Autor: Muñoz, Pedro. 
   Debe funcionar el Instituto de la Pequeña y Mediana Emprresa     
 
 Ya.    02/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

2-XI-77

LA ECONOMÍA Y SUS PROTAGONISTAS

"Debe funcionar el Instituto de la Pequeña y Mediana Empresa"

"la PYME se ha visto marginada y desamparada" • Entrevista con el profesor Menéndei Roces, que ha

presentado su tesis doctoral sobre estos temas

Don César Menéndesc Roces, economista y profesor de marketing en la Universidad Complutense de

Madrid, ha destacado en estos últimos tiempos por sus estudios sobre pequeña y mediana empresa, uno de

los sectores económicos más importantes y tal vez más marginados de nuestra economía. He aquí sus res-

puestas a nuestros interrogante* sobre este tema.

—En estos momentos, en que se habla y escribe tanto acerca de la concentración empresarial, ¿qué futuro

le espera a la pequeña y mediana empresa?

—Existen dos grupos de economistas: uno, los >|iie opinan que la pequeña y mediana empresa no es—

valga la redundancia—una empresa, una organización de nuestro siglo, y por ello propugnan la fusión, la

concentración o la asociación de la PYME. Otros, en cambio, entre los que me encuentro, estamos en una

postura diametralmente opuesta, porque consideramos que la pequeña y mediana empresa no puede

desaparecer en aquellos sectores productivos que le son propicios e Idóneos. La pervivencia de la

pequeña y mediana empresa está demostrada especialmente en la» últimas décadas por el propio avance

tecnológico, los mercados y la burocratización de las grandes y gigantescas empresas. Así pues, el futuro

de ía pequeña y mediana empresa—a mi juicio— está completamente asegurado, siempre y cuando el

Gobierno lleve a cabo una política económica con conocimiento profundo de su problemática, tratando no

sólo en el sentido horizontal, es decir, regional, sino también en el sentido vertical, es decir,

sectorialmente. Esto no quiere decir que la pequeña y mediana empresa pueda sobrevivir en todos los

sectores, ya que hay algunos en que la tecnología exige fuertes inversiones de capital y, por consiguiente,

producciones en grandes series, porque existen mercados amplios, y por ello la pequeña y mediana

empresa no es apta. Son, por consiguiente, estos sectores propios de las grandes empresas, como, por

ejemplo, el sector químico, el sector energético, etc., pero, en cambio, en el sector de la manufacturaron y

transformación, está demostrado en los países más desarrollados que España, éstos pueden ser —y de

hecho lo son—atendido» especialmente por medianas y pequeñas empresas.

UNA POLÍTICA ADECUADA

—Usted acaba de presentar mi tesis doctoral en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales

sobre pequeña y median» empresa, ¿Cuál sería su definición sobre ésta?

—Al ser el título de mi tesis doctoral "La problemática de la pequeña y mediana empresa, base* para una

política", me h« visto obligado a recoger los distintos criterios de definición o de limitación de lo que se

entiende en España y en otros países por pequeña y median;» empresa.

—A su juicio, ¿cuáles podrían ser las bases para una política adecuada en lo que se refiere a pequeña y

mediana empresa en España?

—Voy a señalarle las tres que a mi juicio considero más importantes y urgentes. La primera e« la puesta

en marcha—lo más rápidamente posible—del Instiln-to de la Pequeña y Mediana Jim-presa, creado por el

primer Gobierno Suárez y aparecido en eí "Boletín Oficial del Estado" del 2» de abril último. La PYME,

más que ventajas que la favorezcan, está necesitada de mi clima propicio que la ayude, un clima de

libertad donde la iniciativa no esté considerada como un elemento peligroso, ni la diversidad como un

desorden. Necesita, pues, «n entorno adecuado y una infraestructura sólida, inmediatamente disponible y

fácilmente utilizable, disponiendo de medios de transporte, de comunicación, de una administración

simple y eficaz y de un sistema fiscal claro y sencillo, así como de unas leyes sociales que, sin perjudicar

a! trabajador, le den una flexibilidad rn la disposición de una mano de obra cualificada. Y en tercer lugar,

proveerla de los medios de financiación y de un tratado fiscal en la Seguridad Social que no las grave

tanto como a las grandes empresas.

—¿Qué defensa tiene en estos momentos la pequeña y mediana empresa en España?

—La pequeña y mediana empresa no sólo no tiene ninguna defensa, sino que a lo largo de todos ios años

pasados ha estad» desamparada y se ha visto marginada. Es de esperar que con el nuevo proceso

democrático que hemos estrenado el 16 de junio, los pequeños y medianos empresarios constituyan, como

así creo que está ocurriendo y sus organizaciones de defensa que puedan hacer valer y oír la importancia

que tiene la pequeña y mediana empresa no solamente como instrumento productivo, sino como clase

social e incluso segmento de electorado.

Pedro A. MUÑOZ

 

< Volver