No queremos ser chivos expiatorios  :   
 (Dicen los empresarios del metal en Sevilla). 
 Pueblo.    09/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

"NO QUEREMOS SER CHIVOS EXPIATORIOS" (dicen los empresarios del Metal de Sevilla)

"Estamos en contra de las medidas económicas del Gobierno"

«Auguramos, y ojalá nos equivoquemos, graves e inmediatos problemas laborales, sociales y políticos, y

queremos, por Jo tanto, denunciar nuestro desacuerdo con las medidas económicas del Gobierno y nuestra

decisión de no seguir la cíase empresarial actuando como chivo expiatorio de las malas decisiones de

nuestros gobernantes.» Así concluye el comunicado remitido a la Redacción de PUEBLO en Sevilla por

la Federación de Empresarios del Metal de esta provincia, tras la celebración de una reunión de carácter

extraordinario, promovida por la honda preocupación de estos empresarios ante el desarrollo creciente de

la grave situación de crisis por la que atraviesa el sector y conscientes de que la política programada por

el Gobierno no va a producir los resultados deseados.

Después de analizar las causas de !a crisis, la Federación de Empresarios del Metal de Sevilla considera

que «la actual legislación laboral, gestada a lo largo de sucesivos Ministerios del Régimen, ha

desembocado en un engendro confuso, trasnochado y paternalista, origen de toda clase de conflictos y

causa principal de nuestra baja productividad», y propone urgentemente un régimen de ubre contratación,

terminar con las indemnizaciones cuando la actividad empresarial cese, determinar un salario hora

nacional mínimo y suficiente para las horas normales y para las extras, incorporan, do las pagas

extraordinarias al salario hora; terminar con los convenios colectivos a nivel de empresa, pasándolos a

ámbito regional o, mejor, nacional; contar con el derecho al cierre contra el derecho a la huelga; lograr un

retiro de la misma proporción para todos tos españoles en virtud de los años trabajados; conseguir un

seguro de desempleo digno, absolutamente fiscalizado por la sociedad para impedir el fraude y el abuso

que del mismo se está llevando a cabo en estos instantes; terminar con el «plus de distancia» y permitir el

traslado de empresas en límites geográficos razonables, y modificar esencialmente el concepto de

seguridad social.

«No podemos asistir impávidos al hecho de que el crédito oficial se dirija hacia grupos económicos

extranjeros, a grandes grupos económicos españoles y, fundamentalmente, a la empresa pública», señalan

los empresarios del metal de Sevilla, subrayando la necesidad de que los créditos oficiales lleguen a

través de la Banca privada y cajas de ahorro, mediante la correspondiente linea de crédito oficial, y que la

dinámica económica del país descansa fundamentalmente en la pequeña y mediana empresa «Es, por

tanto, a ellas a quienes debe llegar el crédito fácil y barato —se añade—, y no por función política a los

grandes grupos de producción y, lo que es aún peor, a las multinacionales.»

Los empresarios del meta! de Sevilla estiman conveniente la supresión de las múltiples tributaciones,

considerando suficiente una contribución industrial englobada en el impuesto sobre las rentas, y proponen

la creación de un fondo para nuevas inversiones constituido por una aportación a partes iguales por hora

de trabajo entre empresas y trabajadores, así como un fondo para investigación en similares condiciones,

administra dos ambos por sindicatos obreros y patronales. Suponen ios empresarios del metal que de este

modo se podría conseguir que los empresarios contratasen e invirtiesen sin miedo y que subiera el nivel

de ¡os salarios, y que los sindicatos se conviertan en organizaciones económicas poderosas, de modo que

puedan colaborar al desarrollo de la economía del país.

creando sus propias empre. sas y participando en las ya existentes, y terminando ¡os problemas de

«nacionalizaciones» y «coparticípaciones». También afirman que de esta manera aumentaría la

productividad en un plazo inmediato en un 50 por 100. y en breve plazo, en un 100 por 100, con

revalorización de la moneda, reimportación de capitales, extinción de! paro y la inflación, absorción de

emigrantes y nuevos puestos de trabajo.

 

< Volver