Congreso sobre Ley Electoral. 
 El sistema proporcional es compatible con la necesaria estabilidad política     
 
 Ya.    18/11/1976.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

J8-XI-76

INFORMACIÓN NACIONAL

Pág. 15-ya

CONGRESO SOBRE LEY ELECTORAL

El sistema proporcional es compatible con la necesaria estabilidad política

Con criterios correctores fuertes, puede convertirse prácticamente en mayoritario

EL Tribunal Supremo no tiene garantías políticas para resolver las impugnaciones de resultados

No habrá régimen democrático duradero si las etnias no se sienten debidamente representadas en el

Parlamento

Intervenciones de los profesores Dieter Molhen, Jiménez de Parga y Duverger

"Creo que la representación proporcional, casi integral, debería ser enipleiicla en las próximas elecciones

para una asamblea constituyente en España", afirmó ayer el profesor Maurice Duverger, catedrático de la

Universidad de París I. en el transcurso de su ponencia "Sistemas electorales y es-truc turas de partidos

políticos", en el Congreso sobre "ley electoral Y consecuencias políticas", organizado por CÍTEP.

Manifestó que uno ti e los problemas fundamentales de la futura Constitución es el de las etnias

periféricas, el de la autonomía de ciertas regiones, problema q lie en Francia carece prácticamente de

importancia, pero que en España es realmente Importante. "No habrá régimen democrático duradero en

España —d¡ ¡o—si las etnias c o n s ideran que en el Parlamento y en el plano nacional no (tesan

debidamente."

"Descarto por completo—dijo el ponente-• que España pudiese Inclinarse en aquel momento, es decir,

cuando el Parlamento tenga una función legislativa normal hacía un escrutinio mayoritario, a una sola

vuelta; quizá entonces podría ensayarse el sistema de tipo alemán, de doble macanismo electoral o tal

vey. el mayoritario, a dos vueltas. Poro todo eso será pata más adelante, cuando conozcamos cuáles son

las auténticas fuer/as políticas españolas y las alianzas que puedan tejer entre sí los partidos políticos que

se alumbrarán en las próximas elecciones constituyentes.´´

Con anterioridad a Ja ponencia del profesor Duverger, don Manuel Jiménez de Parga, catedrático de

Derecho Político de la Universidad de Barcelona y rector provisional de esa Universidad, había expuesto

su ponencia "Garantías electorales". En esta sesión matinal el señor Jiménez de Parga se ciñó a las

garantías para que la competencia no se desequilibre por desigualdades financieras, aspecto que consideró

de la máxima importancia en la actualidad, (Miando "cualquier batalla electoral —dijo—es un hecho

político absolutamente distinto de la de hace veinticinco o treinta años".

Pasó seguidamente a analizar los sistemas para hacer frente a los gasios de financiación de las cam-píitias

ríe los partidos políticos cara a unas determinadas eleccio n e 8. Señaló los siguientes:

• Financiación "inconfesable" de los partidos, sistema de la derecha preconciliar y extrema

derecha. Aludió aquí a Alian/a Popular a !a qti» calificó como "frente impopular" v acusó de

por financiada por grupos financieros y grandes bancos, por tanto, de financiación

inconfesable. Manifestó el ponente que en Europa los ingresos de los par; ¡dos conscrvadoies son en ge-

neral df un 90 por 100 de procedencia silenciada, mientras que lo» ingiesos d^ los partidos democrá-

ticort proceden en general de cuotas regulare.- de sus afiliados.

• Financiación estatal, por el Tesoro púb1ico. Ante este sistema apunm i;is posiciones de los

que cieen que >s gravar más aún al To.soro con el consecuente desequilibrio

presupuestario y la de los que creen en sus ventajas por lo anteriormente dicho.

• Sistema "británico": ni finan-ciaeión pública ni inconfesable. Existe i>nr¡ limitación de los

gastos de los parí idos con sanciones políticas graves. El señor Jiménez de Parga afirmó que este

sistema carece de eficacia en países donde nn se arranque de unos hábitos verdaderamente

democráticos en gobernantes y gobernados.

Kn el debate con los asistentes se planteó la cuestión de la financiación pública en España, ya rea-lixada

con ciertas asociaciones, en relación con lo cual se aludió a la posible responsabilidad penal de la

Secretaría General del Movimiento. F,n cuanto a la financiación "a posteriori" según los votos obtenidos,

ej ponente consideró que no es un método válido por cuanto los q\ie en primer término no tienen medios

económicos no serán ´"fiados" por los medios de propaganda electoral.

