

próximos a la patronal señalan que en la comida, que según ellos fue solicitada por Carlos Ferrer y a la

que asistió solo en representación de CEOE se explicó la postura de la patronal en torno a los enfrenta-

mientos con el Gobierno a partir del Acuerdo Nacional sobre el Empleo y del proyecto de Presupuestos

Generales. Según estas fuentes, en ningún momento hubo ningún tipo de critica rti a esta postura de la

patronal ni a su participación llamando a votar en las pasadas elecciones gallegas. Hubo, eso sí, una cierta

petición por parte de tos presidentes de tos grandes Bancos para que CEOE concediera una tregua al

Ejecutivo y al partido en el Poder a la vista de las dificultades por las que atraviesa.

En este mismo sentido, parece que en la última reuntón del Comité Ejecutivo de CEOE, tanto

representantes de la Banca como alguna otra organización integrada en CEOE se planteó la posibilidad de

que ésta amainara su posición. Se entendería, entonces, tanto la llamada a la concordia realizada-por parte

de Segurado como buena parte de la efectuada por González Estéfani en la Asamblea anual de CEPYME,

cuando decía que había que convencer antes a la sociedad que al Gobierno de la necesidad de renunciar a

ciertas conquistas de tos pasados años.

EL PSOE COMO EXCUSA

En cualquier caso parece que en los últimos meses lo que preocupa a un cierto sector de la gran Banca es

la posibilidad de que, si se continúa en la situación actual, una posible victoria socialista en las urnas

podría provocar una cierta ola de nacionalizaciones que afectaría al sector financiero, o al menos a una

parte de él. Para algún presidente de un gran Banco, en esto también existen serias divergencias entre tos

siete, si la patronal tomara parte activa en los próximos comicios electorales tanto porque apoyara a

alguna formación política más conservadora que UCD, o porque presionara para que no se votara al

PSOE, pues si éste ganara tendría que efectuar algún gesto progresista que, a su entender, se cifraría en

una posible nacionalización. Para algún gran Banco, entre la línea inglesa, que ha logrado que

permanezca la Banca privada con Gobiernos laboristas, y la francesa, que ha supuesto la nacionalización

de la parte que no lo estaba ya en cuanto los socialistas han llegado al Poder, habría que elegir entre la

primera vía y la segunda. La actitud de CEOE en los meses del otoño tes parecía poco acertada para

seguir coexistiendo.

Y, no obstante, los representantes socialistas no dejan de señalar, cada vez que se les pregunta o tienen

una intervención pública, que no está en su mente el proceder a una nacionaHzación, aunque no ocultan

que se puede utilizar como arma política para momentos especiales en los que la iniciativa privada —no

soto la financiera— adoptara una posición de boicoteo frente a las directrices de política económica que

emanaran de un Gobierno socialista.

Como botón de muestra de esta situación se podría citar que el Comité encargado de estudiar las postbles

nacionalizaciones, Comité que se decidió constituir en el último Congreso socialista, no soto no se ha

reunido todavía, sino que ni siquiera se ha formalizado. No existe porque en la mente de tos socialistas no

parece estar en estos momentos la fijación de una política de nacionalizaciones. Ello no querría decir, en

ningún caso, según fuentes socialistas, que no se pudiera aplicar una cierta nacionalización en casos

extremos: por ejemplo, en lo que se refiere a tos Bancos en crisis que, una vez reflotados, casi con toda

seguridad trian a formar un gran Banco estatal con tos ya existentes, o, como se ha dicho antes, en el

momento en que la colaboración política no existiera y entonces se decidiera actuar por condiciona-

mientos políticos.

 

< Volver