Autor: Moreno, Pedro. 
 Dictaminada la ley de representación sindical en la empresa. 
 Secciones sindicales en empresas de más de mil trabajadores     
 
 Informaciones.    02/06/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

DICTAMINADA LA LEY DE REPRESENTACIÓN SINDICAL EN LA EMPRESA

Secciones sindicales en empresas de más de mil trabajadores

MADRID, 2 (INFORMACIONES, por Pedro Moreno}.

SE cumplieron las previsiones al terminar los debates en comisión del ´proyecto de ley de Representación

Sindical en la empresa. El grupo parlamentario de U.C.D., auxiliado en todas las votaciones por Alianza

Popular, fue imponiendo uno a uno sus criterios en el tema, devolviendo el informe de la- ponencia a la

redacción original enviada por el Gobierno a las Cortes en unos casos o «.mejorando-» el mismo a través

de los criterios que el ejecutivo ha ido proporcionando a su grupo durante los treinta y dos días que han

tardado los diputados adscritos a ia Comisión de Trabajo para dictaminar el proyecto, dictamen que,

paradójicamente, se ha realizado por procedimiento de urgencia.

No quedó cerrada ia puerta, sin embargo, a un posible acercamiento de posiciones en e] Pleno del

Congreso que debata el proyecto de ley, según apuntaban a INFORMACIONES algunos de los diputados

miembros de la Comisión. «El enfrentamiento de posturas —dicen— ha sido más acusado debido a las

cada vez más radicales posiciones de los partidos de izquierda», los cuales, por cierto, han reservado e¡

derecho de defender ante el Pleno sendas enmiendas a ia totalidad del proyecto.

«Ningún trabajador que ostente cualquier representación de las reguladas en la presente ley podrá ser

despedido o sancionado durante el ejercicio de sus funciones ni dentro de los dos años siguientes a su

cese, siempre que el despido o la sanción se basen en la actuación del trabajador en el ejercicio lega] de su

representación. Si el despido o cualquier otra sanción por supuestas faltas graves o muy graves obedeciera

a otras causas, deberá tramitarse expediente contradictorio, con audiencia del trabajador y dei órgano

representativo a que pertenezca, asi como con informe preceptivo de la Inspección de Trabajo. La

decisión del empresario será recurrible ante la jurisdicción laboral.» Este es el texto del artículo 28,

aprobado por unanimidad después de refundirse sendas enmiendas de U.C.D. y A.P. que matizaban

algunos aspectos del informe de la ponencia, enmiendas Que, después de votadas, originaron una pequeña

confusión en e] diputado comunista don Marcelino Camacho.

«COLLAGE» U.C.D.

Ija atención, sin embargo, estaba ayer puesta en la suerte del artículo 29, uno de los más controvertidos

de] texto y que no figuraba en el texto remitido por el Gobierno. Su tema era la regulación de las

secciones sindicales, y su texto fue -enviado a discusión conjunta con el artículo 3.° del proyecto, cuyos

debates quedaron en suspenso en su día. El grupo gubernamental presentó una enmienda, votada

favorablemente, que señalaba la desaparición de este artículo y pasaba su temática al artículo 3.°.

Aceptando los dos primeros puntos dei proyecto del Gobierno, U.C.D. propuso una nueva redacción para

el tercero, en la que afirmaba que «en centros superiores a los 1.000 trabajadores de plantilla, podrán

constituir la correspondiente sección sindical aquellas centrales cuyos afiliados superen el 10 por 100 de

la misma o el 20 de, uno de sus colegios electorales». Como competencias de dicha sección sindical, el

grupo gubernamental propuso que fue. ran exclusivamente «poder circular libros e impresos entre sus

afiliados y recaudar las cuotas, sin perjudicar la normalidad de la producción, y disponer de un tablón de

anuncios». Un delegado, neón antigüedad en la empresa superior al año», figurará al frente de la sección,

EI P.S.O.E., en cambio, proponía que las secciones fueran establecidas en empresas con más de cien

trabajadores, y entre las funciones destacaba «reunir a los afiliados como mínima, previa comunicación al

empresario, una vez al mes fuera de las horas de trabajo», así como capacidad para «negociar convenios

colectivos o cualquier otro tipo de acuerdo si así lo deciden los trabajadores en votación». Finalmente, el

P.S.O.E. proponía una tabla proporcional de delegados sindicales de acuerdo con la plantilla de la

empresa:

— De 100 a 500 trabajadores: Un delegado.

— De 501 a 1.500: Dos.

— De 1.501 a 3.000: Tres.

— De 3.001 a 5.000: Cuatro. - Más de 5.000: Cinco.

CUESTIÓN DE COMPETENCIAS

«La negociación de convenios - dijo el d i p u t ado de U.C.D. don José Luis Moreno—, es competencia

de los comités de empresa, no de las secciones sindicales. Mi grupo no tiene i n c o aveniente en aceptar

un mayor número de delegados, pero que éste no sea en función de la plantilla, sino de la verdadera

fuerza del sindicato que pretende constituirla.» El diputado de U.C.D. se opuso, finalmente, a la

pretensión de conceder el mismo número de horas retribuidas a los delegados que a los miembros del

comité de empresa. A.P. apoyó la posición gubernamental, mientras que don Ángel Parera, de la minoría

catalana, p r o p uso una fórmula que concillaba ambas posturas, fórmula que fue rechazada. Ante el

hecho consumado, el diputado comunista don Marcelino Camacho expresó su disgusto ante el nacimiento

de una ley ccqne surgía —dijo— para reconocer el comité de empresa y las posibilidades de asamblea y

que nosotros quisimos ampliar a la existencia legal de unas secciones sindicales con contenido propio.

Pero se observa que la regulación que se da a éstas es regresiva respecto a normas anteriores. Las

enmiendas de U.C.D. son, pues, netamente antiobreras.» Don Jerónimo Saavedra (Partido Socialista

Obrero Español) calificó como «risibles» las funciones que U.C.D. atribuye a las secciones sindicales,

mientras el diputado del mismo partido, don Manuel Chaves, hacía hincapié en que la ley en debate

deberá establecer «mínimos, nunca limitaciones máximas».

El artículo 3.°, eje sobre el que giró gran parte del debate extraparlamentariq y que originó también

movimientos de protesta por parte de sindicatos y organizaciones empresariales, quedó finalmente

redactado en los s i g uientes términos:

«1. El ejercicio de los derechos sindicales se reconoce y se ampara en todas las empresas, en el marco de

pleno respetó a los derechos y libertades que la Constitución garantice,

2. La acción sindical en la empresa podrá convenirse entre los empresarios y los trabajadores, mediante

pactos o acuerdos.

3. Para el ejercicio de los derechos sindicales de los trabajadores en los centros de trabajo con más de

1.000 trabajadores fijos de plantilla, los afiliados de un mismo sindicato que en conjunto superen el 10

por 100 del total de la misma, o el 20 por 100 de uno de los colegios electorales, podrán constituir la

correspondiente sección sindical.

Las funciones de ésta consistirán en poder circular libros o impresos entre sus afiliados y recaudar cuotas,

sin perjudicar la normalidad de la producción, disponiendo de un tablón de anuncios.

Al frente del citado órgano se designará un delegado que deberá pertenecer al centro de trabajo y tener

una antigüedad en la empresa superior al año.

4. Cada delegado se res-ponsabilizara de que su secíón sindical desarrolle las actividades, de

acuerdo con las normas establecidas en esta ley.»

 

< Volver