Según dicen los empresarios. 
 No se aclaran  :   
 (Los partidos al exponer sus programas económicos). 
 Pueblo.    08/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PUEBLO 8 de junio de 1977

SEGÚN DICEN LOS EMPRESARIOS

NO SE ACLARAN (los pulidos al exponer sus programas económicos)

Ningún partido político presenta un programa económico claro; todos están llenos de contradicciones

entre su propaganda electoral y su ideología tradicional, y derechas e izquierdas se parecen demasiado.

Esta es la conclusión a que han llegado, en su mayoría, los empresarios que intervinieron en un coloquio

celebrado ayer en Madrid, organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección. Los

empresarios también se mostraron de acuerdo en afirmar que se necesita un plan que consiga la

reactivación de nuestra economía; pero que ningún partido se ha querido arriesgar a hablar de las medidas

necesarias para conseguirla.

Además de estas ideas generales, cada uno de los cinco empresarios que participaron en el coloquio de la

A. P. D. expuso otras que resumimos a continuación:

ANTONIO ENR1CH VALLS. — El vicepresidente de la A. P. D. y presidente de la industria de Artes

Gráficas Altamira se definió como «un empresario más que soporta la falta de definición de los partidos

en materia social y económica", y afirmó categóricamente que si lo que dicen los partidos «tiene algo que

ver con ió que piensan hacer no es de esperar un plan de. reactivación general», sino que «nos ofrecerán

una devaluación encarecedora unas FiiRrt.es JrtíB8fÍtst*x!«-los servicios públicos y una reforma fiscal a

bulto, que puede hacer presa en Ja clase media». Ya que tanto derecha como imquierda anuncian planes

económicos «absurdos e inoperantes», para Antonio Enrich «el primer problema de la novísima

democracia puede ser vivir el fracaso de nuestra total clase dirigente al enfrentarse con la economía».

EDUARDO AGU1LAR ROGER. — El presidente de la Cooperativa de Pequeña y Mediana Empresa de

Aragón dijo que ningún partido ha querido decir que hay que mejorar ei nivel de producción español para

conseguir la reactivación económica. Eduardo Aguilar afirmó que «ante la incomprensión en

que se desenvuelve el pequeño y mediano empresario será importante ver cuántas de las proposiciones

positivas para ellos son estrategia electoral y cuántas convicciones de los partidos», a los que recordó que

los votos de los pequeños empresarios son más de un millón.

MARIANO RABADÁN FORNIES. — El consejero-delegado de Gestemar y presidente de Eurovalor

afirmó que todos los grupos políticos se han pronunciado por una economía social de mercado, y que

«incluso los más a la izquierda, P. S. O. E. y P. C. E., no se han pronunciado claramente respecto a -

mciofializaciones inmediatas, sino que han expresado que era indispensable evitar la estatalización».

También se refirió a que todos los partidos defienden la entrada de España en la C. E. E. y la necesidad de

un plan de saneamiento económico, «inclinándose la mayoría por un plan de saneamiento moderado».

MAX MAZIN. — El presidente de la Agrupación Empresarial Independiente y da la Comunidad Israelita

en España exigió «una clarificación de los programas económicos de aquellos partidos que pretenden

conquistar el voto dei empresario y el de todas las fuerzas del país que defienden una economía libre»,

dentro del «modelo occidental». Mazin acusó a todos los partidos, incluso a aquellos con los que «el em-

presario tiene cierta sintonización ideológica», de falta de concreción, pues las derechas dan «una imagen

de temor, de tibieza y medios tonos», y los de izquierdas no mantienen su posición ideológica tradicional.

AGUSTÍN RODñlGUEZ-SAHAGUN.—El promotor de la Confederación Empresarial Española dijo que

los partidos mezclaban sus programas ideológico, electoral y de gobierno y que, cayendo en el

electoralismo, la derecha se muestra progresista, y la izquierda, moderada, Los programas economices

abusan, según él, de tópicos y «encubren la gravedad de la situación»; tras tantas promesas electorales,

afirmó, «va a costar que el pueblo español tome conciencia del esfuerzo colectivo que hay que realizar».

Terminó Rodríguez-Sahagún diciendo que ni la Confederación Empresarial ni las demás organizaciones

de empresarios recomiendan a sus miembros que voten por un determinado partido, pero que «es lógico

esperar que quienes defienden la libre iniciativa a través de una organización, a la hora de manifestarse

politicamente mediante el voto sean consecuentes;

pero éste es un problema de conciencia de cada uno».

 

< Volver