Autor: Ramón Rodríguez, Emilio. 
   Movimiento ciudadano y municipales     
 
 Diario 16.    01/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Movimiento ciudadano y municipales

Emilio Ramón Rodríguez*

El movimiento ciudadano, a diferencia de los partidos políticos, tiene "carácter interclasista, y, por ello

mismo, su actuación pública ha de adoptar carácter unitario. La vinculación con la Administración

municipal y con su estructura democrática a través de las elecciones municipales adoptará, por ello, un

carácter específico, diíe-renbe dé la relación que adoptarán los partidos políticos. Estos son

complementados por el movimiento ciudadano, impulsando la participación y el control..de la ciudad,

pero, por el contrario, sus fines son muy diferentes. Las opciones de la política municipal, que implican

alternativas de gobierno de la ciudad, no pueden ser .elaboradas ni articuladas jpor las., asociaciones del

movimiento ciudadano, sino por los partidos con arreglo a sus proi gramas propios. Es obvio que los

organismos del movimiento ciudadano no pueden participar como tales en las elecciones municipales, ni

en la gestión´ política del municipio. Son órganos de Impulso de las reivindicaciones y de los Intereses

ciudadanos, pero carecen de programas específicos de alternativas concretas de gobierno, porque en su

seno están representadas diferentes ideologías políticas y diferentes intereses de clase, que no es posible

concretar en programas políticos de actuación, en definitiva en alternativas de poder. Pero si los órganos

del movimiento ciudadano no pueden participar en Jas. elecciones, están interesados en que la vida

municipal sea lo suficientemente democrática corno para que la participación ciudadana esté garantizada

e incluso potenciada. El movimieno ciudadano exige unas condiciones democráticas en las que se articula

el funcionamiento del municipio, y que se concretan básicamente en:

1. Autonomía de la Ad-ministracinó municipal con respecto a la Administración Central.

2. Descentralización Interna, para qu´e los distritos puedan ejecutar por sí mismos los programas de

actuación.

3. Representatividad de los árganos de gobierno municipal, mediante la elección por sufragio universal de

los concejales y con posibilidad de revocabilidad de los mismos.

4. Participación ciudadana, porque con ésta el ciu-dadano prolonga sus exigencias y su participación

en un Estado democrático.

Con estas condiciones, que necesitan . recogerse en una ley Municipal, el Partido Comunista de España

estima que las elecciones municipales serian un jalón importantísimo para la consolidación de la

democracia en nuestro país. Eía un plaao prudencial, estas elecciones permitirían dotar a los

Ayuntamientos de gestores democráticos, en los que sV sentirían representados los ciudadanos. Más aún,

sin participar directamente en las elecciones ni en el gobierno municipal, el movimiento ciudadano

conseguiría el marco adecuado para su desarrollo y se convertiría afin más, si cabe, que hasta ahora en

garante de que la actuación municipal va .a ser representativa de los intereses mayoritarios de los

ciudadanos. Con una ley Municipal que impulse la democratización de. la vida ciudadana y las elecciones

municipales, cuya celebración se anuncia próxima, la ciudad dejaría de ser el marco de poder de unas

oligarquías especulativas, que han subordinado a sus: Intereses la existencia cotidiana de millones de

ciudadanos.

*) Del Comité Provincial de Madrid del Partido Comunista de España. Responsable de las tareas

ciudadanas».

 

< Volver