Autor: Alonso, Pilar. 
 José Molina, del Comité Provincial de Madrid de la ORT. 
 "Los vecinos deben hacer política municipal"     
 
 Arriba.    31/07/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 11. 

JOSÉ MOLINA, del Comité Provincial de Madrid de la ORT

LOS VECINOS DEBEN HACER POLÍTICA MUNICIPAL

«Culminadas tas elecciones legislativas con una importante victoria para las fuerzas democráticas, la

siguiente batalla que se perfila en el horizonte político para redondear este triunfo es el de las elecciones

municipales. El objetivo de estas elecciones no es tan sólo el recambiar a los hombres de la

Administración Local, sino el proceder a una renovación profunda de la ley de Régimen Local y del resto

de los mecanismos legislativos hasta que en éstos se garantice una plena y democrática participación

vecinal. Se abren, pues, dos tareas a cual más importantes para el futuro democrático de nuestro país. Por

la primera, las fuerzas democráticas deben garantizar la elaboración de una nueva ley de Régimen Local

en donde se contemplen la plena electividad de los Ayuntamientos, el derecho al voto a partir de los

dieciocho años, las autonomías municipales, la capacidad financiera del Ayuntamiento, los mecanismos

de participación directa de los vecinos, la articulación de las respectivas Cartas Municipales, etcétera.

En esta tarea deben implicarse tanto los partidos democráticos, como las asociaciones de vecinos y demás

sectores del movimiento ciudadano. La nueva ley de Régimen Local debe recoger el peso mayoritario de

las posiciones del pueblo, debe traducir en ley lo que ya son conquistas y práctica diaria del movimiento

ciudadano. Porque si de algo se trata es de que en la nueva ley estén contemplados no sólo los grandes

enunciados políticos, sino también aquéllos mecanismos organizativos que aseguren la participación

activa y crítica de las clases populares. La ORT pretende que los vecinos, diarios protagonistas de la

actividad municipal, participen del debate legislativo que a propósito de la nueva ley de Régimen Local se

abrirá en el país. No se trato tan sólo de que el pueblo se informe, sino de que también dé su opinión,

ofrezca sus alternativas políticas, rechace cualquier intento de coartar sus conquistas a nivel ciudadano.

Para garantizar este proceso democrático y abordar con eficacia la segunda tarea de preparar las

elecciones municipales es preciso hacer antes unas consideraciones:

1. Los actuales concejales y Alcaldes, además de no ser representativos, constituyen un riesgo y un

freno para ta implantación de una verdadera democracia. El resultado de las legislativas se ha convertido

en un «barril de pólvora» para la práctica habitual de muchos munícipes. La escasa ere-oibilidad de unos

Ayuntamientos en la mayoría de los casos ignorados, colocan en lugar preeminente el problema de ta

«interinidad» de los Ayuntamientos hasta las elecciones municipales.

2. En la redacción de la nueva ley de Régimen Local, en la preparación y participación en tas elecciones

municipales y en ta presencia en el nuevo muníclpo democrático, los vecinos, sus asociaciones

ciudadanas, no pueden jugar ei papel de «convidado de piedra» de la nueva situación. Frente al peligro

que supondría marginar a los verdaderos protagonistas de ta práctica municipal, de ia gestión -y

crítica del nuevo municipio, la ORT se reafirma en la necesidad de que desde un principio los vecinos y

sus entidades formen parte de los organismos de control municipal, y que sea garantizada esta presencia

en sus distintas formulaciones (referéndum municipal, propuestas colectivas, juntas municipales...).

3. Obtener una rotundo victoria sobre los restos antidemocráticos exigiría ta más completo unidad de las

izquierdas en tas futuras elecciones municipales. Unidad que es posible ir fraguando ahora mismo a ta

vista del carácter provisional y falto de apoyo popular de los ya «viejos» Ayuntamientos.

A las voces que reclaman la dimisión de Alcaldes y concejales, desde tos barrios y pueblos, y o las que

habría que unir las de ios partidos políticos, nuestro partido propone la creación de CONSEJOS

MUNICIPALES PROVISIONALES que asuman de una manera interina las funciones municipales.

Estarían formados por unas representaciones de partidos políticos, asociaciones de vecinos y otras

entidades ciudadanas. Sus tareas consistirían en controlar la financiación y aplicación de los planes

municipales, paralizando aquellos que perjudiquen los intereses vecinales o se hayan decidido en contra

de tos vecinos. Por otra parte, asegurarían a tos vecinos una detallada información de la actividad

municipal y del estado de cuentas del Ayuntamiento. Favorecerían ta discusión abierta entre los vecinos

sobre ta problemática del propio barrio, tas propuestas de solución, el alcance de ta nueva ley de Régimen

Local, su contenido y atribuciones, se iniciaría el estudio de la Carta Municipal, 1a redacción de un plan

de urgencia que atendiera los problemas más apremiantes para ei barrio, etcétera. No cabe argumentar la

complejidad de tos asuntos municipales ni ta dificultad de. en un corto plazo, hacerse con ellos. Se trata

precisamente de controlar lo que funciona, evitando que se lleven adelante los planes que no cuentan con

ej respaldo de los ciudadanos. En cualquier caso, deben funcionar comisiones de control municipal que

mantengan perfectamente uñateados» a los Ayuntamientos. No es justo que en estos momentos se haga

político municipal sin contar con el movimiento ciudadano, y con los partidos democráticos, y, por tanto,

hay que esforzarse en encontrar instrumentos eficaces de recambio en donde ambos estén debidamente

representados con el resultado fecundo de hacer posible una nueva práctica democrática municipal.

Si importantes son tas elecciones municipales, más importantes, si cabe será su preparación y el ambiente

de apoyo popular que consigan tas nuevas propuestas. Y es que en esta ocasión hay que lograr que ta

participación popular legitime el resultado de estas elecciones. La más amplia democratización municipal

depende de que sea el pueblo el que controte ese proceso de transición a unos nuevos Ayuntamientos

democráticos.»

 

< Volver