El vacío municipal     
 
 Informaciones.    16/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

INFORMACIONES

EL VACIO MUNICIPAL

HOY, festividad de la mas madrileña de las Vírgenes, se inaugura !a nueva plaza de Olavide. Nada mejor

que esta impresionante «tarta» decorativa de cartón piedra para comprobar las consecuencias de una

gestión municipal no democrática, Superando el «crimen): cometido con la plaza de Colón, esta nueva

versión sainetesca «made in Hollywood», de una antigua y castiza plaza madrileña, vale por miles de

comentarios que analizarán el desacierto de unos Ayuntamientos operando a espaldas de las necesidades

colectivas de la ciudad. Desd« cómo se derribó el arquitectónico mercado de Olavide a cómo lia sido

levantado este horrible "pastiche" hay toda un rico muestrario de cómo no se debe administrar una gran

urbe, Coincidiendo con este atentado urbanístico, estético y al simple buen gusto, la Casa de la Villa

recibía ayer tarde, por vez primera, a los líderes de todos los partidos ¿políticos, con motivo de la

recepción ofrecida al señor Alan Poher, presidente del Senado francés y de la Asociación de Alcaldes de

Francia. Todos ellos, desde Alianza Popular hasta el Partido Comunista, han coincidido en señalar la

pronta necesidad de convocar elecciones municipales, a ser posible, antes de que finalice el año. No sólo

por razones técnico-administrativas —como la «tarta» de Olavide—, sino políticas. la, discrepancia existe

en torno a si deben dimitir o no los actuales alcaldes durante este período de transición para que el

Gobierno, el Parlamento o anas comisiones gestoras designen nuevo regidor o administren ellas mismas

los asuntos municipales. Salvo para quienes esta, situación se transforme en ua problema, de dignidad

personal —como el dimitido alcalde de Valencia—, ao parece oportuno realmente iniciar urna cadena de

dimisiones y una serie de nuevos ediles dedo-crátieos, Por ua lado, paralizaría 3a administración

municipal, y por otro, contribuiría a mediatizar la- limpieza de las elecciones municipales. Nombrar hoy a

un experto municipal gubernamental podría ser interpretado como una maniobra preelectóralistá tendente

a conquistar votos. La situación no iba, además, a agravarse macho más de lo que está y los riesgos que se

correrían serían mucho mayores que las mínimas ventajas que podrían alcanzarse con mecos alcaldes de

transición. Sin olvidar que parece prioritario que las Cortes voten una nueva ley de Régimen Local.

Porque la realidad es que los municipios se hallan bajo un tutela je del representante directo del

centralismo burocrático, el todopoderoso gobernador civil que delega sus funciones menores en los

Ayuntamientos. Por otra parte, en lo que se refiere a Madrid y Barcelona, su régimen especial, vigente

desde 1963, constituye el mecanismo para que el alcalde sea un mero delegado del aparato estatal. Las

oirás instituciones político-administrativas que padecemos, por ejemplo, en Madrid, se hallan igualmente

en contradicción con las necesidades colectivas. Ei caso del Área Metropolitana (de los dies miembros;

seis representan al Estado, dos ios nombra el Gobierno y los dos restantes no los elige el pueblo) y el de la

Diputación Provincial, gue languidece como reÍBgio de políticos cesados o aspirantes a «niinistraMes»

del manan», nos ahorran mayores cor mentarlos. Por lo que es preciso que Jas Cortes aprueben el retomo

de las libertades municipales. E! alcalde y los concejales de todos los municipios deben ser elegidos; los

Ayuntamientos, contar con amplia autonomía en una serie de materias municipales establecidas por ley

correspondiente; las Diputaciones Provinciales, gozar de amplia competencia para ocuparse del desarrollo

global fie sus áreas específicas y, fundamentalmente, recortar las atribuciones del Gobierno Civil,

A partir de ahí, las elecciones municipales rematarían la tarea democratizados de los Ayuntamientos. Esos

comicios, sjae sanearán toda la infraestructura de la vida política española, culminarán, a su vez, el

proceso democrático iniciado ahora Justamente un año. Pero no levantemos !a democracia municipal por

eJ tejado de la Alcaldía,.

 

< Volver