Autor: Fernández Romero, Andrés. 
   Oportunidades de las pequeñas y medianas empresas     
 
 Ya.    14/10/1977.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ECONOMÍA

14-X-77

OPORTUNIDADES DE LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS

En el plano humano, la integración personal En el plano técnico, la posibilidad de producir y vender

productos que no interesan a las grandes empresas

Completamos el somero análisis que venimos haciendo (YA 6 de junio, 19 y 23 de julio, 16 y 19 de

agosto, 6 y 11 de septiembre) de los puntos fuertes y débiles de las pequeñas y medianas empresas y de

las estrategias que pueden aplicar para asegurar su supervivencia y contribuir » su desarrollo con e1

estudio de su» oportunidades, es de«:ir. de los puntos fuertes que las pequeñas empresas tendrán en el

futuro.

En e) plano humano, el aspecto positivo más destacable en este tipo de empresas tal vez lo constituyan lo

que podríamos llamar e] desarrollo del grado de integración personal, es decir, la identificación de las

personas que trabajan en las pequeñas y medianas empresas con gran parte de los objetivos que éstas per-

siguen.

En el piano técnico hay una oportunidad clara:

La posibilidad de desarrollar las llamadas "misiones intersticiales", es decir, la posibilidad de producir y

vender aquellos productos que las grandes empresas no tienen interés en producir y vender en los

mercados que las grandes empresas abandonan.

Merece la pena que nos detengamos en hacer unas breves reflexiones sobre los orígenes de estas

oportunidades, sus consecuencias y las estrategias que pueden aconsejarse para la explotación de esta

ventajosa posición futura.

EL DESARROLLO DEL GRADO DE INTEGRACIÓN PERSONAL

Las grandes empresas tratan de conseguir una identificación de los fines de los hombres que trabajan en

ellas con los de la organización. Durante mucho tiempo se ha hablado de la necesidad de que los hombres

que desarrollan sus actividades en el seno de una empresa, una institución, un organismo público, adapten

sus objetivos de trabajo a ios fines y objetivos buscados por estas organizaciones.

Las modernas tendencias psicosociológicas, basadas en el respeto máximo a la personalidad de los

hombres que desarrollan su trabajo en una empresa, no habían de esta subordinación de fines, sino más

bien de la búsqueda de procedimientos para hacer coincidir, en el mayor número de ocasiones posibles,

los objetivos personales de los individuos con los objetivos colectivos de ¡a organización. Es evidente que

existen zonas de conflicto, en ¡as cuales lo que pretende el hombre que trabaja en una empresa no puede

coincidir con los objetivos que esa empresa busca. Pero un estudio riguroso de las motivaciones

personales de los hombres de una organización permite detectar amplias zonas en que los objetivos del

individuo y de la organización son paralelos o co-incidentes.

Entendemos nosotros que esta posible armonización entre los intereses personales de los individuos y ¡os

intereses de las empresas en las que trabajan es más fácil de lograr en las pequeñas y medianas empresas

que en las grandes empresas. No solamente porque la despersonalización del que en último término

ostenta el poder en la empresa (junta general de accionistas, staff central de una multinacional en el

extranjero, etc.) es mayor en la gran empresa que en la pequeña empresa, sino también porque la

influencia de los individuos que trabajan en una empresa pequeña sobre los finas que esta empresa

pequeña puede tener es también mayor.

En una pequeña empresa que pretenda supervivir en el futuro, los intereses de los individuos que en ella

trabajan son generalmente contemplados con mayor interés que en la empresa grande. Las empresas

medianas y pequeñas sensibles a ´a evolución de los tiempos tendrán buen cuidado de conocer los

objetivos últimos de las personas que en ellos trabajan para garantizar esta integración en identidad entre

fines del individuo y de la empresa.

Las principales consecuencias de esta posibilidad de desarrollo del grado de integración personal son, de

una parte, la mayor motivación del personal que trabaja en la empresa. Y también, como consecuencia, la

permanencia del personal en sus puestos es mayor en las empresas pequeñas que en las empresas grandes,

como es normal cuando las personas están motivadas.

PLAN DE CARRERA Y DESARROLLO PERSONAL

Parece una estrategia acertada explotar al máximo las posibilidades de desarrollo del grado de

identificación de los objetivos individuo-organiüación. Esto es posible cuando el personal de la empresa,

y especialmente los puestos directivos, conocen cuáles son sus posibilidades futuras de desarrollo, es

decir, cuando se han trazado lo que suele denominarse una "curva de carrera" que describe los sucesivos

puestos y niveles remunerativos que la" persona puede alcanzar si se van cumpliendo las previsiones de

progreso de la empresa y de la organización.

Claro es que sobre la pequeña empresa existe siempre una amenaza que afecta al personal en general y a

sus cuadros directivos en particular: la amenaza de que la gran empresa ofrezca mayores oportunidades

técnicas y económicas a sus directivos, ya que hay en ella mayor número de ocasiones de desarrollo

 

< Volver