Autor: Cernuda, Pilar. 
 El Presidente de la CEOE, partidario del centro-derecha. 
 Ferrer salat: El centro-centro es el Movimiento Nacional     
 
 Diario 16.    17/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Diario16/17-junio-81

NACIONAL

El presidente de la CEOE, partidario del centro-derecha

Ferrer Salat: «El centro-centro es el Movimiento Nacional»

El presidente de la CEOE, Carlos Ferrer Salat, se mostró ayer partidario del centro-derecha y de una

coalición de UCD con Coalición Democrática, porque, dijo, «el centro-centro es el Movimiento

Nacional». Ferrer reincidió en el ataque de la gran patronal a los socialdemócratas de UCD, a los que

acusó de servir de «causa de perturbación y confusión». Calificó a Calvo-Sotelo como mejor presidente, e

indicó que «un golpe militar significaría el fracaso de la convivencia civil».

Pilar CERNUDA

Madrid - «Nosotros defenderemos siempre a los que defiendan la libre empresa, y la economía de

mercado, pero respetaremos lo que decidan las urnas», declaró Carlos Ferrer Salat, presidente de la

CEOE, en el transcurso de un desayuno en el Ritz.

-¿Coalición UCD-CD?

-Creo que en todos los países europeos occidentales se producen coaliciones de ese tipo. El mundo se

decanta entre centro derecha y centro izquierda; el centro-centro es el Movimiento Nacional. El centro

derecha se produce en casi todos los países occidentales en este momento y, bueno, pues sí, lo veríamos

bien.

Afirma que Alianza Popular no es el partido de los empresarios, sino que «hemos votado todos a las

opciones no socialistas», y no explica cuál fue exactamente su voto, que para eso es personal y secreto.

-¿Se mejoraría usted en un Gobierno, con una cartera ministerial?

—Algunas veces ya me lo han propuesto, no ahora, pero creo que es más importante hacer lo que hago.

—¿Cambiaría a algún ministro del área económica?

—Los socialdemócratas, en todos los países occidentales, están en los partidos socialistas.

Los socialdemócratas

Y luego remata: «La presencia de socialdemócratas en UCD creo que es causa de perturbación y

confusión». Es decir, que no parece demasiado conforme con García Diez. Precisamente García Diez y su

supuesto pacto con los sindicatos para darles 2.700 millones a cambio de la firma del pacto sobre el

empleo, han sido el caballo de batalla de Ferrer Salat y la CEOE, estos últimos días.

Afirmaba Ferrer, sobre estos 2.700 millones, que «en ningún caso se puede llevar un pacto secreto al

margen de uno de los negociadores; por otra parte, lo que distingue a las democracias es que las distintas

instituciones no dependan de "papá Estado" y sindicatos y empresarios deben ser autónomos. Y, en tercer

lugar, el patrimonio sindical está constituido por la cuota sindical, de la que el 85 por 100 es aportado por

la empresa y el 15 por 100 por los trabajadores. Así que cualquier distribución había que consultarla con

los empresarios.»

El mismo barco

-¿Y ayer le dijo usted at presidente que estaba dispuesto a romper el pacto?

—No, no se trata de romper o no el pacto, sino de que no perjudique. Lo que hicimos fue establecer unas

conversaciones en las que se ha dialogado sobre los criterios de aplicación de esos fondos.

—¿Y, qué le han pedido los empresarios al presidente y al ministro de Economía?

—Pues que ese tema se lleve abiertamente y que esos 2.700 millones sirvan para fomentar actividades de

interés público. Porque es un patrimonio del Estado y no se puede regalar, aunque sí se pueden destinar a

actividades de interés público. Todos estamos en el mismo barco, Si todo va bien, estaremos tanto los

empresarios como los trabajadores; no podemos separarnos.

-Ha negociado recientemente con el Gobierno, UGT, Comisiones Obreras y le pedimos su impresión

sobre los dos sindicatos mayoritarios como interlocutores.

-UGT y USO están por la línea de relaciones laborales, que es lo que sucede en los países occidentales, y

Comisiones Obreras, en cambio, está por la lucha, la huelga y la presión en la calle. Esa es la gran

diferencia; lo que me parece esencial es el diálogo y que se evite el enfrentamiento con unos acuerdos

sociales. Es la vía que se necesita para hacer un país estable, porque la estabilidad es fundamental para la

democracia.

—¿Por qué en épocas de crisis económica cobran más fuerza los partidos conservadores?

—Porque en épocas de abundancia hay mucho pastel para partir y, generalmente, quienes quieren entrar

en el reparto son los partidos socialistas. Y cuando llega la crisis, son los conservadores los que toman las

medidas necesarias, con la dureza que es preciso en esos momentos.

Por la democracia

—¿Cómo ve el futuro de la democracia española?

-He luchado toda mi vida por la democracia en España; por eso he pasado veinte años al margen de la

actividad política. El tránsito ha ido bien, pero la continuidad del tránsito muy regular. Y por eso tenemos

que estar más alerta que nunca.

Lo más importante es la consolidación que son los años siguientes a la instauración de la democracia, y

ese tema va regular, ahora quizá mejor.

-¿Es Calvo-Sotelo mejor presidente?

—Hombre, sin duda alguna. Creo que, además, Calvo-Sotelo tiene la ventaja de saber lo que es sufrir

dentro de una empresa.

-¿Qué hubiera hecho el empresariado ante el posible triunfo del 23-F?

—Un golpe militar significaría el fracaso de la convivencia civil. El modelo occidental es el mejor y el

más capaz de crear riqueza para un mayor número de personas.

 

< Volver