Autor: Mancebo Alonso, Mayte. 
   El alcalde provisional podría ser propuesto por los parlamentarios madrileños     
 
 Informaciones.    16/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PUNTO DE VISTA

El alcalde provisional podría ser propuesto por los parlamentarios madrileños

Por Mayte MANCEBO

MADRID, 16.- El trasfondo político que desde sus comienzos tuvo una gran parte del movimiento

ciudadano madrileño ha provocado el raquitismo y :el estancamiento en que ahora se encuentra, con una

clara falta de unidad entre sus líderes a la hora de abordar los principales problemas que Madrid tiene

planteados, comenzando por el de su propia administración. ,A un mismo tiempo se han -pedido desde el

movimiento ciudadano soluciones tan dispares como la dimisión del actual alcalde, su permanencia en el

cargo para evitar el nombramiento digital del sucesor, aunque fuexa con carácter provisional hasta las

elecciones, y, finalmente, la constitución de una comisión gestora, que rápidamente han hechazado líderes

del propio movimiento ciudadano. En opinión de algunos dirigentes, las propuestas no se han producido

en forma unificada y coherente, porque han respondido más a.las grandes; líneas políticas de% los

partidos que al propio interés concreto de la ciudad y sus barrios, y se señala, por ejemplo, que la idea de

la gestora provisional parte del Partido Socialista Obrero Español, quien la intenta divulgar también en el

terreno laboral,´a través de las propuestas formuladas por los afiliados de la U.G.T., para la Constitución

de gestoras que en cada empresa representen a los trabajadores con carácter provisional y eii tanto se

produce la afiliación .de éstos a algún sector sindical. Frente, a esa solución, el Partido Comunista —a tra-

vés de los afiliados que militan en el Movimiento Ciudadano— se muestra partidario de la permanencia

de la actual Corporación, en la creencia firme de que cualquier intento de actuación, a seis meses vista de

las elecciones municipales, no resulta rentable, ya que con los actuales problemas de la ciudad, los

gestores provisionales saldrían «quemados» e inutilizados para el futuro. En definitiva, que el trasfondo

político sigue presente en un movimiento que pudo ser auténticamente" representativo de los madrileños

y que, por el contrario, ha alcanzado una limitadísima représentativldad, como lo demuestra su bajo

número de asociados. La política ha quemado a gran parte de las Asociaciones vecinales y a la propia

Federación, cuando ésta ni siquiera ha alcanzado la legalización todavía. Y el fenómeno se ha

manifestado claramente en el momento en que los partidos-poli ticos, legalizados ya como tales, han

dejado de necesiíar_a las Asociaciones vecinales para poder desarrollar su actividad. Los dirigentes

vecinales se sienten ahora marginados por los políticos, y algunos de ellos no dudan en hablar del

desánimo que produce la falta de apoyo, que, al menos´hasta "ahora, se advierte en los parlamentarios res-

pecto a las reivindicaciones vecinales de los madrileños.

UNA POSIBLE SOLUCIÓN

Lo cierto es que hoy, a nivel municipal madrileño, nadie se siente representado por nadie, y que hay

posturas irreconciliables que imposibilitan una solución progresista. En pura realidad, Madrid, el

madrileño, no tiene más representantes que los hombres, que con el voto de esta ciudad han llegado a los

escaños del Congreso y del Senado. Por eso pienso que. quizá deba ser ese el cauce al que hay .que acudir

para buscar solución a la encrucijada actual, en la que cada día se producen nuevos rumores, de

dimisiones y nombramientos. Si los madrileños han depositado su confianza en 36 parlamentarios —de

ellos cuatro senadores—.¿porqué no dejar que sean esos parlamentarios los que asuman la

responsabilidad transitoria de la Administración municipal en tanto llegan las elecciones? El tema es sufi-

cientemente importante como para mover a la primera reunión conjunta de parlamentarios madrileños.

Que discutan, que pongan sobre el tapete la situación actual de la ciudad, que propongan candidatos para

alcalde provisional. De esa forma desaparecería la principal acusación del nombramiento digital y se

pondría fin a una larga polémica y a una línea de acusaciones y defensas entre el Ayuntamiento y el

movimiento ciudadano, que no conduce a nada positivo, sino que, por el contrario —y como ya decía el

otro día—, está paralizando en muchos órdenes el progreso de la vida ciudadana. Si nuestros 36

parlamentarios son capaces de deponer sus diferencias políticas y examinar serenamente los problemas de

la ciudad, dando en primer lugar solución a la tarea rectora del Ayuntamiento, cabe esperar algo para

Madrid; de lo contrario, seguirán cada día los periódicos ofreciendo el mosaico de comunicados que

piden ceses, dimisiones, continuismo o gestiones provisionales, olvidando planteamientos, más serios y

fundamentales.

 

< Volver