La responsabilidad de las patronales     
 
 Diario 16.    05/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La responsabilidad de las patronales

Desde la desaparición del sindicato único y vertical, los empresarios españoles se encuentran buscando —

a veces da la impresión de que estérilmente— su identidad asociativa. A pesar de su aparente unidad, que

contrasta con la reconocida pluralidad de los sindicatos la dispersión es preocupante.

En los últimos tiempos la polémica entre la patronal que pretende asumir el papel de «organización

cúpula» (la CEOE) y la patronal que se autodenomina representante auténtica de los pequeños y medianos

empresarios (la CEPYME) está alcanzando caracteres de cierta gravedad, sobre todo desde que un amplio

sector empresarial castellano, que paga sus cuotas a ambas asociaciones, ha amenazado con separarse de

ambas y formar una nueva patronal. Esto elevaría a cuatro el número de las que existen en el país con

ámbito nacional, sin contar con las diversas asociaciones o sociedades de análisis, estudios, reunión o

similares fines que hacen también la guerra por su cuenta, sumiendo al país, a la opinión, al propio

Gobierno, en la más absoluta de las confusiones.

Hace unos años, y aún hoy todavía, era frecuente la queja empresarial según la cual en cualquier conflicto

planteado en el seno de una empresa era imposible dialogar por la dificultad derivada de identificar a

«interlocutores válidos». Esta queja, legítima, corre el riesgo de ser tan válida hoy como ayer, pero en este

caso referida a los empresarios.

El desconcertante concierto de pluralidad y hasta choque de intereses y de planteamientos que se produce

a diario entre unas y otras organizaciones, con tendenciosas acusaciones mutuas, no es precisamente un

espectáculo gratificante en unos momentos en que el país cree haber encontrado una cierta vía de

confianza en las posibilidades de sanear el aparato productivo y sacarle de la larga crisis económica.

 

< Volver