Los verdaderos empresarios     
 
 Arriba.    21/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LOS VERDADEROS EMPRESARIOS

Ahora que tanto se habla de problemas en ¿as empresas, puede ser útil reflexionar sobre los

verdaderos empresarios, empezando por constar que en la realidad de la España de hoy las

empresas son de cuatro tipos: gran capitalismo, articulado en los principales grupos

financieros; subsidiarias de multinacionales: empresas del Estado o del resto del sector público,

y pequeñas y medianas empresas (PME).

Parece claro, e iremos viendo en qué medida, con toda una serie de excepciones, que el área

en que se concentra el verdadero empresariado es en la PME. Los directivos de las sociedades

anónimas del gran capital, generalmente no pasan de ser meros "administradores"; de forma

que en caso de déficit transitorio recurren a la sociedad matriz de su grupo financiero; y en las

situaciones extremas, en que ya no se da un nivel de rentabilidad adecuada, se liquida la

empresa, en algunos casos haciéndose cargo de ella el Estado a través de la llamada "socia-

lización de las pérdidas".

En lo que respecta a los directivos de tes filiales de compañías extranjeras, más que

empresarios en sentido estricto, debe hablarse de "ejecutivos de multinacionales" pues el

riesgo que se deriva de su actividad, aparte de estar casi siempre bien calculado, recae en la

organización global de la gran corporación transnacional presente en diversidad de países.

En cuanto a las empresas estatales, su administración no se encuentra hoy a cargo de

verdaderos empresarios, sino de políticos que reciben tales puestos "a modo de prebenda", o

de funcionarios más o menos generanciaies. que de ponerse las cosas mal, se limitan a

dirigirse al Estado para que éste, directa o indirectamente, enjugue el déficit.

En síntesis, en las grandes empresas, con todas las excepciones que se quiera. \o que

actualmente prevalece no es e) empresario con e! sentido convencional del término, sino

básicamente una serie de sujetos que en el "dramatis personae" habría que llamar, con mayor

propiedad terminológica, "administradores, ejecutivos de multinacionales y funcionarios más o

menos prebéndanos o gerenciaíes. (...).

Y esa gran importancia de la PME no es algo que vaya a cambiar ni rápida ni fác¡Jrpente. La

galaxia actual de ´PME es resultado lógico del desarrollo de una economía como la nuestra, en

la que sólo de forma reciente ha habido un verdadero proceso de industrialización, y en él tos

pequeños y medianos empresarios han desempeñado un protagonismo indudable. La

consecuencia está ahí: una economía de gran complejidad. con casi un millón de pequeños y

medianos empresarios "que indefinidamente habrán de seguir teniendo un papel relevante en

e! desarrollo económico".

{Ramón Tamames. en «Diario de Barcelona».)

 

< Volver