Autor: C. M.. 
 Reunión informativa con altos cargos del Ministerio. 
 Pío Cabanillas, insatisfecho con el presupuesto asignado a cultura     
 
 Informaciones.    27/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

REUNION INFORMATIVA CON ALTOS CARGOS DEL MINISTERIO

Pío Cabanillas, insatisfecho con él presupuesto asignado a Cultura

MADRID, 27 f INFORMACIONES, por C. M.).

LOS 19.000 millones de pesetas que el presupuesto del Estado destina al Ministerio de Cultura para

asuntos específicamente culturales fueron ayer, en la comida-rueda de Prensa que don Pío Cabanillas dio

a los informadores, los protagonistas indiscutibles.

En una anterior rueda de Prensa, celebrada a finales del pasado mes, el propio ministro de Cultura había

estimado que los gastos internos del propio Ministerio rondarían los 16.000 millones de pesetas. Se

trataba de una estimación global, en la que entraban no sólo los gastos de administración meramente

cultural, sino también los referidos a deportes, familia, condición femenina, etc.

Don Pío Cabanillas explicó que, aun contabilizando todos estos temas, el presupuesto total (que se acerca

a los 30.000 millones de pesetas), no había satisfecho sus esperanzas. «Hemos luchado continuada y

esforzadamente por conseguir la mayor cantidad de dinero posible. Hemos conseguido esos 19.000

millones que serán aprobados en el próximo Consejo de ministros. Pero los gastos del Ministerio son muy

grandes y difícilmente podremos atender a todas las necesidades como quisiéramos. Yo pido a todos los

medios de comunicación que nos concedan todo su apoyo para que en años sucesivos se le pueda dar a lo

cultural una dimensión similar a la de otros países en circunstancias parecidas.»

Esta misma idea de escasez fue posteriormente ampliada por los distintos directores generales del

Departamento que asistieron a la reunión. Asi, don Evelio Verdera, director general del Patrimonio

Artístico, Archivos y Museos, calificó de «inevitables» las constantes pérdidas que sufre nuestro

patrimonio, por dos razones, la ya mención a d a falta de dinero y la «insensibilidad» de la sociedad

española ante el problema.

CONFECCIÓN DE UN INVENTARIO

Esta Dirección General está trabajando en una ley del Patrimonio Artístico y Cultural y en la confección

de un inventario, cuestión esta última que el señor Verdera consideró fundamental. Dijo, asimismo, que

en la actualidad no existía Un inventario completo de nuestro patrimonio (si pequeños recuentos

parciales), hecho que le impidió contestar a una pregunta sobre las obras culturales que la Prensa ha dado

por desaparecidas.

La Dirección General de Cine informó que el decreto de supresión de la censura no irá al próximo

Consejo dé ministros, sino al siguiente. Con posterioridad a esta aprobación se creará (posiblemente antes

de final de año) una comisión de calificación de películas, que estará formada por diez personas de libre

designación por parte del ministro. Será la encargada de valorar los límites entre pornografía y erotismo

y, consecuentemente, de estipular cuáles han de ser las películas que se proyecten en las salas X. Sobre la

supresión cié las salas de arte y ensayo, «por falta de criterios que abonen su existencia», se dijo que no

faltarían los apoyos a las películas que tuvieran un especial interés cultural ni a las salas que las

proyectaran. La delimitación de este interés será otra de las tareas de la citada comisión.

LOS EMPRESARIOS DE CINE, CONTRA LA PORNOGRAFÍA

Don Pío Cabanillas recibirá hoy mismo a una representación de las 4.800 salas de exhibición de toda

España, que le expondrán sus desacuerdos con respecto a la ley del Cine, tema que discutieron ayer en

una reunión de urgencia. Los empresarios, que no han pedido ni quieren el cine pornográfico, están

dolidos por su falta de participación en la confección, de la nueva ley. Consideran una vergüenza la

protección dada hasta ahora al cine español; un disparate, la cuota de pantalla y el número de películas

españolas que habrá de exhibirse por cada extranjera e inoportuna la exigencia de máquinas para el

control de taquilla, cuyo precio se calcula en unas 100.000 pesetas.

En esta misma reunión, los empresarios decidieron que de no suprimirse el decreto de censura y el

paquete de medidas que afectan al desarrollo de su negocio, entablarán toda clase de recursos legales y

exteriorizarán el disgusto del sector con un día de paro y dejando entregar los controles de taquilla

mientras no se exija un control igual a todas las industrias del ramo.

Don Pío Cabanillas comentó asimismo en el almuerzo de ayer que esa misma tarde se ultimaría el texto

para la regulación de los medios de comunicación institucional e s dependientes de la A.I.S.S., con

iguales criterios para los trabajadores de la Prensa y de la radio. Se creará, dentro de la Comisión de

Cultura del Congreso, una nueva comisión, que se encargue de estudiar él tratamiento que debe darse a

estos medios.

Habló también de la vuelta del «Guernica», de Picasso, pendiente de gestiones «más de índole privada

que oficial». De una próxima visita, el día 3 de noviembre, al premio Nobel de Literatura Vicente

Aleixandre. De la creación de una comisión mixta, que se encargue de coordinar acciones comunes entre

el Ministerio de Cultura y el de Educación y Ciencia en temas como la educación física en los centros de

enseñanza o la enseñanza de las actividades artísticas.

 

< Volver