Autor: Goñi, Javier. 
 Con Franco interpretándose a sí mismo. 
 La película Caudillo, de Martín Patino, una reflexión sobre la guerra civil     
 
 Informaciones.    14/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CON FRANCO INTERPRETÁNDOSE A SI MISMO

La película ((Caudillo)), de Martín Patino, una reflexión sobre Ía guerra civil

Por Javier GOSI

MADRID, 14.

CON intérpretes de la talla política de Queipo de Llano, Muían Astray, Durruti, José Antonio, García

Oliver, Largo Caballero, Sánchez Mazas, AIberti, Fernández-Cuesta, «Pasionaria», Serrano Súñer, Miaja;

con un protagonitas, Franco, y con un antagonista, todo el pueblo español, esta noche, en el cine Madrid,

se estrena «Caudillo», montaje realizado por Basilio Martin Patino, con imágenes y voces reales de los

protagonistas de la guerra civil, período —desde el 18 de julio hasta el día de la Victoria—, que es el que

abarca Patino con esta película, montada en 1973.

En poco menos de un año ha podido estrenar «Canciones para después de una guerra», «Queridísimos

verdugos» y «Caudillo». Patino cierra así un período concreto de su vida y de su actividad

cinematográfica. Ahora, libre de estos lastres que se habían convertido en una obsesión, Patino mira al

futuro y piensa en argumentos para sus próximas películas («serán historias fabulosas, de amor,

normales»).

«Aunque me gusta el montaje, no es que prefiera no rodar con actores —comenta a INFORMACIONES

Patino—. Lo que pasa es que entonces, cuando pensé en "Canciones", en "Caudillo", no podía hacer otra

cosa. En 1973, en momentos de particular represión, ¿cómo iba a conseguir permiso del Ministerio de

Información y Turismo para sacar las cámaras a la calle, cómo me iban a permitir rodar una película sobre

Franco? Actuaba condicionado. No podía hacer otra cosa que encerrarme en una sala de montaje.»

De ello no se arrepiente: "¿Dónde iba a encontrar un actor que se pareciera a Franco? Encontré algo

mejor. He tenido la fortuna de tener a Franco haciendo de Franco. Esto es algo impagable. Tiene una

fuerza brutal. Ningún guionista hubiera imaginado una historia mejor que lo que de verdad fue la guerra

civil, a través de sus documentos orales y gráficos.»

Patino piensa que hubiera sido más lógico ver primero «Caudillo» y luego «Canciones...». Hoy, cuando

se estrene «Caudillo», no haría, dice, una película sobre Franco

(atengo otra temática y otras preocupaciones; la hice cuando debía, cuando el tema me dolía»).

Se defiende del posible anacronismo histórico de tratar hoy la guerra civil. «Reflexionar a estas alturas —

dice convencido— sobre la guerra civil no es un desfase histórico. Lo que ocurre es que del posible

anacronismo nosotros no somos responsables. Ei increíble desfase hay que achacarlo a estos años de

dictadura.»

Patino tiene la impresión de que «Caudillo» puede hacer daño, pero también, y sobre todo, puede liberar.

"Para mí es un ejercicio de sinceridad, de liberación; parece pedante, pero es así. No se me puede acusar

de insincero. Con estas tres películas, estrenadas sucesivamente, yo he pretendido dar mi visión. Tengo

derecho a equivocarme. Respeto a los demás y quiero que los demás respeten mi mirada particular sobre

nuestro pasado inmediato. En mi opinión, y puestos a sintetizar, "Caudillo" tiene comprensión y ternura,

pero a la vez horror a lo que pasó en aquel tiempo. Mi película no es solamente Franco, sino el pueblo

español. "Caudillo" es un retablo y, a la vez, una reflexión sobre la guerra civil.»

 

< Volver