Quince mil personas en el Palacio de Deportes. 
 Los empresarios defienden la democracia occidental y la libre empresa     
 
 ABC.    07/02/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. MARTES, 7 DE FEBRERO DE 1978.

QUINCE MIL PERSONAS EN EL PALACIO DE DEPORTES

LOS EMPRESARIOS DEFIENDEN LA DEMOCRACIA OCCIDENTAL Y LA LIBRE EMPRESA

Madrid. (De nuestra Redacción.) Cerca de 15.000 empresarios de toda España asistieron el domingo al

acto de afirmación empresarial convocado por la C. E. O. E, en el Palacio de los Deportes de Madrid. £1

denominador común de todas las intervenciones fue la reivindicación de un sistema económico de

mercado, propio de las democracias occidentales j la llamada de atención sobre las graves dificultades

que en estos momentos atraviesan las empresas españolas.

Presentó el acto e inició el turno de intervenciones, diez en total, el presidente de 1a C. E. O. E., Carlos

Ferrer Salat, quien a continuación cedió la palabra » la representación extranjera asistente.

Hicieron uso de IB palabra el señor Provost, presidente de la Unión de Industríale» de la Comunidad

Económica Europea, 40* agrupa a las Confederaciones Centrales de Empresarios de los nueve patees de

la C. E. E.; el señor Combe, presidente de la Unión Internacional del Artesanado y de la Pequeña y

Mediana Empresa, de la que son miembros 35 Confederaciones de 35 países de todo el mundo, y el señor

Lagasse, secretario general de la Organización Internacional de Empresarios, que agrupa a las

Confederaciones de Empresarios de 87 países.

Las personalidades extranjeras defendieron la libertad de empresa y la economía de mercado, «sin las

cuales no hay libertad política ni auténtica democracia. Todos ellos prometieron su apoyo y fructífera co-

laboración para 1» integración de España en la Europa Comunitaria.

Además del presidente de la C. E. O. E., Intervinieron los señores Salas Ternero, presidente de la

Confederación Empresarial Sevillana; Sánchez Martín, presidente de la Confederación Nacional de

Agricultores y Ganaderos; Rodríguez-Mantiñán Martínez, presidente de la Confederación Provincial de

Empresarios de La Coruña; Rodríguez Sahagún, presidente da la C. E. P. Y. M. E. y vicepresidente de la

C.E. O. E.; Miguel Salís, vicepresidente asimismo de la C. E. O. E., y Segurado García, presidente de la

Agrupación Empresarial Independiente de Madrid, por ese orden.

RECONOCIMIENTO EN LA CONSTITUCIÓN.—Tanto el señor Ferrer Salat, que leyó una serle de

adhesiones de otras organizaciones empresariales de numerosos países europeos, como los restantes

oradores defendieron el sistema de economía social de mercado aue, se dijo en varías ocasiones, debe

reconocerse en la Constitución y realizarse plenamente en la práctica mediante unas relaciones laborales

flexibles y dinámicas.

Hubo sucesivas referencias a las dificultades por las que atraviesa la empresa española, por el proceso de

descapitalización, la inflación de costes, la caída de la productividad —que es la mitad de la europea—,

las cargas sociales y la rigidez de la política monetaria y se Insistió en la necesidad de reducir el

absentismo y los abusos del seguro ¿e desempleo, que constituyen un verdadero atentado a la solidaridad

de todos los españoles.

También se señaló la necesidad de que la opinión pública tenga Ift verdadera imagen del empresario,

cuyo papel en el momento actual no sólo es difícil, sino ingrato: se le están achacando todos loa males

que acon-teeen en el país, se desprestigia poco a poco ! su imagen y, non él, la de la empresa.

JORNADAS EMPRESARIALES.—Los empresarios, qu« hicieron varios llamamientos a la unidad,

afirmaron su posición democrática («el empresariado privado —se dijo— necesita la democracia como

los peces el agua»), y coincidieron en señalar oue es indispensable superar le crisis económica, para lo

que «todos —señalaron— tenemos que realizar un esfuerzo excepcional».

Como condicione» ¡par* «lio, los oradores citaron, entre otras, la llberalizaclón del intervencionismo en

1» precios, una política financiera adecuada y el restablecimiento de los beneficios empresariales que

promuevan la inversión y la creación da nuevos puestos de trabajo.

Cerró el acto el señor Ferrer Salat, señalando que los asistentes habían formulado 357 .preguntas y

comentarlo». Ante la. Imposibilidad de atenderla», el presidente de la C.E.O.E. anunció í» oeteoraclón de

unas lomadas empresariales, «a las >aue se de-iatlrán, a niveles sectoriales, los problemas. ´eseos y

aspiraciones de la empresa, espada.

 

< Volver