Garantías políticas del Supremo

En su conferencia de la tarde, el profesor Jiménez de Parga. desarrolló el tema de las garantías que deben

darse antes de las elecciones, durante ellas y después de la emisión del sufragio, partiendo dijo -de la

necesidad de unas elecciones con participación de todos y sin exclusiones. Garantía básica para

antes de las elecciones debe ser —señaló— el reconocimiento del «lerrcho de asociación

política. A esta igualdad de oportunidades políticas debe añadirse la igualdad ríe oportunidades de

carácter financiero, tema en el que seria un grave error la inhibición de ios poderes públicos.

Kn el acto de la votación y en is fase inmediatamente anterior, e! que determinadas autoridades e

instituciones dei sistema adopten posturas beligerantes, puede desequilibrar el combate electoral a favor

de unos u otros. ¿Podrán gobernadores, alcaldes y otras autoridades—se preguntó el c o n f e-rene.;mte

resistir a la tentación de hacer las cosas como las han venido haciendo? ¿Podrán cambiar df la noche a la

mañana sus c o s t u ni b r e s antidemocráticas ? "Creo—respondió- qu« d e b e m o s recelar, dudar, pero

tampoco cerrarnos a la esperanza." La neutralidad de los cargos públicos es requisito básico en unas

eleccione.s democráticas.

Seguidamente, el profesor Jiménez de Parga se refirió al procedimiento para las posibles impugnaciones

de resultados y se mostró decididamente partidario de que el contencioso electoral no debe quedar en

manos del Tribunal .Supremo, porque "dudas las biografías de los magistrados y composición del

Supremo, este máximo organismo no ofrece garantías políticas". V a este respecto el conferenciante

consideró como fórmula "menos mala" en estas primeras elecciones, entre las varias posibles, la

formación de un tribunal designado por la Corona entre personalidades que, por su presencia pública y

actitudes democráticas demostradas, ofrecieran unas mínimas garantías fie que iban a comportarse con

objetividad política.

CRITERIOS PARA ESPAÑA A continuación, el profesor Dieter Nohlen, catedrático de la L´Universidad

de Heidelberg y experto en sistemas electorales, insistió en que el sistema electoral no es causa decisiva

del destino político de un país, sino un factor más entre otros de los que influyen en la vida política,

aunque en algunas circunstancias haya que atribuirle gran importancia. Dijo asimismo que el sistema

proporcional no implica una multiplicidad de partidos representados en el Parlamento y qus tampoco es

necesariamente causa de inestabilidad política. Es el caso, por ejemplo, de Alemania, donde con sistema

proporcional son tres los partidos presente.» en el Parlamento, y el de Suiza. donde con una media de

nueve partidos representados no se puede hablar de inestabilidad. Resaltó, por otra parte, qua un sistema

proporcional con fuerte» limitarione» o criterios correctores puede convertirse prácticamente en

mayoritario. Y puso el ejemplo de las elecciones griegas del 74, donde el partido de Karamanlis, con poco

más del 50 por 100 da los votos, se alzó con algo más del 70 por 100 de los escaños. Se refirió también a

los 14 paises europeos donde rige e! sistema proporcional y donde la media de partidos con

representación parlamentaria es de 6,4, media que va desde Jos tres de Alemania Federal a los 9,8 de

Suiza. El profesor Dieter Nohlen estableció, finalmente, los siguien t e s puntos de cara a ia nueva ley

electoral española :

• Evitar que el sistema electoral se convierta en instrumento pura la defensa del poder por parte de algún

grupo concreto. El sistema electoral debe lograr un consenso entre la mayoría de los grupos políticos.

• El sistema electoral debe reconocer las estructuras sociales, étnicas, regionales y nacionales, así

como las estructuras de partido ya existentes. Debe ser un sistema electoral no copiado de modelos

foráneos, sino adaptado a las circunstancias específicas del país. Debe ser sencillo y bien comprensi-

ble.

• Las circunscripciones deben ser de´imitadas de forma no artificial y han de corresponder a la división

administrativa vigente.

• La asamblea debe ser operativa y podrían ser oportunos mecanismos que impidan llevar el número

de partidos políticos representados a cifras extremas. Sin embargo. la exigencia de un cierto

número de votos a escala nacional pura pod"r estar présenles en el Parlamento no parece

aconsejable de cara a los partidos políticos regictnalos.

No parece oportuno favorecer a través de premios o recompensas la formación de coaliciones electorales

o listas comunes para fines exclusivamente electorales. Tales alianzas, puramente electorales, no van a

reducir el mnltipur-tidismo y crearán situaciones artificiales.

• El sistema de representación proporcional es compatible con la necesaria estabilidad política.

 

< Volver