Basilio Martín Patino. 
 Intento defenderme de los palos     
 
 Arriba.    22/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DE LOS PALOU"

• «No critican los valores cinematográficos de la película, sino mi postura ante el fenómeno»

• «No hay derecho a que pongan en duda mi honestidad»

• «Cuando Franco murió me dejo de interesar el franquismo»

BASILIO MARTIN PATINO ha cubierto todo un récord. En el plazo de casi un año ha colocado en

cartel, ha estrenado, tres películas: «Canciones para después de una guerra», «Verdugos» y la última de

esta trilogía, realizada en pleno franquismo, léase clandestinidad, es «Caudillo». Esta película, que

describe la toma del poder por parte del general Franco, ha abierto la puerta a una serie de críticas y

polémicas que han ¡sorprendido y asombrado hasta cierto punto al director. Sin embargo, es lógico,

porque el recuerdo de estos años está muy cercano. Y aún una gran mayoría de personas no pueden ver o

no saben ver este fenómeno con objetividad. De ahí estas críticas y polémicas. «Me lo tomo con mucha

caima. Pero intento defenderme de los palos que me han caído a raíz del estreno. Lo que me molesta es

que no critican a los valores cinematográficos de la película, sino a mi postura ante ese fenómeno, pese a

que intento mostrarme objetivo. La verdad es que no hay derecho a que pongan en duda mi hones» tidad.

En este oficio hay que ser muy humilde y aguantar todos ios palos, vengan de donde vengan», termina

diciendo el director.

«El tema del franquismo —añade— produce ciertos resquemores. Sin embargo, en el fondo es sano el

hecho de que el problema del franquismo ya no preocupe tanto. ¡Ojalá! que la película contribuya a

enterrarlo definitiva* mente.»

«Después de cuarenta años de soportar a Franco, creo que he realizado un esfuerzo sin* cero en

comprender y reflexionar antes que cebarme en él y criticarlo, cosa que he podi´ do hacer. Sin embargo,

mi oficio es hacer cine, no sermones ni apologías.»

Para la realización y montaje de esta película casera, hecha en unos momentos muy difíciles, ha contado

con material cinematográfico sacado de diversas filmotecas extranjeras: «Yo no he contado con los

medios que han tenido otras personas. Ni siquiera pude pedir material a centros oficiales, ya que estaba

calado. Sin embargo, a pesar de eso y a pesar de que la búsqueda del material que necesitábamos era

costoso y entrañaba una gran cantidad de dificultades que poco a poco tuvimos que superar, encontré

documentos inéditos» sorprendentes. Por otra parte, yo utilicé el material del que disponía de una y otra

parte para que el espectador llegue a sus propias conclusiones.»

Cuando decidió acometer la película, lo hizo por una necesidad puramente vital, no para especular sobre

el tema ni por un interés comercial. «Mi punto de vista —añade— ante el fenómeno histórico de Franco

es claro; yo siempre Jo he condenado. Desde el primer momento he mantenido esta postura y la defenderé

a capa y a espada. En ia película dejo de manifiesto mí ternura por el pueblo español, y eso es estar en

contra del señor que lo ha sojuzgado durante todos estos años. Además, creo que España está compuesta

de dos partes.»

«Caudillo» es la primera parte de´ un todo, de un conjunto. Cuando murió Franco se encontraba

realizando la segunda parte de esta película. «En esos momentos me dejó de interesar el fenómeno y, en

consecuencia, no acabé el montaje que tenía entre manos.»

 

< Volver