Autor: Tomás Marco, Juan José. 
   Democratización de la empresa  :   
 Realidades nuevas, según palabras del Ministro de trabajo. 
 Ya.    09/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

MUNDO DEL TRABAJO DEMOCRATIZACIÓN DE LA EMPRESA

Realidades nuevas, según palabras del ministro de Trabajo

LA Confederación Española de Organizaciones Empresariales ha hecho público un comunicad» tras de

ser recibidos sus dirigentes por el presidente Suárez y de él destaco como algo notable la frase que dice:

"La eficacia de una política económica exige un esfuerzo profundo de solidaridad y colaboración entre

todos los estamentos sociales del país, y de modo «special de trabajadores y empresarios." La actitud de la

CEOE hay que ponerla en relación con los ataques que desde algunos vectores se han producido a unas

palabras del ministro de Trabajo, señor Jiménez de Parga, que han levantado estos dias un cúmulo de

comentarios—y también tergiversaciones— a fin de clarificar dichas cuestiones.

EN primer lugar, sería muy de desear que la CEOE puntualizara qué entiende por solidaridad y

colaboración de trabajadores y empresarios. La situación, en general—la CEOE, eegún sus mismas

fuentes, representa sólo al 50 por 100 de las empresas españolas—, ha sido acertadamente expuesta por el

«efior Jiménez de Parga. "Hemos conseguido—dijo —la democracia política Hay que emprender el

camino hacia la democracia social y económica. Hay que ser también ciudadano en el lugar donde se

trabaja. He aquí Ja democracia en profundidad. La que nos hará pasar de la condición de subditos en las

empresas a la categoría de ciudadanos en ellas, como lo somos ya en la vida pública. La democracia en la

empresa exige más información, más participación, eligiendo y controlando a quienes asumen la tarea de

dirección y administración del patrimonio que es—que debe ser—común. ´ "He aquí un camino ´concreto

para la transformación de la empresa, de que tanto «e ha hablado y tan poco se ha hecho.

EN el más moderno y actual concepto de empresa, ésta se concibe como una comunidad de ´personas.

También son empresa todos los que trabajan en ellas. Ciertamente que los últimos bastiones de dictadura

y de autoritarismo residen en la Europa actual en las manos de dirigentes o ejecutivos de muchas

empresas.

ES evidente que los trabajares tienen derecho a participar en la vida y desarrollo de sus empresas. Y no

vale salirse por la tangente con fundamento en un mal empleo del término "autogestión". No

confundamos. Una cosa es la autogestión como se practica en Yugoslavia y otra la empresa democrática.

La empresa democrática no es incompatible con la empresa de libre mercado y libre iniciativa. Al

contrario, la refuerza y le da realismo y verdadera eficacia, al hacer partícipes a todos sus hombres. Estoy

plenamente de acuerdo con el ministro de Trabajo y es una esperanza que desde tan alta responsabilidad

se haya consagrado una concepción de la empresa en el mundo moderno como la vengo preconizando y

propugnando con sentido comunitario, tomando la idea de Juan XXIII de la empresa ´como comunidad de

personas libres y solidarias para desarrollarla y tratar de que se lleve a la práctica.

Juan José TOMAS MARCO

 

< Volver