Autor: Serrahima Bofill, Maurici. 
   De cara al sufragio     
 
 Ya.    12/11/1976.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Pág. 7 - Ya

DE CARA AL SUFRAGIO

ES normal! que, ante la proximidad de un plebiscito y también de unas elecciones anunciadas con plena

finalidad democrática, preocupe a los políticos—y a todos los posibles ¿Lectores—la ley que ha. .de

regirlas: la ley Electoral. Pero no tan solo en los aspectos propiamente políticos —´ley mayoritaria o ley

proporcionalita, con las muchas variantes que pueden existir ea cada caso—, sino también en el aspecto

de las garantías de sinceridad, sin las cuales la apelación al sufragio no alcanzaría un carácter y un sentido

democráticos.

ESTE segundo aspecto es sabido que no depende únicamente de los mecanismos establecidos por la ley

Electoral. Es uo hecho sobradamente comprobado en la práctica qua tanto o más depende da la actuación,

en el momento crítico, de los organismos territoriales, provinciales y locales y del modo como utilicen sus

respectivas autoridad y posibilidades de intervención.

ES evidente, por tanto, que el hecho se acentúa cuando vemos que las llamadas al sufragio se

efectuarán—según parece—sin modificación alguna en aquellas corporaciones u organismos, que en su

casi totalidad funcionan y están compuestos en la misma forma en que fueron creados en una etapa

anterior, es decir, con una finalidades que nada tienen qua ver con la sincera plenitud democrática de que

hoy se nos habla,

VIVO este hecho en Cataluña. Y—para referirme a un solo aspecto de la cuestión— me preocupa, ante !a

posibilidad próxima del ejercicio del sufragio, ía falta de adecua-ción de los organismos municipales.

Su representatividad ea hoy insignificante, por no decir nula. Son muchos los concejales—y aún ciertos

alcaldes—que se dan cuenta de ello. Muchas renuncias a tales cargos tienen en el fondo esta causa.

Otros comentaristas más directamente políticos que yo—*por ejemplo, el señor Areilza—¡se han dado

cuenta da tal hecho. Y cada vez más —repito que en Cataluña el hecho es fácilmente observable— la

administración a nivel local y aun provincial, aparece desconectada de las realidades vivas del país y no

las representa ni las recoge. Y como consecuencia, en muchos casos se hacen fuertes en tales organismos

los hombres que no aceptan la profunda manifestación actual de tales realidades y que usan los últimos

cartuchos que les quedan para combatir desde los cargos qua todavía ocupan.

ES posible en tales condiciones llegar a un uso eficazmente sincero del sufragio? El escepticismo del

electorado catalán en este aspecto es cada vez más acentuado. Digo .lo que veo, y lo digo porque no

quiero creer que la situación que he descrito ha sido mantenida a conciencia. Y porque creo que del recto

uso del sufragio depende esencialmente el porvenir del país. No nos engáñenlos.

Maurici SERRAHIMA

 

< Volver